Cómo elegir a tu cofundador

Bill Gates y Paul Allen.
Síguenos en Facebook

El matrimonio es difícil, ya que escoges a una pareja a la que -en teoría- debes amar toda tu vida. Lo mismo se puede aplicar al elegir a un cofundador para tu empresa. Es una relación que podría durar años, por lo que tienen que aguantarse y respetarse mutuamente. El CEO y cofundador del portal de inversores AngelListNaval Ravikant, cuenta en su blog que elegir a esta persona es la decisión más importante de tu negocio, incluso más relevante que tu producto, mercado e inversionistas, acá te dejamos sus consejos rescatados por VentureHacks para elegir al mejor:

El equipo fundador ideal es uno de dos individuos que hayan trabajado juntos, que se tengan mutuo respeto, y sean de una edad y estado financiero similar. Uno es bueno en la creación del producto y el otro en su venta.

1. El poder de dos

Stephen Wozniak y Steve Jobs.

Dos es el número mágico, evita el problema del trío. Piensa en Jobs y Wozniak, Allen y Gates, Ellison y Lane, Hewlett y Packard, Larry y Sergei, Yang y Filo, Omidyar y Skoll.

Las compañías con un solo fundador pueden funcionar contra todas las expectativas (¡Hola Mark Zuckerberg!). Y también aquellas de tres fundadores (¡Hola a ustedes también, @biz, @ev y @jack!), donde las políticas pueden volverse difíciles -alianzas para votar, luchas por la presidencia, etc.- pero son controlables. Cuatro da una configuración sumamente inestable y cinco es simplemente…no. Cuando compañías de 4 a 5 fundadores funcionan, es porque dos fundadores son los que dominan. Las empresas de a dos funcionan debido a que es posible alcanzar la unanimidad, no hay políticas fundadoras, los intereses pueden alinearse fácilmente y las apuestas son altas luego del financiamiento.


2. Alguien con quien ya tienes historia

No te casarías con alguien a quien acabas de conocer, así que compórtate como la mayoría de la población occidental y ten citas primero. Pasen por una situación difícil.


3. Uno construye, el otro vende

Paul Allen y Bill Gates.

Los mejores construyendo pueden armar el prototipo y quizás desarrollar el producto entero de principio a fin. Los mejores vendiendo pueden captar clientes, socios, inversionistas y empleados.
El que vende no tiene que ser un “tipo de negocios” propiamente tal. Puede ser técnico, pero debe ser capaz de utilizar las herramientas de la influencia. Bill Gates y Steve Jobs no son “vendedores,” pero saben cómo lograrlo.


4. Motivaciones alineadas

No funcionará si un fundador quiere crear un producto genial, otro busca hacer dinero y el tercero sólo quiere ser famoso.

Pon mucha atención, ya que las motivaciones reales se revelan, no se declaran.


5. Inteligencia, energía e integridad

No es el niño que creció en la casa de al lado. No es la persona que más te agrade. No es el hacker que esté dispuesto a trabajar de forma gratuita.

Es alguien con altísimos niveles de inteligencia, energía e integridad. Tú necesitarás estos tres elementos y una historia común, para evaluar a tu co-fundador.


6. No te conformes

Si no se siente bien, sigue buscando. Si estás llegando a un acuerdo, sigue buscando. El ADN de una compañía es definido por los fundadores y su cultura es una extensión de sus personalidades.


7. Elige tipos “buenos”

guy-with-healthy-smile

Evita a los extremadamente racionales, porque todo pensamiento de esta característica tiene sus límites. Asóciate con alguien que sea irracionalmente ético o un creedor racional de que los chicos buenos llegan primero a la meta. En este punto se especialmente cuidadoso con el prototipo de “vendedor”.


8. Lo que no sabes

Los fundadores de negocios que no entienden mucho de códigos, usan malos agentes para elegir cofundadores técnicos (“¡10 años con Java!”), de ellos los que no venden también usan malos representantes (“¡MBA de Harvard!”). Aprende lo suficiente del otro lado para tener una opinión informada. Si no estás realmente impresionado, sigue adelante.


9. Preguntas Frecuentes

shake

¿Qué ocurre si la persona indicada ya tiene su propio emprendimiento? Convéncelo de trabajar contigo a tiempo parcial. Él abandonará su idea una vez que la tuya agarre vuelo.


10. Terminar una relación es difícil

Si vas a terminar con él hazlo lo antes posible, reincorpora la actualidad a tu piscina de opciones para mantener a tu empresa avanzando y recluta a alguien más para llenar los espacios vacíos. Construye un acuerdo previo (como un “prenupcial”) para dificultar que el término se vuelva problemático.

Casi todo lo presentado en este artículo se aplica a las citas y el matrimonio ¿Coincidencia?

Original.

Síguenos en Facebook