7 cosas que la gente exitosa hace de forma distinta

portadaexito
Síguenos en Facebook

A lo largo de nuestra vida aprendemos a hacer las cosas de una manera y es muy difícil que la cambiemos. Sin embargo, podrías estar haciendo algo que se interponga en tu camino al éxito. Para que no te pase esto, a continuación te dejamos el artículo de Thai Nguyen sobre lo que diferencia a la gente exitosa del resto:

Tal como pasa con la forma en la que nuestra cultura puede hacer que pensemos de formas diferentes, lo mismo sucede con quienes son exitosos y quienes no lo son. Los grandes cambios siempre se generan al mirar más allá de nuestras narices y la familiaridad usualmente hace que nuestra realidad se vuelva una prisión sin que siquiera nos demos cuenta, teniendo un impacto negativo en nuestro potencial para ser exitosos y felices.

El reflexionar, pensar y desafiar nuestras maneras de pensar, es algo saludable y necesario a la hora de crecer. Aquí te mostramos siete formas en las que las personas exitosas piensan de manera diferente:

1. Van tras lo que les causa curiosidad, no lo que les apasiona

op1

Uno de los consejos más populares es seguir las cosas que te apasionen, pero el único problema es que es más fácil de decir que de hacer. Pasamos gran parte de nuestra vida intentándolo, pero primero debes encontrar algo que realmente te guste.

La autora de “Comer, Rezar, Amar“, Elizabeth Gilbert, inspiró a muchos recientemente cuando aconsejó olvidarse de la pasión y seguir lo que te provoca curiosidad: “La pasión es algo poco común, es como una aventura de una noche. Es algo que nos quema y no puedes tener eso constantemente, pero lo que sí tengo diariamente es algo que me provoca curiosidad: esto es algo que debes seguir, es como una pista que te puede llevar a encontrar algo que te apasione“.

Su consejo viene bien acompañado, ya que el propio Einstein alguna vez dijo: “No tengo ningún talento especial. Sólo soy extremadamente curioso”. Incluso Steve Jobs alguna vez reflexionó sobre su éxito: “Muchas de las cosas con las que me he encontrado ha sido por seguir mi curiosidad e intuición. Luego, esto mismo generaba ganancias”.

La curiosidad es lo que nos ayuda a encontrar y luego a vivir haciendo lo que nos apasiona: es un puente.


2. Son amigos del estrés

stress1

Usualmente el estrés es visto como algo negativo, y no es extraño. Existen diversos estudios que indican los daños neurológicos que puede causar y que incrementa el riesgo de sufrir de enfermedades cardiovasculares.

Durante 10 años, la psicóloga Kelly McGonical ha dado a conocer los daños que puede generar el estrés, pero hoy en día busca deshacer su trabajo de toda una década al haber encontrado una investigación con nuevos resultados.

En una encuesta que tomó como muestra a 30 mil personas, se les formularon preguntas a los participantes como cuánto estrés habían sufrido durante el año pasado o si es que creían que era malo para su salud. Quienes sufrían de un alto nivel tenían un mal estado de salud y su riesgo de muerte aumentaba en casi un 43%. Sin embargo, esto sucedía sólo con quienes creían que era malo para su salud. Quienes experimentaban altos niveles, pero no lo veían como algo malo tenían riesgos muchos menores de muerte, incluso menores que quienes indicaban experimentar muy poco estrés.

Usualmente cuando nos exponemos a situaciones estresantes nuestros vasos sanguíneos se contraen y nuestro ritmo cardíaco aumenta. Sin embargo, estudios científicos han demostrado que cuando lo ves de una forma diferente, también cambia la respuesta que tiene tu cuerpo ante este estímulo.

Otro estudio llevado a cabo por Matthew Nock de la Universidad de Harvard y Wendy Berry Mendes de la Universidad de California, presentaba un caso en el cual los participantes tenían 3 minutos para preparase y luego hacer una presentación en frente de jueces que eran muy críticos y negativos. Las personas fueron divididas en dos grupos, con la mitad de las personas teniendo historiales médicos que confirmaban que habían sufrido de ansiedad en el pasado.

A uno de los grupos se les ayudaba para que percibieran el estrés como algo bueno, se les decía que su cuerpo los estaba preparando para la acción y que su respiración agitada los ayudaba a tener más oxígeno en sus cerebros. Como resultado, se sentían menos ansiosos y tenían más confianza en sí mismos. Físicamente, sus vasos sanguíneos se mantuvieron relajados y la respuesta de su corazón era parecida a la que se produce cuando el cuerpo experimenta felicidad y valentía.

Nadie es inmune al estrés, pero todo depende de la respuesta que tiene nuestro cuerpo. Percibirlo como el mecanismo para superar un desafío, en vez de verlo como algo que te derrota no sólo es motivacional, sino que también genera un cambio biológico. Literalmente vivirás más y te sentirás mejor.


3. Ven las acciones como un efecto dominó

op2

Sólo se necesita que una pieza se caiga para generar una reacción en cadena. Quienes son exitosos rara vez toman decisiones sin tomar en cuenta lo demás, sino que unen las acciones con los resultados.

Para hacer que su compañía avanzara al siguiente nivel, Paul O’Neill, ex director de la empresa productora de aluminio Alcoa, no se centró en la publicidad o el marketing ni tampoco en la investigación ni el desarrollo. Se centró en la seguridad y en reducir en un 90% los días de licencia que se provocaban por los accidentes laborales. En un año, la compañía llegó a su record de ingresos. Cuando él se retiró, sus ganancias eran 5 veces mayores.

O’Neill comentó: “Sabía que tenía que transformar la compañía. Pero no puedes hacer que la gente cambie. Así que decidí que me iba a centrar en sólo una cosa: Si podía cambiar los hábitos que se tenían con respecto algo, lo podría cambiar a lo largo de toda la compañía.”

