11 formas de evitar que la falta de sueño te mate (porque sí lo está haciendo)

sofa-bed-4
Síguenos en Facebook

La falta de sueño crónica no sólo afecta a la creatividad, toma de decisiones y productividad personal. También puede acortar tu vida. (¿Y quién necesita eso?)

Está claro que los trastornos del sueño disminuyen la funcionalidad diaria y que tienen efectos adversos contra la salud y la longevidad. Para empeorar las cosas, un estudio reveló que un tiempo reducido de sueño lleva consigo un riesgo de mortalidad, incluso más grande, que el fumar, hipertensión y enfermedades cardiacas.

Así es que, si duermes como un bebé, lo cual significa despertarte cada dos horas, deja de lado los fármacos y toma un vaso de leche caliente. Una de las mejores cosas que puedes hacer es tomar medidas para eliminar algo del estrés, preocupación y la ansiedad que te mantiene despierto.

Descubre cómo:

1. Establece sistemas de alarma automatizadas

Mientras más grande es el rango de responsabilidades que tengas, profesional o personalmente, peor. Tu lista de preocupaciones no tiene fin, así que siempre estarás alerta, especialmente de noche. Eso te lleva a revisar tus correos constantemente. O a revisar ciertos tableros. O enviar mensajes de texto para asegurarte de que todo está bien. Ya que el miedo a lo desconocido, a lo que podría estar sucediendo pero que aún no te has enterado, te vuelve loco.

insomnia

En vez de preocuparte sobre lo que no sabes, asegúrate de que lo sabrás. Decide qué es lo que necesitas saber y cuándo necesitas saberlo, y configura sistemas que te apoyen en esto. Hazle saber a tus empleados qué es una emergencia y, de manera igualmente importante, qué no lo es. Luego crea un sistema automatizado que te notifique de los problemas.

Por ejemplo, un amigo está a cargo de una planta de fabricación de 1.200 empleados. Tiene un teléfono y correo electrónico separado, sólo para emergencias, y sus empleados llaman a ese teléfono o escriben a “emergencia@suempresa.com”. Luego apaga su teléfono de uso general y duerme tranquilamente porque sabe que si algo sucede, lo sabrá de inmediato, no tendrá que estar revisando.

Determina qué es lo que necesitas saber y crea sistemas para asegurarte de que lo sabrás. Definitivamente podrás dormir mejor.


2. Aléjate de algo que te importe pero sobre lo cual no tienes ninguna capacidad para cambiar

Para algunas personas esto es la política. Para otras, la familia. Para otras, el calentamiento global. Te importa… y desesperadamente quieres que a otros les importe también.

Está bien. Haz lo que tú puedas hacer. Vota. Presta tu oído a los problemas de tu familia. Recicla y reduce tu huella de carbono. Se un ejemplo. Se el cambio que quieres ver, pero no intentes hacer que los demás cambien. No lo harán, a menos que decidan cambiar por su propia cuenta.


3. Bájate del tren de los rumores

rumors_616

Ayuda. Ofrece guía. Fomenta. Motiva. Pero no rumorees. Y no te involucres en las políticas de la oficina. Siempre terminan mal.

Así que nunca te pongas en una posición en la que estés preocupado sobre lo que Pedro le dirá a Alejandro, el comentario hiriente que le hizo a José. Ese es el tipo de estrés que realmente no necesitas.


4. Decide que considerarás las críticas como algo de lo cual debes estar agradecido

Piénsalo de esta forma: Cuando recibes retroalimentación, al menos a alguien le importa lo suficiente para querer que mejores tu producto, tu servicio, tu vida…

Sólo necesitas preocuparte cuando a nadie le importa lo suficiente para criticarte. Las críticas crean una oportunidad para que seas una mejor versión de ti mismo. Aprovecha esa oportunidad.


