10 características de la gente libre de deudas

Captura de pantalla 2014-07-14 a la(s) 9.32.47
Síguenos en Facebook

Si has decidido estar libre de deudas en el 2014 o si tienes un largo camino por recorrer, es bueno estar inspirado. Mira a la gente que conoces que ya están viviendo vidas libres de deuda.

Se trate de un amigo, familiar o compañero de trabajo, la persona en la que estás pensando, probablemente comparte características similares con otras personas libres de deuda.

Aquí hay 10 características comunes que puedes copiar para vivir dentro de tus medios.

1. Prestan atención a los detalles

No te darás cuenta de los recurrentes cargos en tu tarjeta de crédito del gimnasio al que has dejado de ir si no estás revisando tu cuenta regularmente. Las personas sin deuda siguen de cerca sus finanzas personales. Ellos son menos propensos a gastar dinero por olvidarse de pagar debido a fechas o cargos por sobregiro. Puedes comenzar a prestar más atención también. La clave para empezar es mirar tus estados de cuenta de tarjetas de crédito cada mes. Sigue monitoreando todos tus gastos. Ahora suma tus ingresos. Compara los dos y ve dónde se puede recortar. Re-visita este presupuesto un par de veces al año para mantener el rumbo.

2. Saben lo que hacen

La gente libre de deuda hace su propia investigación. Puede ser que tengan un contador, pero no envían papeles o firman sus impuestos sin mirarlos bien. Si deseas tener un control sobre tus finanzas, necesitas aprender acerca de ellas. Puede ser abrumador, pero la sensación de seguridad que sentirás por comprender lo que está pasando con tu dinero va a sobrepasar a la incomodidad. 

3. Fingen que ganan menos

Incluso si ya estás lleno de deudas, puedes comenzar a mejorar tu situación cambiando de inmediato la forma de ver tu dinero. Imagínate que ganas un 10%, 25% o incluso un 50% menos de lo que en realidad ganas. Haz un presupuesto utilizando estas matemáticas. Puede ser imposible al principio, pero empieza haciendo recortes en tus gastos. La gente libre de deudas vive con menos de lo que ganan. Esto les permite ahorrar dinero para comprar una casa, la jubilación y un fondo de emergencia. Esto proporciona una independencia financiera que te permite más opciones en el futuro.

4. Piensan a largo plazo

Cuando el foco no está en la gratificación inmediata, puedes tomar decisiones más inteligentes. Claro, sería bueno tener los zapatos de última moda de esta temporada, pero ¿cómo van a ayudar a tus metas financieras a largo plazo? ¡Esto no significa que no puedes comprar nunca zapatos! Simplemente significa que tienes que ahorrar antes de comprarlos. Esto también te da el tiempo para considerar si realmente te gustan los zapatos y evitar las compras impulsivas.

5. No tienen miedo de preguntar

Pide ayuda. Pregunta por las tasas de interés más bajas. Pide perdón cuando haces un pago atrasado. La gente libre de deudas toma el control de sus finanzas y no son sumisos al respecto. Si conoces a alguien que ha cumplido un hito financiero que admiras (ahorrar US$1 millón para la jubilación, comprar un auto en efectivo, etc), no tengas miedo de preguntar cómo lo hicieron.

6. Ahorran

Tanto si tienes un bono significativo o un cheque de US$25 de tu abuela, debes pensar primero en pagarte a tí mismo. Este es el caso de tu cheque de pago regular también. Sabes que tiene que pagar el alquiler (o hipoteca), asique trata a tu cuenta de ahorros de la misma manera. Que sea un hábito. Y mejor aún, haz que sea un hábito sin saberlo mediante el establecimiento de depósito automático. La gente libre de deuda sabe que añadiendo ahora incluso pequeñas cantidades tendrá más libertad financiera después.

7. Se fijan metas

Encontrarás que es más fácil dejar a un lado el dinero si tienes un fuerte sentido de hacia donde va. Esto funciona para cuando estás ahorrando para esos zapatos, planificando unas vacaciones o pensando en la jubilación. La gente libre de deuda establece metas específicas para que sepan por lo que están luchando. Esto les ayuda a mantenerse en el camino. La jubilación puede ser algo difícil para los jóvenes. ¡Parece tan lejos! Piensa en lo que suena atractivo de la jubilación. Si se trata de viajar, imagina los lugares que visitarás. Ahora, el objetivo parece más específico.

8. Dicen “no”

Puedes obtener gran cantidad de ofertas tentadoras durante toda la semana, el almuerzo con compañeros de trabajo o una cena con amigos. No tengas miedo de decir que no. La gente libre de deuda sabe que decir no a los gastos más pequeños puede añadir un gran ahorro. Esto no significa que no puedes tener ninguna diversión. Organiza una cena compartida en lugar de probar el nuevo restaurante caro. Reúnete con tus amigos en el parque para dar un paseo en lugar de tomar una clase de ejercicio costoso. 

9. Conocen el valor del efectivo

La gente libre de deuda conoce el valor de un dólar … ¡porque lo ven! Puede ser fácil gastar de más cuando nunca estás viendo dinero real. El tener que desprenderse de dinero en efectivo puede hacerte recordar que la transacción que estás haciendo es real. Además, una vez que el dinero se ha ido, se ha ido. Trata de usar sólo dinero en efectivo por un tiempo y verás cómo cambia tu percepción de la compra.

10. Valoran las experiencias por sobre las cosas

La gente libre de deudas no está enfocados en las cosas. Ellos valoran las experiencias más que tener las últimas cosas. La persona promedio listará alto a amigos y familia dentro de lo que valoran. Pero, ¿tus opciones reflejan eso? Si estás trabajando horas extras para pagar una comida de lujo con la familia, piensa en las ventajas y desventajas. ¿Estarías mejor si no trabajaras hasta tarde y tuvieras dos (o cinco o 10) comidas en casa con la familia? Para llegar a estar libre de deudas, vas a tener que arrojar algo de tus actuales malos hábitos y asumir algunos otros nuevos y más constructivos. Utiliza a las personas que ya viven libres de deuda como fuente de inspiración.

Síguenos en Facebook