9 creencias de las personas notablemente exitosas

success
Síguenos en Facebook

Descubre cómo piensan y por qué funciona.

No sé la razón exacta, pero conozco un buen número de personas notablemente exitosas. Sin importar su industria o profesión, todos comparten las mismas perspectivas y creencias. Y por supuesto, actúan en torno a ellas:

1. El tiempo no me agota. Yo decido cómo agotar el tiempo

woman-working-in-the-office

Las fechas límites establecen parámetros pero, típicamente, no de una buena forma. La persona promedio a quien se le dan dos semanas para completar una tarea la hará según el tiempo que tiene. Logrando, inconscientemente, que el trabajo tarde dos semanas en llevarse a cabo.

Olvídate de las fechas límite, por lo menos como una forma de controlar lo que haces. Las tareas sólo deberían tomarte el tiempo que sea absolutamente necesario. Haz todo tan rápido y efectivamente como puedas. Luego, usa tu tiempo “libre” para hacer otras cosas de la misma forma rápida y efectiva.

Las personas promedio permiten que el tiempo se imponga sobre ellos; las personas notables se imponen a sí mismos sobre el tiempo.


2. Las personas que me rodean son las personas que yo elijo

5_Secrets_of_Becoming_a_Successful_Entrepreneur

Algunos de tus empleados te vuelven loco. Algunos de tus clientes son muy molestos. Algunos de tus amigos son idiotas egoístas y ególatras.

Tú los eliges. Si las personas que te rodean te hacen ser infeliz, no es su culpa: es tuya. Están en tu vida personal o profesional porque tú los atrajiste y les permitiste quedarse ahí. Piensa sobre el tipo de personas con el que quieres trabajar. Piensa sobre el tipo de clientes a los cuales disfrutarías de atender. Piensa sobre los amigos que quieres tener. Luego cambia la forma en que haces las cosas para empezar a atraer a ese tipo de personas. Las personas trabajadoras quieren desarrollarse con otras personas parecidas a ellos. Las personas amables se asocian con otras personas amables. Los empleados notables quieren trabajar para jefes notables.

Así, las personas exitosas se sienten naturalmente atraídas hacia otras personas exitosas.


3. No he hecho lo suficiente

78052915

Las cosas que se hicieron, ya están en tiempo pasado. Las cosas se hacen, día a día. La única medida real de tu valor es la contribución tangible que hagas a diario.

Sin importar lo que hayas hecho o logrado en el pasado, nunca eres demasiado bueno como para arremangarte la camisa, esforzarte y hacer el trabajo sucio. Ningún trabajo es demasiado pequeño y ninguna tarea es demasiado fácil o aburrida.

Las personas notablemente exitosas nunca se sienten con el derecho a algo, salvo a los frutos de su trabajo.


4. La experiencia es irrelevante. Los logros lo son todo

Successful-Person

Has trabajado durante “10 años en el negocio de diseño de páginas web”. Permíteme detenerte ahí. No me importa cuánto tiempo has estado haciendo lo que haces. Los años de servicio no indican nada… podrías ser, de todas formas, el peor programador del mundo.

Me importa lo que has logrado: cuántos sitios has creado, cuántos sistemas “back-end” has instalado, cuantas aplicaciones específicas para clientes has desarrollado (y qué tipo de aplicación)… todo lo que importa es lo que has hecho.

Las personas exitosas no necesitan describirse a sí mismos usando adjetivos hiperbólicos como apasionados, innovadores, motivados, etc. Sólo pueden describir, esperemos que de una forma humilde, lo que han hecho.


5. El fracaso es algo que yo alcanzo; no algo que simplemente me sucede

Successful-People-Character-Traits

Pregúntale a las personas por qué han sido exitosas. Sus respuestas estarán llenas de pronombres personales: muchos “yo” y ocasionalmente de “nosotros”.