A primera vista, estos elementos parecen no estar relacionados: Márgenes de ingresos y seguridad laboral. Pero quienes son exitosos tienen la habilidad de generar relaciones entre cosas que parecen no estar conectadas.

La forma en la que pensamos, usualmente funciona en base a compartimientos. Esto mantiene las cosas ordenadas, lineales y lógicas, pero crea paredes que no nos dejan ver más allá. Las personas exitosas siempre buscan generar conexiones y hacer relaciones. Su pensamiento es holístico y no ven las cosas por partes, sino que lo ven como un todo. Han aprendido a dividir las cosas y luego volver a juntarlas.


4. Preguntan más de lo que responden

stress2

Nuestro ego se paraliza cuando preguntamos algo. El miedo a ser juzgados es algo que no nos permite movernos. En vez de preguntar y aprender algo nuevo, protegemos nuestra imagen y nos quedamos estancados en nuestra falta de conocimiento.

Como dicen, la ignorancia es una bendición. Las personas exitosas no dejan que el temor los detenga y prefieren exponerse al crecimiento que se genera al hacer preguntas.

El simple acto de hacerse preguntas es lo que revolucionó y caracterizó a la corporación Toyota Motor. Los famosos ‘Cinco Porqués’ desarrollados por Sakichi Toyoda se convirtieron en el centro de su sistema de producción. Fue una estrategia simple, pero muy efectiva para llegar al centro de cualquier problema y desde entonces ha sido adoptada por compañías de diversos países.


5. Contribuyen antes de ganar

op3

Va contra la idea capitalista de nuestra cultura que se entregue un servicio sin dar algo a cambio. Sin embargo, hacer lo contrario es una característica distintiva de muchas personas que han logrado ser exitosas.

La Princesa Diana es recordada por esta cualidad. Lady Di impulsaba a los demás a ser amables sin esperar nada a cambio, sabiendo que algún día alguien hará lo mismo por ellos.

El doctor Adam Grant, psicólogo organizacional, estudia los comportamientos sociales en los negocios y el liderazgo. Su libro “Dar y Recibir” presenta la interesante idea de que no necesitas ser implacable para ser exitoso. Además, agrega que técnicas como “hacer favores de cinco minutos” a los demás y conectarse con antiguos conocidos puede generar ganancias a largo plazo en tu carrera.

Grant explicó que los comportamientos sociales tienen un efecto significativo en la profundidad y alcance de nuestras relaciones y “debido a esto terminas teniendo una mayor cantidad de relaciones con diversas personas y posees conexiones más ricas”. De hecho, todos sabemos la importancia y el poder que se genera al crear redes.

Existe un efecto de boomerang paradójico a la hora de centrarse en el éxito y el bienestar de los demás, que genera que nosotros mismos seamos exitosos y estemos bien. Zig Ziglar alguna vez dijo: “Puedes tener todo lo que quieras si tan sólo te preocupas de ayudar a los demás a conseguir lo que quieren”. Significa sembrar la motivación en el campo del vecino en vez de en el propio.


6. Hacen tiempo para hacer nada

stress3

David Bly explicó alguna vez: “Buscar el éxito sin trabajar duro es como intentar cosechar algo que no has plantado”. Sin embargo, éste usualmente se vuelve un trabajo agitado y se convierte en algo que estamos haciendo 24 horas al día, 7 días a la semana.

Algunas de las personas que son más productivas suelen tener hábitos que son todo lo contrario. Su agitado horario incluye tiempo para hacer absolutamente nada. Por supuesto, estos momentos en en realidad están muy lejos de ser realmente nada. Aunque no producen físicamente, les permite reflexionar, juntar ideas y dejar todo marinando para luego producir cosas nuevas.

Los expertos en creatividad y los psicólogos lo llaman “período de incubación”. La creatividad suele definirse como la síntesis de información desordenada. Conscientemente sólo podemos comprender una fracción de las cosas a las que nuestro cerebro está expuesto. El profesor Timothy Wilson destacó el poder que tiene nuestro inconsciente en su libro llamado “Somos unos desconocidos para nosotros mismos“. Nuestra mente consciente procesa aproximadamente 40 bits de información por segundo, mientras que nuestro inconsciente procesa 11 millones de bits de información cada segundo. La incubación hace posible que asimilemos la información y que el consciente e inconsciente se puedan relacionar.

Por eso, las personas exitosas salen a caminar, almuerzan solos o se sientan en un parque. Era algo que le funcionaba bien a Einsten: “Aunque tengo una rutina establecida de trabajo, me doy el tiempo para salir a caminar por la playa para poder escuchar mis pensamientos. Si mi trabajo no va bien, me pongo a descansar en medio de mi día laboral y miro el techo mientras escucho y visualizo lo que está en mi imaginación”.


7. Valoran más las experiencias que los objetos

op4

Hay muy pocos objetos a los que les podríamos poner la etiqueta de “invaluable”, pero hay muchas experiencias que podríamos catalogar de esta manera. Tu ética laboral vivirá mucho más tiempo que el auto que te compraste, tu casa nueva necesitará arreglos pero el talento que tienes será lo que genere dinero para pagar todas las renovaciones.

Las cosas materiales que ganamos siempre son el producto de quienes somos intelectual, emocional, mental y espiritualmente. No se trata de lo que consigues, sino de en quien te conviertes.

Las personas exitosas y felices valoran más las experiencias que los objetos. El individuo en el que nos convertiremos será mucho más valorable, no sólo para nosotros mismos, sino que también para quienes nos rodean y es algo que los objetos no pueden generar.

Visto en Business Insider.

Síguenos en Facebook