5 tips súper efectivos para controlar al patán de la oficina

getty_176637304_970647970450041_52328
Síguenos en Facebook

En vez de mantener la esperanza de que algún día se lo llevarán los marcianos, haz algo al respecto.

La mayoría de nosotros ha tenido la mala suerte de trabajar junto a un patán. Y no simplemente alguien que es irritante cuando trabajan en conjunto, sino que un real patán. Esa persona realmente molestosa que repetidamente dice o hace algo que hace que tu temperamento estalle y que se te ponga la piel de gallina. Piensa en ese traicionero de la oficina, o ese compañero de trabajo que está siempre llevándose el crédito por las cosas buenas que tú hiciste. Ese tarado que es un perfecto ángel cuando el jefe anda cerca, pero que muestra sus verdaderos colores despreciables tan pronto sale de la habitación.

¿Te suena demasiado familiar? El estrés en los trabajadores lleva a ausencias, menor productividad, gastos médicos, reemplazo de trabajadores y más. Y adivina quién lo causa. Así es: todos esos patanes de oficina.

Simplemente diles que no, siguiendo estos simples pasos.

1. Entrega un mensaje no muy alegre

17kks4ynvh87fjpg

Es una respuesta normal ignorar al patán de la oficina para así evitar confrontaciones. De hecho, un 95% de los trabajadores hacen justo esto. Sin embargo, evitar el problema no lo resuelve. Confronta a la persona transgresora mostrándole las cosas que hace que te están impidiendo cumplir con tu trabajo apropiadamente. Establece límites. Como sea que elijas confrontar al patán de la oficina, mantente profesional y amable. Sin sobrenombres, ni alzar la voz, ni echar culpas.


2. Crea un frente unido

Jim-Halpert-The-Office-Jerk

Hay poder en los números. Todos, incluido el patán de la oficina, deberían juntarse a conversar y proponer reglas de comportamiento apropiado para la oficina (no está permitido señalar con el dedo). Habrá mucho más valor adherido a las reglas cuando todos se involucran al elegirlas y el patán de la oficina se sentirá probablemente menos atacado personalmente.


3. Los líderes deben tomar una postura

78329199-work-angry-woman-yell-628x363

Pídele a un superior que tome las riendas, recuerde y refuerce el comportamiento que sería apropiado para la oficina, al igual que haga responsables a aquellos que no están siguiendo las reglas de esta conducta. Si tienes un jefe que parece ignorar estos problemas (esto sucede demasiado seguido), necesitas hablarle a él o ella sobre los comportamientos inapropiados que has estado viendo. Habla por ti mismo, no por el resto (a no ser que el resto quisiera unirse para hablar con el jefe) y contente de mencionar el nombre del patán (esta no es una sesión de derriba al patán). Simplemente declara que el personal necesita un recordatorio sobre comportamiento apropiado.


4. Cuando el jefe es el patán, ¡ten cuidado!

office-jerk-617x416

Algo que todavía es mucho más desagradable a que un compañero sea el patán de la oficina, es cuando tu jefe es el peor patán de todos. Un porcentaje impactantemente alto de jefes son patanes que no tienen ninguna idea del mal que su comportamiento tiene en el personal hasta que es demasiado tarde. La mejor manera de abrir los ojos de tu jefe sobre su patanidad es una reunión grupal. Crea un frente unido, consigue que otros empleados disgustados se involucren. Antes de la reunión con tu jefe, reúnete y escribe esas cosas que están empujando a los empleados hacia la puerta para conseguir nuevos empleos y luego hagan entrar al jefe. Una vez más, manténganse profesionales. Frecuentemente un jefe errante estará completamente sorprendido de cómo su comportamiento ha impactado al grupo y se disculpará por su mal comportamiento para luego cambiar para mejor.


5. Dirígete a Recursos Humanos o renuncia

office-bully

Un pequeño porcentaje de jefes simplemente se rehusará a cambiar su comportamiento y en este punto pedirle ayuda al departamento de recursos humanos podría ser necesario. Si todo lo demás falla, encuentra un nuevo lugar para trabajar donde los empleados son apreciados y apoyados. Definitivamente vale la pena el cambio, bajando potencialmente tus niveles de estrés ¡y añadiendo algunos años más a tu vida!

Visto en Inc.

Síguenos en Facebook