7 cosas que no sabías de El mago de Oz, incluso si es tu película favorita

1
Síguenos en Facebook

“El mago de Oz” debutó en Hollywood el 16 de agosto de 1939, lo que significa que el clásico ya celebró su aniversario número 75. Probablemente ya sabes que este increíble filme originalmente causó pérdidas para MGM y que al perro Totó le pagaron más que a los Munchkins. También puede que sepas que el Espantapájaros dijo el teorema de Pitágoras incorrecto o que el libro está basado en la crisis bancaria de los Estados Unidos. Pero incluso si estás enamorado del filme, apostamos que no sabes los siguientes siete datos:

1. La canción icónica de Judy Garland “Over the Rainbow” casi no fue incluida en la película.

2

La canción casi no fue incluida en la película en varias ocasiones. Originalmente, cuando el compositor Harold Arlen presentó la canción, se pensó que era muy “sinfónica” y que debería ser cantada como en una ópera. Arlen simplificó la melodía con acordes menores y la escena fue creada. Luego el director Victor Fleming pensó que no debería incluirse porque “era muy larga y muy difícil.” Los compositores, Arlen y el letrista Yip Harburg, convencieron a MGM de que debería incluirse. Otro director, uno de los cinco que trabajó en la película, la volvió a sacar. MGM también puede que haya pensado que era un problema hacer a su estrella cantar en una granja.

Al final, Arlen y Harburg convencieron a MGM de incluir la canción en la última versión de la película. Pero los problemas no terminaron ahí. En su tiempo, muchos críticos pensaron que “Over the Rainbow” era larga e innecesaria. Entre muchos periodistas, Robbin Coons de Associated Press dijo que “la película podría haber sido más rápida en sus primera escenas, especialmente al eliminar la primera canción de Judy.” Como saben, “Over the Rainbow” ganó el premio de la Academia por Mejor Canción Original.


2. El director Victor Fleming le pegó una bofetada a Judy Garland porque no dejaba de reírse. Luego ella lo besó. 3

En el libró “Victor Fleming: American Movie Master,” Michael Sragow escribió acerca del incidente:

Cuando Judy Garland no dejaba de reírse de la caminata seudo-amenazante del león cobarde de Bert Lahr, Fleming la sacó del Camino de Baldosas Amarillas y dijo ‘Querida, esto es en serio’, le pegó en la mejilla y ordenó ‘ahora vuelve y trabaja.’

Aparentemente Victor Fleming se sentía terrible por haber golpeado a Judy Garland después del incidente y empezó a decir que alguien del equipo debería golpearlo. Garland escuchó esto y dijo “No haré eso, peor te voy a besar en la nariz.” Y lo hizo.


3. Varios actores protagónicos quedaron con cicatrices debido a los efectos especiales y disfraces utilizados en la película.

o-71715706-570Mientras filmaban su escape de “Pequeñilandia”, Margaret Hamilton, la Bruja Mala del Este, fue quemada de forma severa en sus manos y cara. El fuego por el que se suponía que debía pasar a través, accidentalmente se levantó antes de que ella pudiera descender. El doble de Hamilton también recibió quemaduras durante la filmación en otra escena donde una tubería explotó.

Ray Bolger, el actor que hizo del Espantapájaros, terminó con líneas “permanentes” en su cara debido a la máscara de caucho que pegaban en su cara todas las mañanas.

Otro actor, Buddy Ebsen, se suponía que haría del Hombre de Hojalata, pero sus pulmones fallaron. El disfraz original para el Hombre de Hojalata cubría a Ebsen en polvo de aluminio que terminó hospitalizándolo por dos semanas.

Además, las temperaturas en el set eran terriblemente altas debido a los procesos de tecnicolores requeridos para las escenas muy brillantes. Según el cinematógrafo Harold Rosson, “las personas siempre se desmayaban y había que sacarlas del set” debido al calor.


4. El maquillaje verde era tan tóxico que Margaret Hamilton no podía acercarse a la comida y tenía que ser alimentada de forma especial.

4

El maquillaje de Hamilton era a base de cobre y por lo tanto podía ser tóxico si se digería. El maquillador de Hamilton, Jack Young, explicó el riesgo:

“… El verde es tóxico porque está hecho con cobre. Cada noche mientras sacaba el maquilla de la bruja, me aseguraba de que su cara quedara completamente limpia. Impecablemente limpia. Porque no te arriesgas con el verde.

Aparentemente, el color dejó manchas en su cara por largo tiempo después de que se acabó la filmación.


5. Pero no todos los disfraces eran tóxicos. El “aceite” del Hombre de Hojalata era salsa de chocolate y los caballos estaban cubiertos en gelatina.  5

Jack Haley, el actor que hizo del Hombre de Hojalata explicó el falso aceite: “El aceite que Ray Bolger me tiró encima, para aflojar mis bisagras, no era aceite sino salsa de chocolate. Echaron chocolate en mi cara, porque el aceite no se ve bien en cámara, pero el chocolate sí.”

El caballo que cambiaba de colores era de hecho cuatro caballos. Cada uno estaba cubierto en gelatina en polvo de limón, cereza o uva. El caballo aparentemente se sacaba la gelatina lamiéndola. Esto puede parecer particularmente cruel ya que generalmente se piensa que la gelatina viene de las pezuñas y huesos de los caballos. De hecho, el polvo es más que nada hecho de vacas y cerdos.


6. La chaqueta del Profesor Maravillas fue comprada en una tienda de segunda mano. Como la coincidencia más loca del mundo, la chaqueta pertenecía a L. Frank Baum, el autor de la novela original.

6

La veracidad de esto es tentativa, pero ha sido confirmada en cierta medida por Harold Rosson, el cinematógrafo antes mencionado y publicista de la película en su tiempo. Aparentemente, el equipo quería una chaqueta raída para el Profesor Maravillas. Fueron a una tienda de segunda mano y luego se descubrió que la chaqueta que escogieron fue una vez propiedad de L. Frank Baum. Alguien notó que su nombre estaba cosido en la chaqueta después de que fue comprada.


7. “El mago de Oz” es la película más vista de todos los tiempos.

8

Esto, de acuerdo a la Biblitoeca del Congreso. Un dato extra para el aniversario 75… si eres un súper fan, ¡ciertamente no estás solo en el Camino de Baldosas Amarillas!

Original The Huffinton Post

Síguenos en Facebook