Una fuente diseñada para ayudar a leer a disléxicos

portada
Síguenos en Facebook

El diseñador holandés, Christian Boer, creó una fuente para disléxicos que ayudaría a la gente con dislexia a leer con mayor facilidad.

Las fuentes tradicionales son diseñadas sólo desde un punto de vista estético, lo que implica que con frecuencia tienen características que hacen que las letras sean difíciles de reconocer para la gente con dislexia. Usualmente, los caracteres de una palabra se confunden, se dan vuelta o se mezclan porque se ven muy parecidos”, dijo el creador a Slate.

Diseñada para hacer que la lectura sea más clara y agradable para la gente con dislexia, Dyslexie usa líneas de base gruesa, alternando largos de cola, utilizando aperturas más amplias e inclinaciones de semicursiva para asegurarse de que cada caracter tenga una forma única y reconocible.

1

2

Actualmente destacada como parte del Bienal de Diseño de Istanbul, la fuente Dyslexie de Boer, quien también sufre de dislexia, fue originalmente concebida como parte de su tesis de la Academia de Arte Utrecht en el 2008. Recientemente la ha hecho disponible para que los usuarios la bajen gratis. Una vez instalada, los lectores pueden usarla para escribir, imprimir documentos, leer emails o navegar por Internet.

3

Estudios de la Universidad de Twente y la Universidad de Amsterdam respaldan sus declaraciones de que Dyslexie ayuda tanto a niños como adultos con dislexia a leer más rápido y con menos errores. Los resultados de Twente mostraron resultados variados en la rapidez de la lectura y la precisión cuando la gente con dislexia usaba una fuente especializada.

Boer escribió en un email para Slate, que desde que la fuente se hizo disponible de forma gratuita para los usuarios individuales en junio pasado, 12 mil personas la han descargado. Actualmente, Dyslexie se utiliza dentro de compañías como Shell, KLM, Citibank, Pixar, Nintendo, Talpa, al igual que varias agencias gubernamentales, muchas universidades y otras instituciones educacionales. La página web incluye una lista de libros y e-books disponibles con la fuente.

a

Dyslexie no es la única fuente diseñada para gente con dislexia. Introducida en el 2011, OpenDyslexic es una fuente de código abierto que también está disponible para descargar gratis.

Visto en Slate.

Síguenos en Facebook