6 secretos para lograr la felicidad siendo un trabajador independiente

fotolia_5813400_subscription_l
Síguenos en Facebook

La gente critica constantemente a sus jefes, su puesto y la cantidad de tareas que tienen. En cambio, los trabajadores independientes son quienes manejan estos puntos ¿Te has preguntado alguna vez por qué se ven más felices que el resto?  A continuación te dejamos una serie de consejos de la escritora de negocios Minda Zetlin para INC:

Una encuesta realizada en junio por la Escuela de Negocios de la Universidad de Phoenix, reveló que -en general- los estadounidenses basan su vida entorno a su trabajo. El 89% de ellos dijo que al menos una parte de su autoestima proviene de su carrera. Además, las respuestas mostraron que los trabajadores independientes son más felices que el resto.

Por ejemplo, el 76% de los norteamericanos que son independientes afirmó que su empleo tiene un impacto positivo en su autoestima, en cambio, el 67 % de los dependientes pensó lo mismo. El estudio también mostró que un 45% de los adultos dijo que aún buscaba su carrera ideal, pero sólo el 35% de los empleados dependientes se sintió de esa manera. Más de la mitad (54%) de los estadounidenses con empleo aseguró que seguir estudiando los ayudaría a sentirse mejores con ellos mismos, pero sólo el 40% de los independientes estuvo de acuerdo con esto.

Nada de esto es sorpresa para mi, dado que he sido un feliz trabajador independiente por aproximadamente 20 años. Pero no todo éste tipo de empleo se crea de la misma manera: tú puedes hacer que sea entretenido o aburrido, dependiendo de cómo lo tomes. A continuación te muestro algunas cosas que he aprendido durante los años:

1. Crea el ambiente de trabajo en el que quieras trabajar

Ya seas un músico tocando en eventos o un padre administrando una empresa de servicio de catering desde tu casa, escucharás este consejo: Tú eres un negocio. Piensa como un negocio. Actúa como un negocio.

Es un gran pensamiento, pero me gustaría mejorarlo: Actúa como si fueras a un negocio dónde a ti mismo te gustaría trabajar. Esto implica que tu espacio de trabajo debe ser un lugar placentero donde tus empleados sean felices de pasar su tiempo, incluso cuando tú seas él único integrante. Ellos (tú) deben tener una página web que se vea profesional y tarjetas de visita. Ellos (tú) también deberían recibir el mejor sueldo que puedas darle (darte).

Pero lo más importante: aún cuando en principio el cliente tiene siempre la razón, hay veces en las que se vuelven ilógicos y alguien necesita decirles que lo son de manera amable. Siendo tú el jefe del negocio, esta tarea es tuya.


2. Crea un horario de trabajo que te funcione

Durante años, siendo un empresario solitario, me sentí inferior a las personas que se levantaban a las 5 de la mañana y que terminaban el trabajo de medio día en el tiempo en el que yo recién finalizaba mi primera taza de café. Luego, hace años, tuve que hacer un proyecto bastante grande que tenía una fecha de vencimiento bastante apretada. Pronto me vi trabajando sin parar desde la mañana hasta la tarde, solamente tomándome un par de horas de descanso para relajarme y comer, y después seguir trabajando más horas hasta bien avanzada la noche, continuando a la mañana siguiente con el mismo ritmo. No tenía alternativa: era la única manera en la que en 24 horas realizaba la cantidad de trabajo suficiente para tener listo el proyecto dentro del plazo. Para mi sorpresa, lo logré.

Fue una valiosa lección: trabaja durante las horas que te permitan ser lo más productivo posible, sin importar cuáles sean. No necesitas pedirle disculpas a nadie por ello.


3. Obtén toda la ayuda que puedas

fotolia_5813400_subscription_l

El ser un trabajador independiente no significa que estarás por tu cuento todo el tiempo. Pide ayuda en lo que sea que necesites: a los expertos y consultores para que te ayuden con las cosas que desconoces, y a tus empleados a tiempo completo o part-time para que hagan las tareas que les delegues. Lo que sea que hagas, no te quedes pegado en la mentira que implica pensar que algo es más fácil de hacer si lo haces tú en vez de explicárselo a alguien más. Contrata gente que sea lo suficientemente inteligente como para que aprendan a hacer el trabajo, y pronto comenzarán a quitarte carga laboral. Esa ha sido mi experiencia con cada asistente de investigación que he contratado a lo largo de los años, todos quienes han valido cada peso que les he pagado.


4. Elige a tus clientes inteligentemente

iStock_000018748383Large-2

Puedo decir por experiencia propia que pocas cosas te pueden hacer la vida más imposible que un cliente complicado. Por supuesto, puede ser complejo darse cuenta con antelación cuáles tendrán un nivel de dificultad mayor. Además, puede volverse un tanto incómodo el “echar” a uno de ellos. Tu mejor estrategia es comenzar cada relación con un acuerdo limitado para que ambas partes tengan una chance de evaluar y re-evaluar. Igual de importante es siempre promocionarte y buscar nuevos negocios para que nunca veas a un mal cliente como tu única opción de trabajo.


5. Realiza un trabajo que te guste

Careers

“¿Por qué haces lo que haces todo el día?” Si tu respuesta tiene que ver sólo con el dinero que generas, tienes la receta para la infelicidad. Idealmente, tu trabajo debería entregarte los ingresos necesarios y al mismo tiempo ser algo que consideres divertido y con significado. Como mínimo, tendría que cumplir con al menos 2/3 de tu felicidad.


6. No seas el pasajero, sino quien maneja

bmw-pininfarina-gran-lusso-coupe-concpetinterior-view-with-driver

Una de las grandes ventajas de trabajar para alguien, especialmente en una compañía grande, es que hay una carrera profesional en la que puedes ascender. A medida que más aprendes te vuelves una pieza más valiosa, por lo tanto, tu empleador se verá motivado a aumentar tus habilidades y responsabilidades. Cuando eres un trabajador independiente, los clientes solo quieren ver que siempre cumples con tu trabajo.

Tu carrera depende exclusivamente de ti. En tus manos está llevarla hacia donde quieras. Es demasiado sencillo dejar que el mercado te lleve hacia donde él quiere que vayas en vez de decidir por ti mismo donde yace tu mejor horizonte.

Cuando eres independiente, se vuelve más importante que nunca generar un tiempo para planear estrategias, tanto para ti mismo como para tu negocio. Visualiza dónde quieres terminar y los pasos específicos que necesitas tomar para llegar ahí. Hacer esto te ayudará a mantenerte feliz con tu independencia laboral por muchos años más.

Original.

Síguenos en Facebook