7 hábitos de los emprendedores de startups notablemente exitosos

getty_461555409_9706689704500123_49758
Síguenos en Facebook

No todos los emprendedores exitosos son iguales entre sí, pero en ciertos aspectos cruciales se parecen bastante.

Superficialmente, los empresarios exitosos parecen tener lo mismo que todas las otras personas. Pero si miras de cerca, verás que en algunas formas son muy, muy distintos, y también lo es la forma en que empiezan y manejan sus negocios.

1. Siempre prefieren actuar antes de pensar.

two-phones

Tener un plan detallado es algo bueno, pero cosas suceden, y la mayoría de los emprendedores no pasan de los primeros tres prototipos antes de hacerlos realidad.

Dedica algo de tiempo planificando y mucho más tiempo haciendo. Si no estás seguro, haz algo, y luego reacciona de forma apropiada. Es fácil ponderar, evaluar, y analizar, y quedar fuera del negocio por no actuar.


2. Ven al dinero como la raíz de todo fracaso.

Una aventura de capital intensivo puede requerir sumas significativas. Pero la mayoría de los negocios requieren pocos fondos para comenzar. Y a menudo el capital limitado es una bendición encubierta; un amigo asiduo a las empresas de capital cree firmemente que hay una relación proporcionalmente inversa entre el nivel de fondos y el éxito a largo plazo de los startups. El apretarse el cinturón enseña lecciones que cuentas bancarias abundantes no pueden enseñar.

Es fácil alcanzar el éxito a corto plazo cuando tienes dinero de sobra. Sin tanto dinero, tendrás que solucionar problemas y buscar beneficios de ellos en vez de simplemente arreglarlos con dinero.


3. Solo hacen gastos en lo que tiene que ver con los clientes.

clients-2-to-image

¿Dejar un cargo corporativo para comenzar un startup con el supuesto de que tus comodidades deberían seguir siendo las mimas? Lo siento.

Antes de gastar debes preguntarte siempre “¿Se relaciona esto con el cliente?” Si no lo hace, no lo compres. Si eres un abogado, tu oficina refuerza tu profesionalismo; si manejas un negocio de retail, ningún cliente debería saber que tu oficina si quiera existe.

Gasta el dinero que tengas en lo que marque una diferencia real para tus clientes. Mientras más les des lo que quieren, más tendrás lo que tú quieres. (Y así todos ganan.)

Recuerda que el éxito nunca se define por una oficina elegante y comodidades; el éxito se define por las ganancias.


4. Nunca sacrifican la ubicación.

Ejemplo clásico: restaurantes. Con poco dinero, el encargado elige una ubicación económica (lo que significa terrible) con la esperanza de que la buena comida y servicio impecable hará de este lugar un destino para cenar. Y típicamente, solo serán los acreedores quienes verán al restaurante como un destino.

Si realmente no tienes competencia –lo que en realidad casi nunca es el caso– y existe un mercado, quizás los clientes llegarán a ti. De otra forma, no lo harán.


5. Usan la mayor parte de su tiempo persiguiendo lo que de hecho pueden atrapar.

image_clients_01_LP

Casi todo startup sueña con encontrar un gran cliente que les permita iniciar sus actividades, pero esos son difíciles de atrapar. Concéntrate en los prospectos con quienes tengas más posibilidades de tener éxito.

Después tendrás tiempo de nivelar tu base de clientes – y lo que has aprendido en el camino – para perseguir mayores apuestas.


6. No ven el ganar un sueldo como un derecho.

Sin importar que tan duro trabajes, nadie tiene por qué comprar lo que vendes. Lo que es “justo” se aplica a cómo te manejes con los clientes, proveedores, vendedores, etc. La justicia no se aplica a si mereces tener éxito o no.

Si te encuentras pensando “Simplemente no es justo. Yo debería poder ganarme la vida haciendo esto,” detente.

Tú debes ganarte el derecho a generar ganancias.

Nadie es responsable de asegurarte que puedas ganarte la vida – excepto tu mismo.


7. No hacen nada que no genere ganancias.

clients-a42d12d96391eb9e97061a934f29c571

Todo lo que hagas debería generar ingresos. Deja de crear hojas de datos esotéricas. Deja de imprimir reportes elegantes que solo tú revisarás. Deja de pasar tiempo en la cancha de golf esperando que el hacer contactos terminará atrayendo clientes. Minimiza las tareas administrativas y enfoca tus esfuerzos en generar ganancias.

Claro, puedes hacer lo que amas y el dinero lo seguirá, pero solo si lo que amas es generar ingresos. Si no lo estás haciendo, por lo menos por ahora, déjalo de lado.

Visto en Inc.

Síguenos en Facebook