Cómo convertir una pequeña charla en una conversación inteligente

portada
Síguenos en Facebook

Consejos de  y un periodista y un comediante, sobre el arte de pasar de una pequeña charla a grandes ideas:

Imagina casi cualquier situación en la que dos o más personas son reunidas: la recepción de una boda, una entrevista de trabajo, dos policías fuera de servicio pasando el tiempo en un jacuzzi ¿Qué tienen en común estas situaciones? Casi todas ellas involucran a personas tratando de hablar unas con otras. Pero en estos mismos momentos donde una conversación debiese mejorar el encuentro, a menudo fallamos. No podemos pensar en algo que decir.

O peor, hacemos un trabajo mediocre al conversar. Nos tambaleamos a través de nuestros mundos románticos, profesionales y sociales, con la simple meta de no chocar, nunca considerando que quizás podríamos elevarnos. Volvemos a casa sudorosos e hinchados, y comemos pastel de cumpleaños en la ducha.

Nosotros en la sede de Sobre qué hablar nos proponemos cambiar esto. Más abajo, dejamos algunos consejos para introvertidos (y todos los demás) sobre cómo convertir pequeñas charlas en grandes ideas en la próxima situación que tengas con una obligación social que involucre a extraños:

Pregunta por historias, no por respuestas

RandomGuests@Table

Una forma de ir más allá de las pequeñas charlas es hacer preguntas abiertas, apuntar a cosas que inviten a las personas a contar historias, más que a dar respuestas directas de una sola palabra.

En vez de…
“¿Cómo estás?”
“¿Cómo estuvo tu día?”
“¿De dónde eres?”
“¿Qué haces?”
“¿Qué tipo de trabajo tienes?”
“¿Cuál es tu nombre?”
“¿Cómo estuvo tu fin de semana?”
“¿Qué tal?”
“¿Te gustaría algo de vino?”
“¿Hace cuánto tiempo vives aquí?”

Intenta con…
“¿Cuál es tu historia?”
“¿Qué hiciste hoy?”
“¿Cuál es la cosa más extraña sobre el lugar en el que creciste?”
“¿Qué es lo más interesante que te pasó hoy en al trabajo?”
“¿Cómo terminaste en ese tipo de trabajo?”
“¿Qué significa tu nombre? ¿Qué te gustaría que significase?”
“¿Qué fue lo mejor de tu fin de semana?”
“¿Qué estás esperando con ansias esta semana?”
“¿Quién crees que es la persona más afortunada en esta habitación?”
“¿A qué te recuerda esta casa?”
“Si pudieses teletransportarte al pestañear ¿Hacia dónde irías ahora?”


Rompe el espejo

SmallTalk_019

Cuando una pequeña charla se estanca, a menudo es debido a un fenómeno llamado “duplicación”, la cual actúa como un espejo. En nuestros intentos por ser educados, con frecuencia respondemos a las preguntas de la gente directamente, repitiendo sus observaciones o simplemente mostrándonos de acuerdo con cualquier cosa que estos digan.

Ejemplo de espejo:
James: ¡Es un hermoso día!
John: Sí, ¡Es un hermoso día!

¿Ves? Al duplicar el lenguaje y la opinión de James, John ha seguido la norma social, pero también ha paralizado la discusión y perdido un momento de diversión. En vez, John necesita practicar el arte de interrumpir y llevar el diálogo hacia adelante:

Ejemplo de no espejo:
James: ¡Es un hermoso día!
John: Dicen que el clima estaba así el día en que los japoneses bombardearon Pearl Harbor. Si eso realmente sucedió.

¿Ves? ¡Ahora James y John están hablando! Sé provocativo. Lo absurdo está subestimado.


Salta por encima de la respuesta esperada

SmallTalk_001

Una manera aún mejor de romper una conversación aburrida es saltando sobre la respuesta esperada e ir a algún lugar del siguiente nivel:

En vez de…
Ron: ¿Cómo estuvo tu vuelo?
Carlos: ¡Mi vuelo estuvo bien!

Beverly: Hace calor hoy.
Gino: Sí, definitivamente hace calor.

Riz: ¿Qué tal?
Keil: Hey, ¿Qué tal?

Intenta con…
Ron: ¿Cómo estuvo tu vuelo?
Carlos: Estaría más intrigado por una aerolínea donde el precio de tu ticket estuviera basado en tu peso corporal y coeficiente intelectual.

Beverly: Hace calor hoy.
Gino: En esta dimensión, sí.

Riz: ¿Qué tal?
Keil: Lavar tu pollo simplemente hace que se esparzan las bacterias por todos lados.

Anda, sé atrevido ¡Pon de cabeza las conversaciones de mesa! ¡Convierte pequeñas charlas en grandes ideas en la próxima recepción de boda que estés forzado a asistir! Nunca se sabe que ideas valdrá la pena difundir después.

Visto en Ideas TED.

Síguenos en Facebook