Científicos descubren el “botón de reseteo” para el reloj biológico

shutterstock_69563356
Síguenos en Facebook

Si sufres de desorden del sueño, la ciencia acaba de dar un paso que, próximamente, podría resolver tus problemas.

Viajar hacia el otro lado del mundo, cambiar de trabajo y todas esas locas noches que pasamos despiertos, son cosas que pueden influir en nuestros ciclos diarios del cuerpo, lo que también se llama ritmo circadiano. Con el paso de los años, los científicos han podido unir los componentes de nuestros “relojes biológicos”, responsables de conducir estos ritmos, pudiendo entender de mejor manera cómo  están coordinados. Ahora, la ciencia ha descubierto que lo que funciona eficazmente como un “botón de reseteo” en ratones, eventualmente podría ayudar a los investigadores a desarrollar un novedoso tratamiento para corregir los desajustes entre el ambiente y nuestros relojes biológicos internos.

Los ritmos circadianos son cambios fisiológicos, mentales y de comportamiento. Un ciclo dirigido por cambios en la luz de nuestro ambiente, que dura aproximadamente 24 horas. Estas oscilaciones son manejadas por un grupo de moléculas en nuestro cuerpo que interactúan entre si, comúnmente conocidas como relojes biológicos. Es trabajo de un marcapasos en nuestros cerebros coordinar y regular estos relojes para asegurarse de que el cuerpo esté sincronizado.

biological-clock_SS_1097390_102113-617x416

Hace un buen tiempo se sabe que este “reloj principal” es un conjunto de neuronas ubicadas en una región llamada núcleo supraquiasmático. Sin embargo, los científicos no sabían si al alterar estas células, también alterarían la forma en la que ellas operaban. En la actualidad, científicos de la Universidad Vanderbilt han logrado demostrar que de hecho, es posible controlar el reloj mediante un “prendido o apagado” en las células, que lograría imitar la actividad del día y la noche.

Para poder manipular la actividad de estas neuronas, los investigadores utilizaron una sofisticada técnica conocida como optogenética. Esta técnica involucra la inserción de genes que son sensibles a la luz en diferentes poblaciones de células, creando así un grupo de neuronas que responden a la luz de una cierta manera. Luego de esto, y después de implantar una fibra óptica en el cerebro del ratón, los científicos utilizaron luces lasers para estimular (prender) o inhibir (apagar) las células.

dffdfdfd1

Según lo descrito en la revista científica Nature Neuroscience, los investigadores descubrieron que mediante la estimulación artificial del núcleo supraquiasmático, lograron manipular los ritmos de sueño y de despertar del ratón, reseteando efectivamente su reloj principal. Esto fue particularmente interesante porque investigaciones pasadas, sugerían que la actividad de estas células era solo una vía de escape de la actividad del reloj.

“Por supuesto, este enfoque en particular no está listo para ser usado en humanos todavía”, dice el líder de la investigación, Michael Tackenberg. “Pero otros científicos ya están realizando avances para poder eventualmente utilizar la optogenética como terapia”. En la actualidad, Tackenberg se encuentra dando un paso más allá al observar si los ratones que sufren de algún tipo de desorden afectivo (un tipo de depresión que posee un patrón de temporada) responden igualmente al estimulo.

Visto en Ifl Science.

Síguenos en Facebook