7 riesgos que todo emprendedor debe correr

20141007125445
Síguenos en Facebook

El tomar riesgos es casi sinónimo de iniciativa empresarial o emprendimiento. Para iniciar y apoyar tu propio negocio, tendrás que poner tu carrera, finanzas personales e incluso tu salud mental en juego.

Para la mayoría, la posibilidad de tomar sus propias decisiones y estar a cargo de su propio destino vale la pena. Pero si vas a tener éxito siendo empresario, tienes que estar preparado para los riesgos y desafíos que vienen con ello.

Los siguientes son siete riesgos que todo empresario debe tomar, desde la concepción hasta su desarrollo:Principio del formulario

1. Abandonar tu sueldo fijo.

4326186183_605559723b

Antes de aventurarte en el mundo de los negocios, primero tendrás que decirle adiós a tu trabajo actual, y en algunos casos, a tu carrera. Algunas personas tienen la suerte de contar con un plan b, una opción para reanudar sus carreras en caso de que las cosas no funcionen bien en sus negocios independientes.

Pero para la mayoría de los empresarios que apenas están empezando, esta decisión es muy arriesgada. No hay ninguna garantía de sus ingresos personales, sobre todo en los primeros meses y años de existencia de su empresa, y probablemente estará demasiado ocupado para asegurar o mantener una línea alternativa de ingresos.


2. Sacrificar tu capital personal.

Algunos empresarios son capaces de iniciar sus empresas únicamente con financiación externa. Esto generalmente significa un conjunto de contribuciones por parte de inversores angelicales, subvenciones del gobierno y préstamos, además de lo recaudado en campañas de financiación masiva (recaudación de fondos). Sin embargo, muchos empresarios tienen que acudir a sus propias cuentas bancarias y cuentas de ahorro personal para hacer que las cosas empiecen a funcionar.

Puede que no necesites liquidar por completo tus ahorros, pero tendrás que invertir al menos un poco de tu dinero personal – y eso significa abandonar, o por lo menos disminuir, tu red de seguridad.


3. Basarte en el flujo de caja.

linkedin

Incluso si tienes una línea de crédito, asegurar el flujo regular de caja es difícil y estresante. Puedes posicionarte para un año rentable, pero seguir luchando con las necesidades del día a día, si tu ingreso no coincide o excede tus costos a medida del tiempo.

Las cuentas pueden sumarse rápidamente, y si no tienes suficientes ingresos para apoyar tu flujo de caja saliente, podrías quedarte sin dinero para cheques o ser forzado a usar tus fondos de emergencia. Prepárate para enfrentarlo a diario, o al menos semanalmente.


4. Estimar el interés popular.

Sin importar cuántas investigaciones hagas o cuántas pruebas completes, nunca serás capaz de estimar el interés popular por tu negocio con precisión. La gente es algo impredecible, lo que es un gran impedimento para tus tan soñados planes.

Incluso cuando todas las investigaciones parecen estar a tu favor, hay una posibilidad de que estés sobreestimando el interés por tu empresa, y si tus proyecciones están sobre la mesa, todo tu modelo financiero podría implosionar.


5. Confiar en un empleado clave.

executive

Cuando apenas estás empezando un negocio, no tienes un equipo completo de empleados que trabajen para ti. Pero si es probable que tengas un pequeño grupo de personas, muy unido, que trabajan incansablemente en un esfuerzo para que las cosas marchen. Vas a tener que poner una cantidad abrumadora de confianza en ellos, sobre todo si tienen habilidades especiales difíciles de encontrar y están dispuestos a empezar a trabajar con un salario más bajo que el estandarizado por la industria.

Por ejemplo, si contratas a un desarrollador líder con experiencia, para que trabaje en tu producto por el transcurso de unos meses, tendrás que confiar absolutamente en su capacidad para terminar el trabajo a tiempo. De lo contrario, tu línea de tiempo (y tu producto) podrían verse fatalmente comprometidos.


6. Apostarle a una fecha límite crucial.

Las empresas nuevas, por naturaleza, son forzadas a plazos estrictos para el lanzamiento de sus productos y metas. Sus finanzas son frágiles, y sus inversionistas están ansiosos por empezar a ver las ruedas girando. Como resultado, la mayoría de los empresarios se ven obligados a plantearse varias metas dependientes de un puñado de plazos, y esos plazos se van volviendo absolutamente críticos.

Prepárate para desvelarte en las noches preocupándote por tus capacidades para arrasar con esos plazos, e ir pensando en las consecuencias de no ser capaz.


7. Sacrificar tu tiempo personal (y salud).

Woman-working-late-at-night

El empresarismo le cobra peaje a una persona promedio. Pasarás incontables horas trabajando para que tu empresa sea exitosa, y las demás horas restantes preocupándote por lo que has y no has hecho hasta el momento. Vas a perder tiempo de sueño, vas a perder tiempo para ti, y experimentarás mucho más estrés que de costumbre.

Las recompensas de las iniciativas empresariales con frecuencia superan estos riesgos personales, pero tienes que estar preparado para vivir este estilo de vida.

Los riesgos no deberían alejarte de tus ganas de alcanzar el emprendimiento. En cambio, velos por lo que son: obstáculos necesarios en un camino mejor. No hay manera de evitar los riesgos que enfrentarás como empresario, pero al reconocerlos, puedes prepararte y mitigarlos.

Visto en Entrepreneur.

Síguenos en Facebook