10 formas de asegurarte que tus mejores empleados renuncien

portada
Síguenos en Facebook

Nadie quiere perder a sus mejores trabajadores, pero a veces los empleadores no saben qué están haciendo mal. A continuación te dejamos las 10 cosas que el autor internacionalmente conocido por temas de reclutamiento, selección y contratación de empleados, Mel Kleiman, cree que están echando a tu equipo por la puerta: 

1. Tratar a todos igual

Esto puede sonar bien, pero tus empleados no son iguales. Algunos valen más porque dan más y mejores resultados. La clave no es tratarlos a todos de la misma forma, sino que ser justo con todos.


2. Tolerar la mediocridad

Los jugadores de primera liga no quieren jugar con los que están en la lista B.


3. Tener reglas tontas

want-to-avoid-getting-banned-on-social-media-learn-the-rules-93c6a86a7e

No digo que no tengas reglas, sólo no crees normas tontas. Los grandes jefes quieren tener directrices y guías a seguir, pero no leyes que puedan entrometerse en cómo hacen su trabajo o que tengan conflictos de valores con lo que la compañía considera importante.


4. No reconocer un desempeño y contribución excepcional

Recuerda las clases básicas de Psicología: El comportamiento que quieras que se repita debe ser premiado de inmediato.


5. No dejar que el ambiente de trabajo sea entretenido

funoffice-full_23759

¿Dónde está escrita la regla de que en la oficina debe ser todo serio? Si la encuentras, rómpela en mil pedazos y párate sobre ellos, porque la noción de que el empleo no puede ser divertido es contraproducente. El ambiente laboral debería ser entretenido y tú debes encontrar formas de hacer el ambiente más relajado y atrayente, así tendrás empleados felices que se sentirán motivados para presentarse diariamente.


6. No mantener informadas a las personas

Tienes que comunicar no sólo lo bueno, sino que también lo malo y lo feo. Si no se los dices tú, el rumor se encargará de ello.


7. Micro gestionar

Diles lo que quieres que realicen y cómo quieres que lo hagan. No les digas el por qué necesita ser hecho y por qué su trabajo es importante. No les preguntes su opinión de cómo podría ser mejor.


8. No tener una estrategia de retención de trabajadores

La retención de empleados merece tu atención todos los días. Crea una lista de las personas que no deseas perder, luego junto a cada nombre escribe lo que estás haciendo o lo que harás para asegurarte que permanezca contigo y comprometida en su trabajo.


9. No tener entrevistas para la retención de empleados

Answering-hard-questions-during-a-job-interview

En su lugar, espera hasta que uno de tus mejores trabajadores se esté yendo y condúcelo a una entrevista final para saber qué hiciste mal.


10. Hacer que tu programa de ingreso sea tedioso

Los empleados son más impresionables durante los primeros 60 días en el trabajo. Cada pedazo de información reunida durante este tiempo o reforzará la “decisión de compra” de tu nuevo contratado (el tomar el trabajo) o lo llevará a “arrepentirse de haber comprado”. La causa más grande de este arrepentimiento es el temido programa de orientación/entrenamiento. La mayoría está pobremente organizado, son ineficientes y aburridos ¿Cómo puedes esperar excelencia por parte de tus nuevos trabajadores si tu programa de orientación es una lenta suma de tedioso papeleo, políticas, procedimientos aburridos, horas de normas y burocracia?

Para reforzar su decisión de compra, haz que las personas claves en la administración se involucren desde un principio y asegúrate de entregar y reforzar estos 3 mensajes de forma constante:

1. Fuiste elegido cuidadosamente y nos alegra tenerte aquí.

2. Ahora eres parte de una gran organización.

3. Esta es la razón por la que tu trabajo es tan importante.

Original.

Síguenos en Facebook