Por qué las personas sarcásticas son más inteligentes

popopopo
Síguenos en Facebook

Si nunca te ha gustado el sarcasmo o simplemente no lo entiendes, malas noticias. El siguiente artículo del escritor Dan Scotti te muestra por qué según algunas investigaciones las personas sarcásticas serían más inteligentes que el resto: 

Si tuviera un centavo por cada vez que alguien me ha llamado “sabelotodo” a lo largo de mis 22 años, probablemente estaría tomando montrachet en las costas de Saint-Tropez en vez de estar escribiendo este artículo. Esa etiqueta nunca me ofendió, porque es verdad que soy muy sarcástico y lo digo con orgullo. Sin mencionar que me han puesto nombres más feos y francamente suena bastante bien.

De acuerdo a la revista Smithsonian, generalmente los “sabelotodo” somos científicamente más astutos. Oh, la ironía.

Te preguntarás “¿De qué forma está ligada la inteligencia al sarcasmo?” Bueno, piénsalo de esta forma: el sarcasmo, en su forma más cruda, afirma una cosa mientras realmente implica otra.

tYiSXnmD-the-big-bang-theory-johnny-galecki

Por ejemplo, la primera vez que escuché el disco “Yeezus” completo, pensé para mis adentros: “Bueno, Kanye es humilde”. Obviamente estaba siendo sarcástico. En la actualidad, el ego de West ha sido tan inflado que podrías pensar que probó la dieta paleolítica y recayó.

La ironía de los comentarios sarcásticos provoca emoción y, a medida que el ejemplo se iba desvaneciendo, mi compañero y yo compartíamos una sonrisa pensando en las palabras “Kanye” y “humilde” siendo usadas en la misma frase.

Así es como funciona el sarcasmo y está correlacionado con el intelecto porque es un proceso de dos etapas. Para usarlo y detectarlo, necesitas captar no sólo el escenario frente a ti sino también las partes que faltan.

Richard Chin, de la revista Smithsonian dice que requiere de una serie de “gimnasias mentales”. Comentarios sarcásticos, satíricos o irónicos obligan al cerebro a “pensar más allá del significado literal de las palabras y comprender que el hablante puede estar pensando en algo completamente diferente”.

Así, debemos dar un paso más adelante. Una noción que la ciencia defiende. En un experimento en que se adhirieron electrodos al cerebro y se monitoreó su actividad (en relación a comentarios sarcásticos y no sarcásticos), la actividad eléctrica aumentó cuando los sujetos fueron expuestos a éste humor.

sarcastic-facial-expression-2_medium

En el tiempo, esto no se desperdicia. Chin describe el uso del sarcasmo activo como un medio de “ejercitación mental,” que es útil porque nos provee de una comparación ilusoria.

Piensa en los ejercicios abdominales. Si realizas algunos sets de 100 cada noche, en el tiempo tu musculatura estará tonificada. El sarcasmo, como forma de “ejercitación mental”, funciona de la misma forma. En el tiempo, ese ”trabajo extra” deja nuestro cerebro tonificado también.

No obstante, no sólo está relacionado con la inteligencia, sino también con la agresión. En otro estudio realizado por el psicólogo cognitivo Albert Katz de la Universidad de Ontario Oeste, los más “fluidos” en sarcasmo también marcaron más alto en las pruebas de agresión.

Katz sugiere que una razón detrás de estos hallazgos es que las personas agresivas pueden decodificar el proceso de dos etapas de sarcasmo-percepción, más rápidamente. Aunque estos resultados pueden estimularte a añadir un poco de sarcasmo a tus interacciones diarias, sugiero hacerlo con cuidado.

Mientras podrías pensar que estás siendo inteligente, podrías terminar siendo el único que ría. Ese es el riesgo de hablar en forma burlona. Por esa razón usa siempre el medidor a tu alrededor. Puede ser relacionado y detectado por personas inteligentes, pero ten presente que el mundo está lleno de gente que no sabrá apreciar tus chistes.

Yo siempre agradeceré tu sarcasmo, y más aún, te elogiaré por éste. No sólo estás aportando humor a los “sabelotodo” a tu alrededor, sino que además estás haciendo calistenias mentales para ti mismo. Por favor no cambies jamás.

Original.

Síguenos en Facebook