5. Toma nota de todo

David Allen, autor de “Organízate con Eficacia”, me dijo esto: “La mayoría de las personas intentan usar su psiquis como un proceso sistémico, lo cual significa que los distintos temas tendrán distintas importancias en base a tus emociones. Nunca he conocido a alguien que no se sintiera un poco mejor al sentarse y hacer una lista. Nada cambia cuando anotas las cosas salvo la forma en que lidias con tus problemas: puedes ser objetivo y también puedes ser creativo e intuitivo. Tu cabeza existe para tener ideas, no para retenerlas, y ciertamente no para guardar las cosas y no volver a pensar en ellas. Sin excepciones, te sentirás mejor si sacas estas cosas de tu cabeza”. 

iStock_000005468594Small

Inténtalo. Escribe cuáles son tus desafíos. Haz una lista de tus problemas o preocupaciones… Te sentirás inmediatamente mejor al darte cuenta de que las cosas no son tan malas como lo creías. Y comenzarás a descubrir formas de mejorar porque ahora no estarás preocupado de forma pasiva. Estarás activamente encontrando soluciones para tus problemas.

Da un paso más allá y toma nota de todo lo que necesitas recordar; de esa forma, no te preocuparás de qué puedes estar olvidando.


6. Olvida las teorías de conspiración

Nadie está intentando sabotearte. O incluso si alguien lo está, ellos no son el problema real. La mayoría de nosotros somos mucho mejores para sabotearnos a nosotros mismos, que lo que podría un tercero. Además, recuerda que no puedes controlar lo que otras personas podrían hacer. Pero sí, lo que tú harás.


7. Reduce el número de decisiones en base a opiniones que debes tomar

Mientras más preparado estés para manejar una situación, más fácil será el ser objetivo y el evitar estresarte más tarde sobre si tomaste o no la decisión equivocada.

o-STRESS-REDUCTION-facebook

Crea listas de precios que tomen en consideración peticiones inusuales por parte de los clientes. Establece guías a seguir para responder a las quejas de los clientes. Crea políticas para los empleados en áreas objetivas como asistencia, calidad y desempeño. Decide lo que les permitirás hacer a tus hijos antes de que comiencen a pedirlo. Piensa acerca de las situaciones en las que tienes problemas y en lo qué harás antes de que esas situaciones se vuelvan estresantes o agresivas. (Por ejemplo, ¿qué harías si uno de tus empleados twitteara algo como esto?)

Entonces podrás tomar mejores decisiones y reducir enormemente tu nivel de estrés… y posiblemente reducir también tu número de arrepentimientos.


8. Crea un horario límite de trabajo…

Sí, lo sé. Te consideras a ti mismo un emprendedor que trabaja las 24 horas del día los siete días de la semana. Pero eso es imposible. Decide a qué hora dejarás de trabajar cada día, sin importar nada más.

¿Y si el dejar de trabajar te hace sentir culpable?…


9. Crea un plan de trabajo para el día siguiente

Escribe que es lo que debes hacer a primera hora de la mañana siguiente. Descansarás mejor sabiendo que tienes un plan para preocuparte de lo que sea que no alcanzaste a terminar hoy.


10. Pasa algunos minutos a diario mejorando en algo

9340

No importa que sea lo que escojas. Sólo asegúrate de que no sea sobre tu negocio. Un instrumento musical. Un idioma extranjero. Un deporte. Un hobby. Lo que sea, pasa un poco de tiempo en ello. Mejora un poco.

Sal de tu rutina diaria y haz algo por ti mismo. En el proceso, recibirás algo de perspectiva. Y la perspectiva tranquiliza al alma.


11. Cuenta tus bendiciones

Toma un momento todas las noches antes de apagar la luz y deja de preocuparte sobre lo que no tienes. Deja de preocuparte sobre lo que otros tienen y que tú no. Piensa sobre lo que sí has conseguido. Es fácil olvidar lo mucho que tenemos para estar agradecidos. Y la verdad, es bastante agradable pensar en esas cosas, ¿no crees?.

En conclusión, seguir estos pasos y por supuesto, sentirte mejor contigo mismo, es la mejor ayuda que puedes recibir para dormir.

Visto en Inc. 

Síguenos en Facebook