Los 10 mejores, ilustres y más deliciosos destinos del queso

cheese_000008808279Large
Síguenos en Facebook

El queso es amado en todo el mundo. Prácticamente todas las culturas tienen un queso propio. Sin embargo, hay algunos lugares especiales en el mundo donde el queso es un pilar de la cultura. Muchas de estas ciudades y regiones son sinónimo de algunos de los quesos más conocidos del mundo y abren el apetito a todos. Otros celebran al queso con creatividad y pasión. Ya sea que tengan una larga historia, divertidas tradiciones, o aficionados (o un culto) culinarios, estas localidades son las escogidas por Cheapflights.com como lugares donde el queso la lleva.

Parma, Italia

1

Cheapflights.com comienza el tour mundial de queso en Parma, Italia. Imagina cambiar tu casa por un suplemento infinito de un queso especial. Ese es el nivel de amor que inspiraba el Parmesano, hace más de 1.100 años atrás. Lo que empezó como una especialidad local, inicialmente creada por los monjes en la Edad Media, salió de sus límites regionales con el crecimiento del comercio en el siglo 13. La primera vez que se lanzó a la fama fue gracias a una dama de Génova que, en 1254, intercambió su casa por 26 kilos al año de queso de Parma. A través de los siglos, los fabricantes de queso de Parma y la región cercana de Reggio estandarizaron el proceso de producción y oficialmente adoptaron el nombre Parmigiano-Reggiano para su producto. En Europa, cualquier queso con el nombre Parmesan es hecho en la región de Parma. Y se han realizado esfuerzos para limitar el uso del nombre en otras partes del mundo. Obtén una mirada exclusiva a cómo los llamados Reyes de los Quesos moldearon el desarrollo de Parma y las provincias cercanas con una visita al Museo del Parmigiano Reggiano o mira cómo se realiza con un tour a una fábrica.


Gloucestershire, Reino Unido

2

Aquí, el día más importante del queso es en mayo, cuando miles descienden para la carrera anual del queso rodante en Cooper Hill. Competidores que vienen desde tan lejos como Australia y Japón participan en una serie de carreras persiguiendo una rueda del queso local, Double Gloucester, cuesta abajo por una colina impresionantemente empinada. Suena simple pero es más parecido a la locura. Los quesos rodantes alcanzan una velocidad cercana a 70 millas por hora. La loca carrera para alcanzarlo, o al menos ser el primero en bajar la colina detrás de él, se repita cuatro veces durante el día: tres carreras de hombres y una de mujeres. Entremedio, los niños de 14 y menores corren hacia arriba de la colina, lo que no es mucho más fácil, aunque al menos no es necesario que se ubique una fila de jugadores de rugbi en la línea de llegada para atrapar a los competidores fuera de control. El premio para los ganadores de la carrera es, por supuesto, el queso que estuvieron persiguiendo.


Alkmaar, Países Bajos

3

La historia del queso neerlandés tiene siglos. En el siglo XV, mientras los neerlandeses (y otros) conquistaban los mares, los renombrados quesos de los Países Bajos -Gouda, Edam, Beemster– iban con ellos. Para apoyar la creciente demanda, los mercados desbordantes de queso se convirtieron en el centro comercial del mundo del queso neerlandés. Hoy, cinco mercados como tales permanecen, incluyendo uno en Alkmaar que abrió sus puertas en 1593 y continúa operando con las tradiciones de entonces. Cada viernes desde abril hasta septiembre, los encargados de llevar los quesos, vestidos con la vestimenta tradicional de los gremios de queso y guiados por el “Padre del Queso” cargan ruedas de queso en portadores de madera colgados de sus hombros para ser pesados, inspeccionados y comprados. Se comercian haciendo señales con las manos, y el queso se entrega y se prueba con destemplanza. Es un espectáculo que ha ocurrido de la misma manera por más de 400 años.


Isla de Orleans, Quebec, Canadá

4

En medio del río St. Lawrence, al este de la ciudad de Quebec, se encuentra la Isla de Orleans, que fue una de las colonias francesas más antiguas en Canadá. Estos colonos, fieles a su herencia francesa, fueron los primeros en hacer queso en Norteamérica. Los métodos de hacer queso en la Isla de Orleans, que siguió siendo una isla de rural agricultura por generaciones y aún mantiene su aire rústico, han sido traspasados a través de los años, volviendo al siglo XV. Hoy, el queso tradicional de la isla se vende de forma local por comerciantes disfrazados. Hay tres variantes de Fromages en la Isla de Orleans, y dos son vendidos solo en la isla.


Roquefort, Francia

5

Mientras que el queso es un estilo de vida en gran parte de Francia, la comunidad de Roquefort básicamente fue construida sobre queso. El colapso de la montaña Combalou creó una red de cuevas naturales que son el único lugar donde se puede fermentar el queso Roquefort. Mientras que el pueblo en sí es  el hogar de menos de 1.000 personas, sus cuevas albergan cientos de miles de ruedas fermentando este acre -pero altamente buscado- queso. La historia del queso se remonta a la Edad Media y se dice que fue inventado por un pastor que dejo su almuerzo de requesón y pan de centeno en una cueva para ir a perseguir a una pastora que le atraía. Volvió días después para encontrar su mohosa comida. Muy hambriento, escogió comerla de todas maneras e hizo un delicioso descubrimiento. Hoy, siete compañías producen Roquefort, cada una con su propia mezcla de requesón de leche de oveja y moldes especialmente creados. Es este moho, sin embargo, lo que ha creado el capítulo más reciente de la historia, ya que la FDA declaró que el Roquefort y otros quesos mohosos no podían entrar a los Estados Unidos, empezando lo que algunos llaman una “guerra contra el queso”.


