Incrementa tu inteligencia estudiando o trabajando en el extranjero

Backpacker-Rucksäcke-im-Vergleich
Síguenos en Facebook

Te vas con tu maleta llena de sueños y a cambio vuelves con fotografías, recuerdos y una mente más flexible, creativa y compleja. Sin darte cuenta, las experiencias vividas durante tu viaje -como la solución de problemas pequeños o grandes- finalmente colaboraron en el desarrollo de esta nueva manera de pensar.

Un estudio guiado por William Maddux, profesor asociado de comportamiento organizacional en INSEAD, descubrió que la facilidad o dificultad que estudiantes de un magíster de negocios internacional demostraban para adaptarse a y aprender sobre nuevas culturas, predecía que tan compleja e integral sería su forma de pensar.

Los estudiantes que tenían una actitud abierta hacia culturas diferentes mostraban mayor facilidad para conectar ideas que parecían inconexas. Esta actitud también predecía la cantidad de ofertas laborales que recibirían una vez que completaran sus estudios.

Viéndolo de forma más general, el estudio sugiere que las personas que tienen una experiencia en el extranjero o se identifican más con una cierta nacionalidad, son mejores a la hora de resolver problemas y muestran más creatividad, comenta Maddux. Incluso se dieron cuenta que estas personas tienen mayores probabilidades de crear nuevos negocios y productos, así como también de lograr ascensos.

Angela Leung, profesora asociada de psicología de la Universidad de Dirección y Administración de Empresas de Singapur, es otra investigadora que ha estudiado los efectos psicológicos de vivir fuera del país de origen. Comenta que quienes tienen más práctica con diversas culturas son mejores a la hora de generar ideas creativas y unir conceptos de formas inesperadas.

Tal como Maddux, Leung descubrió que aquellos que están dispuestos a adaptarse a la cultura del país que los recibe obtienen mayores ventajas al vivir en el extranjero: “Los beneficios que se obtienen de experiencias multiculturales pueden depender del grado con que el individuo se abre a la cultura extranjera,” nos comenta. Esta apertura incluye tolerancia a la ambigüedad y a los límites, también a una falta de cierre y a respuestas definitivas.

¿Podría ser que las personas que deciden estudiar o trabajar en el extranjero ya son pensadores más complejos y creativos? David Therriault, profesor asociado de psicología de la Universidad de Florida, anticipó esta posibilidad. El profesor y sus colegas realizaron pruebas de pensamiento creativo a tres grupos de estudiantes de pregrado: un grupo de estudiantes que había estado fuera del país, estudiantes que planeaban estudiar fuera, y estudiantes que no lo habían hecho y tampoco planeaban hacerlo. Los estudiantes que habían estudiado en el extranjero tuvieron mejores resultados que los otros grupos.

De esta manera, estudiar o trabajar en otro país puede convertirnos en mejores pensadores: más flexibles, creativos y complejos. Todo esto si es que estamos dispuestos a adaptarnos y aprender de otras culturas. Tal como el título del artículo escrito por William Maddux lo sugiere: “Donde vayas… aprende porqué hacen lo que hacen.”

Original.

Síguenos en Facebook