6 habilidades profesionales que aprendí trabajando en un bar

bartender-9
Síguenos en Facebook

Tengo un máster en Ingeniería Mecánica. Después de que lo terminé, tuve una flagrante falta de interés por encontrar un trabajo en mi campo y un fuerte deseo de “ir a ningún sitio en la vida”. Así fue como pasé tres años trabajando en un bar.

Una vez terminada esta fase de mi vida, finalmente convencí a alguien que me contratara como ingeniera a pesar de que tenía lo que la mayoría de los profesionales considera como un enorme agujero en mi Currículum Vitae. Extrañamente, he conseguido hacer algo de mi vida de lo cual no estaría avergonzada mi asociación de ex alumnos. En retrospectiva, me he dado cuenta que las habilidades sociales y de pensamiento práctico son mejores que las habilidades técnicas en los entornos corporativos, y que mi tiempo de trabajo en un bar ha tenido un impacto mucho mayor en mi éxito profesional que lo poco y nada que aprendí en la escuela.

Aquí están algunas habilidades profesionales esenciales que aprendí trabajando en un bar:

1. Hablar en público.

En el bar, usualmente tendía que pararme en el escenario delante de 200 personas detestables  y borrachas para introducir a la banda musical invitada, rifar premios tontos, o para anunciar la orgullosa ganadora del concurso de camisetas mojadas. Considerando que la mayoría de los discursos público que di en el bar los hice usando un poco más que ropa interior, hablar frente a 200 personas en una conferencia estando completamente vestida ahora se siente como robarle un dulce a un niño.

2. Fracasa. Luego sigue adelante.

Una vez se me cayó una bandeja con ocho cervezas directamente encima de un bebé. Estaba mortificada del miedo de ser demandada. También tuve ocho otras mesas que querían cerveza, así que no tuve otra opción que disculparme y luego seguir adelante con mis asuntos como si no hubiera pasado nada (y pagar la cena de los padres del bebé). Mientras más te centras en el fracaso antes de continuar, más difícil te será salir de él.

3. Todo el mundo no es nadie.

El mundo profesional tiene una jerarquía, pero sácalos a todos de la escalera corporativa y ponlos en el bar y son todos hombres borrachos. Al sacar a alguien de la oficina de la esquina y quitarle el traje brillante, al instante pierden el factor de la intimidación. En el mundo profesional, ya no veo el status, y cuando se elimina el obstáculo del pedestal, es mucho más fácil trabajar.

4. Trabaja fuera de tu zona de comodidad.

Recuerdo claramente noches cuando no importaba qué tan rápido trabajáramos, se sentía como si nunca saciáramos a la multitud de gente que quería bebidas. En el momento, nunca sentí que seríamos capaces de satisfacer la demanda con los recursos que teníamos. Pero lo hicimos. Cada vez. Con el tiempo aprendí a centrarme en el presente y trabajar tan duro y tan pronto como sea posible hasta que termine mi turno. Siempre sobrevivirás un desafío aparentemente imposible si te centras en una sola cosa a la vez y en hacerlo lo mejor que se pueda.

5. Ningún trabajo es demasiado pequeño.

El personal detrás de la barra es un equipo. Había un objetivo común por el cual todos teníamos que trabajar juntos. Yo era la barman principal del bar, pero si nos quedábamos sin limones mientras que en la barra de atrás trataban de deshacerse del tipo que reclamaba porque el portero lo trataba mal, se convertía en mi trabajo el ir a la parte posterior y cortar limones. En el calor del momento no existen títulos de trabajo, y debes mejorar tu juego para hacer todo lo necesario y asegurarte de que tu equipo tenga éxito.

6. Nunca mostrar estrés.

Cuando se trabaja en un bar es común encontrarse en un completo pánico interno de estrés. Los clientes no tienen ningún interés en saber cuán ocupado o presionado estás y sólo quieren sentir que ellos están siendo bien atendidos y que todo está bajo control. Jefes y clientes actúan de la misma manera. Cuanto más estresado te ves, menos capaz pareces. Actúa y habla con calma mientras dure tu ataque de pánico interno.

Este artículo fue escrito por Emily Nodine. 

Síguenos en Facebook