Isla de Pag, Croacia

6

La isla barrida por el viento en el Mar Adriático debe agradecer al aire salado por su aclamación para hacer quesos. Específicamente, es la obra del Bora, un viento fuerte y helado que nace en las montañas Velebit en el continente que transmite polvo salado en la isla. Las ovejas de la Isla de Pag deambulan libremente en los campos llenos de sal, cenando las plantas muy sustanciosas y aromáticas que sobreviven los efectos del Bora. Las ovejas son, por supuesto, la fuente láctea para hacer el Paški Sir o el queso de la Isla de Pag. La naturaleza se asegura de que el queso de la Isla de Pag no sea como ningún otro, como también los lugareños que se dedican a la tradición del queso y a cuidar las 40.000 ovejas que alimentan el proceso.


Wisconsin, Estados Unidos

7

Ningún otro lugar se enorgullece tanto de su queso como Wisconsin. Las personas muestran su amor por el queso y su hogar en sus cabezas. Bienvenidos a “La tierra americana de los lácteos” donde se produce el 15 por ciento de la leche del país junto a más de 350 variedades galardonadas de queso. Bienvenidos, también, al hogar del equipo de fútbol americano Green Bay Packer. La audiencia doméstica del equipo es fácil de identificar ya que los fans llenan el estadio Lambeau con camisetas verdes y amarillas y enormes sombreros de queso. Estos auto proclamados “cabezas de queso” siguen los pasos de Ralph Bruno, quien creó el primer sobrero de queso de espuma de un cojín de sofá utilizando un rebanador de pavo. Bruno utilizó el original en un juego de béisbol de los Milwaukee Brewers en 1987. Su inmediata popularidad llevo a Bruno a patentar y empezar a vender el sombrero, que es ahora un símbolo de orgullo local para Green Bay y para todo Wisconsin.


Chihuahua, México

8

Los colonizadores españoles llevaron la tradición europea de hacer queso a México y, desde entonces, muchas ciudades y regiones tienen sus propios quesos. Sin embargo, los españoles no son los únicos en poner el Estado mexicano de Chihuahua en el mapa del queso. Durante 1920, una ola de menonitas canadienses se asentó en México, comprando mucha de la tierra que había pertenecido a William Randolph Hearst hasta que fue expulsado después de la revolución mexicana. Los miembros de este grupo fueron recibidos en México para cultivar esta tierra con la libertad de formar sus propias comunidades y vivir bajo sus propias reglas. En general, siguiendo un estilo de vida simple y viviendo de la tierra, los menonitas de México fueron los primeros en crear el queso Chihuahua. También conocido como queso menonita, este queso se hace de forma regular por los miembros de las comunidades menonitas en y cerca de la ciudad de Cuauhtemoc. Es también un alimento altamente disfrutado de la dieta mexicana, comúnmente derretido para platos como el chile con queso, enchiladas y queso frito.


Tibet

9

Háganse a un lado vacas, cabras e incluso burros. Hay una nueva leche para hacer queso, leche de yak o, de forma más correcta, leche de dri ya que así se llaman las hembras. Sobre el altiplano tibetano, está crecimiento un nuevo movimiento de queso. La leche de dri ha sido utilizada para beber fresca como en yogurts y mantequilla. Su rol en los quesos es lo que está cambiando. Los himalayos generalmente han favorecido más los productos lácteos de suero de manteca que los quesos al estilo occidental. Sin embargo, en los últimos años, con la ayuda de expertos en quesos extranjeros, los monasterios y talleres están confeccionando “quesos de yak” pensando en el paladar occidental y capturando la atención de foodies e incluso restaurantes de las grandes ciudades que buscan algo especial para su menú. Al apuntar globalmente con su queso, muchos tibetanos esperan atraer ingresos extranjeros y la atención a su región mientras preservan su cultura.


Emmental, Suiza

10

El queso leve y con hoyos de la región de habla alemana de Suiza ha sido extremadamente popular por siglos. Es, por lejos, la exportación de queso más grande del país y sus devotos acuden en cientos de miles cada año para obtener una mirada (y probada) de primera mano a las tradiciones de queso que datan del siglo XII. Aunque que el queso “Swiss” es producido alrededor del mundo, debes estar en el Valle Emmen para experimentar el queso Emmental. Afortunadamente, hay una aplicación para eso, un sendero del queso y guía para andar en bicicleta descargable en el Valle Emmen. O, dirígete a Cheese Street, que te lleva por el valle y antiguas lecherías donde puedes ordeñar vacas y hacer quesos. La culminación es el Show Dairy, una aldea dedicada a enseñar sobre la fabricación del queso Emmental a través de los siglos.

Visto en Huffington Post.

Síguenos en Facebook