10 maneras de convertirse en la persona más productiva

postit
Síguenos en Facebook

¿Alguna vez has conocido a alguien que parecía hacer tantas cosas que era por lejos la persona más productiva que conocías? ¿Por qué no puedes ser tú esa persona?

Aquí hay 10 maneras de convertirte en ella:

1. Comer para ganar

Realmente somos lo que comemos. La mentalidad de “comer para ganar” es entender plenamente que lo que introducimos en nuestros cuerpos afecta nuestra atención, energía y bienestar durante todo el transcurso del día. Por lo tanto, ingerir comida chatarra conducirá a un mal rendimiento. Cuando empezamos el día con el consumo de alimentos que aumentan nuestra energía, concentración y bienestar, al instante nos preparamos para un día productivo.


2. Comienza el día con un batido verde

photo-5-4

No hay mejor manera de alimentar nuestra mente y cuerpo que consumir una bebida alcalinizante, como un batido verde a primera hora de la mañana. Una muy buena receta es la siguiente: 8 onzas de agua, 2 puñados de espinacas orgánicas, 1 manzana, 2 tallos de apio y un limón exprimido. Este batido tiene un alto contenido de fibra, lo que ayudará a liberar al cuerpo de toxinas y nos proporciona las vitaminas y minerales necesarias para tener grandes niveles de energía.


3. Planea tu día la noche anterior

Tómate 10 a 15 minutos para planificar el día siguiente. La adopción de este hábito produce beneficios fenomenales. La falta de sueño en su mayoría proviene de pensar en todo lo que tienes que hacer. Esto hace que la mente esté inquieta y sea más difícil conseguir una buena noche de descanso. Cuando dejamos las tareas organizadas nos despertamos listos para ejecutar exactamente lo que sabemos que debemos hacer.


4. Escribe un credo de productividad

tablas-de-l-aley

Para Matt Mayberry, este ha sido un elemento de cambio absoluto. Por ejemplo, tiene una nota que dice: “Yo, Matt, soy la persona más productiva que conozco. Domino mi día y paso rápidamente de una tarea a otra, cumpliendo las cosas que más importan”. Este simple credo le ha funcionado de maravilla, por eso lo lleva consigo a todas partes donde lo mira cada vez que lo necesita y lo lee al menos 10 veces al día.


5. Empieza el día con una sesión de ejercicios

El acondicionamiento físico es la mejor herramienta de productividad en la que jamás podrás invertir. Encuentra una rutina que funcione para ti y trabaja en ella cada mañana. Al comenzar con una sesión de ejercicios, logramos que la sangre fluya y nos deshacemos de la flojera de la mañana, liberando endorfinas. Un buen entrenamiento quita el estrés y aumenta la energía.


6. ¡Hidrátate!

WomanDrinkingWater

En lugar de apresurarte a tomar una taza de café cada vez que te sientas lento o cansado, bebe un poco de agua. Nuestro cuerpo necesita una hidratación adecuada para rendir al máximo posible. El cuerpo humano está formado por más de un 70% de agua. La mayoría de las veces, cuando te sientes débil o cansado, es porque estás deshidratado. El agua es un aspecto fundamental del alto rendimiento.


7. No te distraigas

¿Cuántas veces durante el día llega alguien a tu oficina y te interrumpe sólo para hablar de tonterías? Lo más probable es que también te manden constantes mensajes de texto, llamadas telefónicas  o correos electrónicos durante todo el día. Si trabajas en una oficina, pon un cartel de “No molestar” cuando sea el momento de terminar tareas importantes. Si trabajas desde tu casa o fuera de una oficina, establece una política en que la gente sepa que no deberá interrumpirte durante ciertos bloques de tiempo. Si eres capaz, pon tu teléfono en completo silencio y guárdalo lejos para que no tengas ni una sola distracción en lo que estás haciendo.


8. Toma un paseo o come fuera de la oficina

IMG_7149

En vez de almorzar en tu oficina, encuentra un lugar cercano donde puedas caminar lejos y disfrutar. Una gran manera de rejuvenecer y estar preparado para atacar el resto del día es tomar un paseo. Comer fuera de tu lugar de trabajo habitual ayuda a despejar tu mente del desorden y las distracciones. Esto te recargará para que tu segunda mitad de la jornada sea aún más productiva.


9. Hora de la grandeza

A primera hora de la mañana dedicada a preparar tu mente, cuerpo y espíritu para afrontar el día. Esta rutina consiste en la lectura de un libro nutritivo durante 15 a 20 minutos y re-escribir tus metas mientras visualizas el logro de cada una, la meditación de tu credo de productividad, mirar tu lista de tareas pendientes e inundar tu mente con mensajes de audio positivos y motivantes. Así puedes disparar drásticamente los niveles de productividad y dejar toda la negatividad que está en las noticias o en el periódico.


10. Decide

which-presents-a-choice-93928

Para llegar a ser realmente la persona más productiva, primero debes decidir serlo. No te rindas por lo poco productivo que has sido ni por lo bien que lo hace el resto, ya que así nunca llegarás a donde quieres ir. Tomar la decisión es la mitad de la batalla, porque una vez que prepares tu mente, comenzarás a ponerte a prueba para ver lo mucho que puedes lograr un día cualquiera.

Original.

Síguenos en Facebook