5 razones por las que trabajar puede ser mejor escuela que la universidad

DESTACADUNIV
Síguenos en Facebook

Cuando tus ahorros y fondos invertidos son lo que está en juego, darás lo mejor de ti.

De niños, entramos al colegio con la misión de obtener buenos resultados para entrar a la universidad. Allí estudiamos durante años, día tras día y noche tras noche con la idea de formarnos de la mejor forma posible para salir preparados al mercado laboral. Este se ha convertido en el proceso lógico de formación profesional pero ¿es realmente el camino más efectivo? ¿Qué pasaría si en realidad esos años en la universidad no fueran el aporte que dicen ser? En la siguiente lista te dejamos algunas razones por las cuales, el trabajo es mejor escuela que la universidad.

1. Es realismo puro
REALISTIC

La teoría de las aulas puede ser en muchos casos, perniciosa para nuestro sano desarrollo laboral. A veces las cosas que se enseñan dentro, poco tienen que ver con la realidad fuera de ellas. Emprender te da un contacto imposible más directo con el nacimiento y dirección de un negocio. Existen escuelas que cuando enseñan de marketing, no trabajan con limite de costos asociados a esta actividad, por lo que se evalúa la creatividad del estudiante pero sin un límite. Lo increíble es que hoy, sin dinero para marketing, no hay dinero para el negocio. Esto es solo un ejemplo dentro de los infinitos contrastes que existen entre los apuntes del cuaderno de un estudiante y la libreta de un emprendedor.


2. Te especializa en todas las aristas del negocio

Cuando comienzas un negocio, tu eres ese negocio. Al poco tiempo de trabajo te darás cuenta que no sólo serás administrador sino que también deberás hacer las veces de contador, de secretario, encargado de marketing e incluso de limpiar y ordenar tu lugar de trabajo. Mientras en la universidad hay un profesor dictándote la definición de los principales conceptos de la administración o la contabilidad, en el trabajo el cliente será tu mejor motivación para dominar estos conceptos.


3. Tú eres tu maestro
music_movies_rock_punk_teacher_1920x1080_wallpaperfo.com

Puede que hayas estudiado durante 6 años en la universidad sobre cómo llevar un negocio, administrarlo y hacerlo crecer. Pero cuando por primera vez te sientes y comiences a hacerlo andar, de alguna forma deberás aprender todo de nuevo. Lógicamente hay una ventaja entre quien tiene y quien no tiene la formación adecuada pero comenzar un negocio de cero es una escuela útil para todos.


4. Manejar la frustración

Las teorías y los modelos funcionan siempre en los gráficos pero ¿qué sucede cuando, en la práctica, las cosas no funcionan como se nos fueron enseñadas? El mundo del emprendimiento y los negocios está lleno de eventualidades. Día a día existen problemas que resolver y pequeños detalles que nos obligan a extender nuestras jornadas durante horas. En la universidad aprendemos las fórmulas, mecanismos y procesos a través de los cuales las cosas suceden pero cuando no suceden como se espera, puede también crear un frustración que el emprendedor muy bien sabe llevar.


5. Trabajo duro y su recompensa
trabajo-duro

Durante la escuela o la universidad, uno trabaja por conseguir una calificación. Un esfuerzo medio puede darte una calificación media y solamente la desidia extrema puede llevarte a reprobar. Cuando se trabaja, lo que está en juego es mucho más que la calificación de un profesor. Estás jugando con tus ahorros y los fondos invertidos. Estás jugando con la expectativa de un cliente o la de tus mismos empleados. Esto te motiva a dar lo mejor de ti y sin descanso ya que sabes también, que una vez terminado el trabajo, la recompensa es mucho mejor que una calificación escolar.

Síguenos en Facebook