9 decisiones instintivas de las que siempre te arrepentirás

flowers_33432
Síguenos en Facebook

La perspectiva es una cosa divertida. Mira hacia adelante y el camino parece incierto, el futuro impredecible. Mira hacia atrás y todos los puntos parecerán conectarse.

Excepto, por supuesto, los puntos que marcan las opciones que no realizaste y los riesgos a los que no tomaste

Aquí hay nueve decisiones que algún día te arrepentirás de haber hecho:

1. Elegir el dolor del arrepentimiento en vez del dolor de la disciplina

Regret-in-your-20s-is-a-good-thing

Los peores palabras que puedes decir son: “Si tan solo tuviera…”

Piensa en todas las cosas que has querido hacer, pero nunca has hecho. ¿Qué hiciste usted en su lugar? Si eres como yo, no te podrás acordar. Todo ese tiempo se fue, y lo que sea que hice, ni siquiera vale la pena recordar. Piensa en algo que has soñado hacer hace cinco o diez años, pero no funcionó hacerlo -y piensa lo bueno que serías hoy en esa cosa si lo hubieras hecho. Piensa en todo el tiempo que perdiste y que nunca puede volver.

Entonces, hoy, empieza a empujarte a ti mismo a hacer lo que esperamos hacer, aquello en lo que, cinco o diez años a partir de ahora, no vas a mirar hacia atrás arrepintiéndote.

Sin duda, el trabajo es duro.Sin duda, el trabajo es doloroso.Pero es mucho menos doloroso que pensar en lo que nunca será.


2. La elección de no ser valiente

Ser valiente no significa que no tengas miedo -de hecho, es lo opuesto en realidad. El coraje sin pensamiento o significado es simplemente imprudencia. No es que las personas valientes no tengan miedo; simplemente han encontrado algo que es más importante para ellos que el miedo.

Digamos que tienes miedo de iniciar un negocio. Encuentra una razón para que eso signifique más: crear un futuro mejor para tu familia, o tener ganas de hacer una diferencia real, o la esperanza de una vida más gratificante y satisfactoria.

Una vez que encuentres un mayor significado, también encontrarás el coraje. Ve el miedo no como algo que te disminuye, sino que como algo que hay que superar -porque eso es todo lo que es.


3. La elección de no decir: “lo haré “

CROSSING-THE-FINISH-LINE

Una vez un jefe me dio una tarea que pensé que era imposible. Yo dije: “Está bien. Voy a tratar.”

Me dijo que tratando no importaba -siempre y cuando no renunciará y lo terminara. Tratando no lo lograría. La persistencia era todo lo que importaba.

Muchas veces decimos: “Lo intentaré”, porque eso nos da una salida. Nuestro ego no está en la línea. Nuestra identidad no está en la línea. Después de todo, sólo estamos “tratando”.

Una vez que decimos: “Lo haré”, nuestra perspectiva cambia. Lo que antes parecía insalvable, ya no es una cuestión de suerte o azar, sino de tiempo, esfuerzo y persistencia.

Cuando lo que quieres hacer realmente importa, no digas, “Voy a tratar.”Di, “Lo haré”, y luego mantén esa promesa a ti mismo.


4. La elección de no tomar un montón de intentos

Nunca se puede crear el plan de negocio perfecto, nunca se puede encontrar los socios perfectos o el mercado perfecto, o la ubicación perfecta, pero puedes encontrar el momento perfecto para empezar -ya que el tiempo es ahora .

El talento, la experiencia y las conexiones son importantes, pero pon todo eso en suficientes cosas nuevas, y algunas funcionarán.

Además, después de tomar suficientes intentos, con el tiempo te vas a hacer más hábil, vas a tener más experiencia y vas a estar más conectado. Y eso va a significar un porcentaje aún mayor de tus esfuerzos que tendrán éxito. Haz muchos intentos, y aprende de cada experiencia. Con el tiempo tendrás todas las habilidades, conocimientos y conexiones que necesitas.

En última instancia, el éxito es un juego de números; es todo acerca de hacer un intento, una y otra y otra vez. Mientras más intentos hagas, más veces  tendrás éxito. Así que llévate el poder de los números a tu lado y haz tantos intentos como puedas.

No hay ninguna garantía de éxito, pero cuando no haces ningún intento en absoluto, puedes tener la garantía de que siempre vas a fracasar.


5. La elección de no moverse

lazy-day-main

La familiaridad crea comodidad. Pero la comodidad es a menudo el enemigo de la mejora.

Si tienes una gran oportunidad y lo único que te detiene es la idea de mudanza, movimiento. Si quieres estar cerca de la familia o amigos y lo único que te detiene es la idea de mudarte, muévete. Si quieres estar más cerca de las personas que piensan, sienten y actúan como tú, muévete.

Pronto encontrarás nuevos lugares frescos para pasar el rato. Pronto desarrollarás nuevas rutinas. Pronto harás nuevos amigos. Cuando el temor de moverte es lo único que te detiene, muévete. Conocerás a gente nueva, harás nuevas cosas frescas, y obtendrás una nueva perspectiva de tu vida.

Además: Thomas Wolfe estaba equivocado. Si no funciona, puedes ir a casa de nuevo.


6. La elección de no dejar ir

La amargura, el resentimiento y los celos son como tomar veneno y esperar que la otra persona muera. Eres el único que pierde.

La vida es demasiado corta como para resentir a todas las personas que pueden haberte hecho daño. Deja que los resentimientos se vayan.

Luego pasa la energía que ahorras, acariciando a las personas que te quieren.


7. La elección de no pedir disculpas

abrazop

Todos cometemos errores, así que todos tenemos cosas por las que hay que pedir disculpas, como por: palabras, acciones, omisiones, o no estar ahí cuando nos necesitan…

Trágate tu miedo -o el orgullo- y di que lo sientes. Entonces ayudarás a la otra persona soltar su resentimiento o amargura. Ahora los dos podrán hacer el más fresco de los comienzos, más temprano que tarde -en lugar de nunca.


8. La elección de no abandonar tus planes de seguridad

Los planes de seguridad pueden ayudar a dormir más fácil por la noche.

Los planes de seguridad también pueden crear una salida fácil cuando los tiempos se ponen difíciles.

Vas a trabajar mucho más duro y más tiempo si tu plan primario tiene que funcionar porque no existe otra opción. El compromiso total -sin una red de seguridad- te llevará a trabajar más duro de lo que nunca imaginaste.

Entonces, si de alguna manera lo peor sucede (aunque lo “peor” nunca es tan malo como piensas), confía en que vas a encontrar una manera de recuperarte.

Siempre que sigas trabajando duro y sigas aprendiendo de tus errores, siempre lo lograrás.


9. La elección de ser demasiado orgulloso

The-Colors-of-Pride,-Proud-Peacock

No seas demasiado orgulloso para admitir que cometiste un error. Para tener grandes sueños. Para burlarte de ti mismo. Para pedir ayuda a otras personas.

Para fallar.

Y para levantarte, quitarte el polvo, y empezar de nuevo.

En su lugar, siente orgullo por el hecho de que no importa lo que pueda pasar, siempre que te levantes para empezar de nuevo. De esa manera, nunca vas a perder -y tus sueños nunca, nunca, podrán morir.

Visto en Inc.

Síguenos en Facebook