Estudios sugieren que los lectores absorben más información en papel que en un Kindle

asdf
Síguenos en Facebook

Hay mucha gente que sin motivo aparente prefiere leer en papel. Pareciera que no tienen una razón válida y algunos incluso confiesan amar el “olor de los libros”. No obstante, investigaciones sugieren que la retroalimentación visual y táctil de un Kindle no ofrece el mismo apoyo para la reconstrucción mental de una historia como lo hace un libro impreso, por lo que ahora sí tienen una buena razón.

Un nuevo estudio encontró que los lectores que utilizan Kindle son “significativamente” peores que los lectores de libros de bolsillo en recordar cuándo se produjeron los acontecimientos en una historia de misterio. Esto es parte de la nueva e importante investigación europea al mirar el impacto de la digitalización en la experiencia de la lectura.

El estudio fue presentado en una conferencia en Italia durante el mes pasado. Al estar listo para ser publicado como un documento, los investigadores le dieron a 50 personas el mismo cuento de Elizabeth George. La mitad leyó la historia de 28 páginas en un Kindle y la otra mitad en un libro. Luego, examinaron a los lectores en los aspectos de la historia incluyendo objetos, personajes y escenarios.

20130207-KINDLE-OLD-BOOKS-031edit

Anne Mangen de la Universidad de Stavanger en Noruega, es la investigadora principal del estudio. Ella piensa que los académicos pueden encontrar diferencias en las respuestas emocionales en base a la inmersión de la historia facilitada por el dispositivo. Sus predicciones se basaron en un estudio anterior, dónde comparaba la lectura de un cuento en un libro y en el iPad. “En ese estudio, encontramos que los que leyeron libros impresos reportaron niveles más altos de coherencia narrativa, empatía, transporte e inmersión con la historia, que los lectores del iPad”, dijo Mangen a The Guardian.

Con este nuevo estudio el rendimiento fue muy similar, excepto cuando se trataba de la sincronización de los eventos en la historia. Los lectores de Kindle mostraron un desempeño significativamente peor en la reconstrucción de la trama, cuando se les pidió colocar 14 eventos en el orden correcto. Los investigadores sugieren que la retroalimentación visual y táctil de un Kindle no ofrece el mismo apoyo para la reconstrucción mental de una historia como un libro impreso lo hace.

o-READING-PILE-OF-BOOKS-facebook

“Cuando lees en papel, puedes sentir con tus dedos una pila de páginas de la izquierda en crecimiento, y otra pila en reducción a la derecha. Tienes la sensación de progreso táctil, además de las sensaciones visuales. Las diferencias para los lectores de Kindle, podrían tener algo que ver con el hecho de que a medida que uno avanza a través de una historia en un libro, se realiza una especie de descarga de sentidos, apoyados por la sensación visual de progreso cuando estás leyendo. Tal vez esto ayude de alguna manera el lector, proporcionando una mayor fijeza y solidez durante el desarrollo y progreso del texto, y por lo tanto en la historia“, explicó la investigadora a The Guardian.

Mangen también habló con el periódico acerca de un artículo publicado el año pasado, en el cual se les dio a 72 estudiantes noruegos unos textos para leer en forma impresa y en formato PDF, seguido por pruebas de comprensión. Ella y sus colegas investigadores encontraron que quienes leyeron textos impresos, puntuaron significativamente mejor en la prueba de comprensión de lectura que quienes lo hicieron digitalmente.

Kindle-5-2012-main

La investigadora ahora dirige una nueva red europea de investigación, que lleva a cabo el estudio empírico sobre los efectos de la digitalización en las lecturas de texto. La red dice que “la investigación muestra que la cantidad de tiempo dedicado a la lectura de textos largos está en declive, y debido a la digitalización, es cada vez más intermitente y fragmentada. Tenemos evidencia que indica la posibilidad de que los dispositivos de pantalla podrían tener un impacto negativo en los aspectos cognitivos y emocionales de la lectura”. Ellos esperan que su trabajo mejore la comprensión científica de las implicaciones e impactos de la digitalización.

Tenemos que proporcionar a los editores el conocimiento y la investigación basada en la evidencia, sobre qué tipo de dispositivos (iPad, Kindle, de impresión) se debe utilizar para cada tipo de contenido, qué tipo de textos es probable que sean menos obstaculizados por ser leídos digitalmente y cuáles podrían requerir el apoyo del papel. Estamos pensando que podría ser diferente si una novela es una lectura ligera, a la cual no necesariamente tenemos que prestar atención a cada palabra, en comparación con una novela literaria de 500 páginas más compleja, como Ulises que es una lectura difícil y que realmente requiere atención constante. Esto será muy interesante de explorar”, dijo Mangen al periódico.

Original.

Síguenos en Facebook