7 secretos simples de las mejores presentaciones 

portadapresentacion
Síguenos en Facebook

La mayoría de nosotros siempre quiere hacer una presentación memorable que tus clientes y compañeros de trabajo disfruten y recuerden. Para lograr esto, te dejamos a continuación el artículo de Geoffrey James:

He escrito sobre presentaciones muchas veces, pero nunca he entregado las verdades centrales que transforman a una presentación promedio en una triunfal. Son las siguientes:

1. Nunca des sermones

1es

Cuando estás en tu casa, los sermones son la consecuencia de que tus padres te atrapen comportándote mal (¡Que aburrido!). En la universidad, un sermón es lo que sucede cuando tienes un profesor desanimado (¡Realmente aburrido!). En los negocios, un sermón es lo que ocurre cuando quien presenta usa las diapositivas como block de notas (¡Aburrido hasta morir!). Por lo tanto, nunca obligues a las personas a escucharte mientras lees tus diapositivas.


2. Apela a la emoción

El propósito de una presentación de negocios es el tomar a los miembros de la audiencia desde su estado emocional actual (por lo general, este es escéptico o desinteresado) al estado en el cual tomarán una decisión favorable (uno esperaría que estén interesados y listos para tomar cartas en el asunto). Por lo tanto, estructura tu presentación a través de una serie de emociones en vez de a través de una serie de hechos.

Ejemplo 1:

1. Temerosos: Llama su atención a un problema.

2. Aliviados: Hay una solución para ese problema.

3. Confiados: Creen que tú y tu empresa tienen credibilidad.

4. Convencidos: Están listos para actuar.

Ejemplo 2:

1. Impresionados: Llama su atención con algo que no sepan.

2. Curiosos: Ven el por qué tu idea es interesante.

3. Inspirados: Ven el por qué tu idea es revolucionaria.

4. Activados: Ahora ya no pueden esperar a ser parte de tu negocio.


3. Cuenta historias

2es

Las grandes presentaciones son siempre una colección de relatos. Una historia puede ser algo tan corto como una explicación de cómo llegaste a una estadística en particular o una anécdota de negocios de cinco minutos. Siempre y cuando sean relevantes y concisas, estos relatos crearán la respuesta emocional que buscas.


4. Usa señalizaciones

En los viajes del mundo real, las señalizaciones te guían hacia tu destino (“Santiago a 10 kilómetros”) o te avisan que ya llegaste (“¡Bienvenidos a Santiago!”). En las presentaciones de negocios, las señalizaciones son diapositivas que contienen hechos, gráficos o cuadros, que apuntan hacia donde quieres llevar a tu audiencia o que les dice cuando ya han llegado ahí.


5. Mantenla simple

3es

Las personas prestan atención a las historias que son relevantes, así que refuerza tus relatos y señalizaciones con hechos fáciles de entender y pertinentes que sean cuantificables, verificables, recordables y dramáticos. Las personas también cierran sus cerebros cuando se ven enfrentados a complejidades, así que nunca pongas una diapositiva o un video que no sean fáciles de comprender.


6. Hazla personal

Escoge a un miembro de la audiencia y háblale directamente. Pretende que todos los demás están oyendo por casualidad, como en una fiesta. Cada vez que te muevas a otro segmento de la presentación, cambia tu foco a una nueva persona. Esto hace que cada individuo en la audiencia sienta como si estuvieras hablándole a él o ella personalmente, incluso si solo seleccionas a unas pocas.


7. Usa la regla de 20/20

4es

Haz que tu presentación dure 20 minutos o menos y ensáyala 20 veces o más.

Visto en INC.

Síguenos en Facebook