Nuevo estudio revela la mejor evidencia de que podría existir vida alienígena en otros planetas

s
Síguenos en Facebook

La noticia: la Vía Láctea podría tener más de 100 millones de planetas con niveles de vida complejos, según lo indicado por un nuevo estudio publicado en la revista Challenges realizado por investigadores de la Universidad de Texas en El Paso. El investigador principal, Louis Irwin, y su equipo analizaron y estudiaron información de más de 1000 exoplanetas y vieron como conclusión estos enormes números a partir de sus resultados.

Es un número impactante de planetas que podrían albergar vida, y la proyección es una de las más favorables en relación a la hipótesis de que existe vida en otros mundos. Habiendo dicho esto, hay muchas salvedades.

exoplanet-view-from-moon-1600

El aspecto científico: Irwin y su equipo realizaron un ranking de los exoplanetas según un “índice de complejidad biológica”(ICB), donde se incluyeron factores como la distancia de los planetas con su estrella más cercana, una proyección de la temperatura, la densidad, sustrato (líquido, sólido o gaseoso), la química y la edad del planeta. Asumieron que el promedio de estrellas por planeta es de una a lo largo del universo, y el hecho de que la luna de Júpiter podría ser una gran candidata para albergar vida. Con 10 billones de estrellas en el universo, existen casi 100 millones de planetas con el potencial de albergar vida multicelular.

“El cálculo del ICB reveló que entre 1% a 2% de los exoplanetas demostraron niveles de ICB más altos que Europa, hay una luna de Júpiter que se piensa que podría tener un océano global bajo la superficie albergando diferentes formas de vida”, escribe el investigador Dirk Schulze-Makuch. “Basándonos en un número estimado de 10 billones de estrellas en la Vía Láctea, y asumiendo un promedio de un planeta por estrella, estos números podrían implicar una suma de 100 millones. Incluso algunos científicos creen que el número podría ser 10 veces mayor a eso.”

Existe un contexto importante: los investigadores solo sugieren que podrían existir las condiciones adecuadas para albergar vida más compleja que la de un microorganismo, lo que en sí es una proyección bastante normal. La mayoría de los planetas que podrían ser candidatos para albergar vida se encuentran muy distantes, como el planeta del sistema Gliese 581, que se encuentra a una distancia de 20 años luz. Esos también son planetas más grandes, cálidos y viejos, lo que podría sugerir que la vida ahí no sería muy parecida a la nuestra.

2014-03-07-Exoplanet

Si los 100 millones de planetas tuvieran suficiente espacio en nuestra galaxia, estarían a una distancia promedio de 24 años luz el uno del otro. Pero proyectar vida es una cosa. Encontrarla es otra totalmente distinta.

El trasfondo: a medida que la ciencia espacial avanza, se vuelve más fácil encontrar exoplanetas. Desde que se inauguró el Telescopio Kepler Space el 2009, se han encontrado 1800 exoplanetas, la mayoría descubiertos a lo largo del último año.

Kepler fue el primer aparato capaz de detectar las más pequeñas variaciones a la luz de las estrellas distantes , indicando el paso de los planetas a través de su superficie. Gracias a Kepler, ahora sabemos que los planetas con tamaños como el de la Tierra son en realidad bastante comunes dentro de nuestra galaxia. Algunos de estos planetas no son tan geniales: el Kepler-20e, el primer planeta descubierto con el mismo tamaño de la Tierra, tiene una órbita de seis días que hace cambiar la temperatura de su superficie en unos inhabitables 760 grados Celsius. Otros planetas son demasiado grandes o sus proyecciones mostraron tener composiciones químicas radicalmente diferentes a las de la Tierra. Solo uno de 1800, el Kepler 186f, se veía decente.

Kepler186f-580x326

El nuevo estudio proyecta que los exoplanetas como el Kepler-186f, así como otros dentro de la zona habitable de una estrella con la composición química adecuada, podrían ser más comunes que lo que pensamos. Si hubiese cientos de millones de planetas parecidos a Europa, esto podría implicar que la vida es de alguna u otra manera algo común. Si los científicos pudieran demostrar esto, se cambiaría radicalmente la autopercepcion de la humanidad dentro del cosmos.

¿Cuándo podríamos descubrir esto? Dentro de las próximas décadas, investigadores de la NASA y otras agencias espaciales tendrán la tecnología necesaria para identificar un numero de exoplanetas mucho mayor y catalogar sus composiciones químicas, permitiéndonos saber cuál de nuestros vecinos lejanos, tiene más oportunidades de albergar vida. El 2018 se inaugurará el telescopio espacial James Webb (con una resolución siete veces mejor que la del Hubble), ayudándonos a identificar atmósferas planetarias. Y el 2017, el Satélite de Exploración Transiting Exoplanet cubrirá un área del cielo 400 veces más grande que la de Kepler, y podrá estudiar estrellas entre 30 a 100 veces más brillantes.

Aún quedan años para que los científicos puedan ir más allá de las proyecciones y llegar así al negocio futurista del estudio de la vida alienígena. Pero en el futuro cercano, las estadísticas podrían hacer que el cielo se vea como un lugar menos solitario.

Visto en Mic.

Síguenos en Facebook