Pregúntales por qué han fracasado. Muchos volverán a la infancia y se distanciarán a sí mismos del problema, como los niños que dicen “Mi juguete se rompió…” en vez de decir “Rompí mi juguete”. Dirán que la economía sufrió un golpe. Dirán que el mercado no estaba listo, que los proveedores no pudieron seguirle el ritmo o que la responsabilidad fue de alguien más. Ese tipo de forma de ver la vida, lo único que logrará es que al distanciarte del fracaso, no puedas aprender de éste.

Ocasionalmente algo que se escapa completamente de tu control causará que falles. Pero la mayoría del tiempo tú eres el responsable. Y eso está bien. Todas las personas exitosas han fracasado. Muchas veces. La mayoría de ellos ha fracasado más veces que tú. Y es por eso que hoy son exitosos.

Acepta cada fracaso: Aprópiate de él, aprende de él y asume completa responsabilidad de asegurarte que la próxima vez las cosas resultarán de una forma diferente.


6. Los voluntarios siempre ganan

how-to-be-successful

Cada vez que levantas tu mano, las personas terminan pidiéndote que hagas más. Y eso es genial. El hacer más es una oportunidad: para aprender, para impresionar, para ganar habilidades, para construir nuevas relaciones. Para hacer algo más que lo que de otra forma habrías sido capaz de hacer.

El éxito se basa en acciones. Mientras más te ofreces como voluntario, más puedes actuar.

Las personas exitosas dan un paso hacia adelante para crear oportunidades. Las personas notablemente exitosas corren para dar ese paso hacia adelante.


7. Mientras me paguen bien, no hay problemas

success-in-life

El especializarse es algo bueno. El concentrarse también. El encontrar un nicho también lo es. El generar ingresos es genial.

Cualquier cosa por la que un cliente te pague un precio razonable es algo que deberías hacer (siempre y cuando se ético, moral y legal).

¿Tus clientes te piden que hagas una entrega fuera de tu territorio normal? Si pueden pagarte por ello, bien. ¿Quieren que incluyas servicios que generalmente no incluyes? Si te pagarán por ello, bien. ¿El cliente quiere que hagas algo de trabajo un poco físico cuando tú eres parte de una tienda de alta tecnología? Cierra la tienda, ve hacia el cliente, haz el trabajo y recibe tu pago.

Sólo haz lo que tú quieras hacer y podrás construir un negocio bueno. Pero si estás dispuesto a hacer lo que los clientes quieren que hagas, podrás construir un negocio exitoso. Si estás dispuesto a hacer incluso más, podrás construir un negocio notablemente exitoso.

Y hablando de los clientes…


8. Las personas que me pagan siempre tienen el derecho de decirme que hacer

green-office-2-537x358

No seas pretencioso ni tengas esa necesidad de expresar tu individualidad cuando estés con tus clientes. Puedes ser así en tu propio tiempo.

Las personas que te pagan, ya sean los clientes o empleadores, se ganan el derecho de dictarte qué debes hacer y cómo debes hacerlo, a veces incluso hasta los detalles más mínimos. En vez de quejarte, trabaja para alinear lo que te gusta hacer con lo que las personas que te pagan quieren que hagas.

Entonces conviertes problemas como el control y micro-administración en cosas que no son problemas.


9.”Un poco más allá” es un territorio muy vasto y deshabitado

05ab0d4

Todos dicen que se esforzarían e irían un poco más allá. Pero casi nadie lo hace. La mayoría de las personas que avanzan en esa dirección piensan: “Espera… no hay nadie más aquí… ¿por qué estoy haciendo esto?” Y se regresan llenos de dudas. Es por eso que “un poco más allá” es un lugar tan solitario. Pero es por eso también, que es un lugar tan lleno de oportunidades.

Llega temprano, ándate tarde. Haz unas llamadas extras. Envía correos adicionales. Investiga un poco más. No esperes a que te pregunten: ofrece. No le digas a los empleados que hacer: muéstrales que hacer y trabaja junto a ellos. Cada vez que haces algo, piensa en algo más que puedas hacer. Especialmente si las otras personas no están haciendo eso.

Claro, es trabajo duro. Pero eso es lo que te hace ser diferente. Y con el tiempo, eso es lo que te hará ser notablemente exitoso.

Visto en Inc.

Síguenos en Facebook