Conviértete en millonario en 8 pasos

portalarg
Síguenos en Facebook

Nos han repetido hasta el cansancio que el dinero no lo es todo en la vida. De hecho, puede que para ti el éxito no dependa de cuánto tienes en tus bolsillos. Todos tienen una definición distinta, para el cofundador y jefe de tecnología de HubSpot, Dharmesh Shah, el éxito es “hacer que las personas que creen en ti, luzcan brillantes”. Aquí te dejamos la columna escrita por él para Entrepreneur:

Para mí, el dinero no me importa mucho ahora, pero en un momento de mi vida sí me importó (probablemente porque en ese minuto no tenía mucho). Bueno, entonces digamos que el obtener más sí está en tu lista y es importante para ti. También agreguemos, que como muchas personas de este mundo, a ti te gustaría ser millonario ¿Qué tipo de cosas o actividades debes hacer para incrementar tus oportunidades? A continuación te dejo una serie de pasos que no son fáciles ni rápidos, pero que te servirán para unirte al club:

1. No te obsesiones con el dinero

1

Estar siempre preocupado por obtenerlo, puede distraerte de realizar las actividades qué realmente llegan a generarte riqueza. Mira el dinero no como una meta primordial, sino como el resultado de hacer las cosas bien.


2. Haz un listado de las personas que ayudaste aunque sea en la forma más mínima

La gente más exitosa que conozco en cuanto a lo financiero son sorprendentemente serviciales. Son increíblemente buenos para comprender a los demás y también ayudarles a alcanzar sus metas. Reconocen que su triunfo está prácticamente basado en las personas que los rodean.

Por esta razón, ellos trabajan duro para convertir a los demás en gente exitosa: sus empleados, sus clientes, sus vendedores y proveedores, etc. Ellos saben que si pueden lograr esto, su propia victoria será más fácil de conseguir.


3. No pienses en ganar un millón de dólares, enfócate en ayudar a un millón de personas

2

Cuando tu empresa tiene pocos clientes y tu principal meta es generar utilidad, te vas a enfocar en buscar todas las formas posibles de quitarles su dinero.

Sin embargo, si ayudas a las personas vas a recibir otros beneficios: generarás un efecto de boca a boca hablando sobre lo bien que haces las cosasla retroalimentación será mejor (lo que significa una oportunidad para que mejores tus productos y servicios) y podrás contratar más empleados (beneficiándote de su experiencia, habilidades y de todo lo que ellos te puedan aportar).

Con el tiempo, tu negocio se convertirá en algo inimaginable por que tus clientes y empleados te harán alcanzar metas que nunca habías pensado lograr.

El dinero llegará con el tiempo.


4. Mira el dinero como la oportunidad de mejorar lo que amas

Generalmente se dice que existen dos tipos de personas:

El primero, son los que hacen las cosas porque quieren ganar abundante dinero y creen que realizando demasiadas actividades podrán lograrlo, pero lo que realmente hacen no les importa mucho. Ellos harán cualquier cosa por obtener dinero.

El segundo, quieren ganar dinero porque esto les permite hacer o crear más cosas. Ellos quieren mejorar sus productos, extender su línea de producción, escribir otro libro, otra canción, hacer otra película, etc. Ellos aman lo que hacen y ven el dinero como una forma de mejorar las cosas que aman. Sueñan con crear una empresa que haga los mejores productos o servicios posibles, y ganar dinero para ellos significa poder hacer realidad sus sueños y construir la compañía soñada.

Cuando alguien encuentra un producto que la gente quiere tener y se hace rico gracias a las ventas de éste, los negocios y empresas exitosas evolucionan e invierten las ganancias en la búsqueda de la excelencia y mejoramiento de su producto.

“No hacemos películas para ganar dinero, hacemos películas para hacer mas películas”, Walt Disney.


5. Haz una actividad en la que te destaques

3

Elige una actividad en la que te destaques, practica, aprende, trabaja y evalúate. Tu mismo critica tus creaciones, sin irte al extremo, pero sí para asegurar que tu trabajo mejore en todos los aspectos de esa actividad que elegiste.

La excelencia es una de las recompensas, pero esta trae consigo un pago mucho mayor que es la realización como personas, el incremento de la autoestima y el sentimiento de haber alcanzado un logro, es lo que te hace rico en términos espirituales y no monetarios.


6. Haz una lista de 10 personas que hagan esa actividad bien

¿Cómo elegiste a esas 10 personas? ¿Cómo determinaste quién era el “mejor”? ¿Cómo mides su “éxito”?

Usa esos criterios para medir e incrementar tu progreso y convertirte en el mejor.

Si eres un autor, puedes medirte por medio de un listado de los mejores autores en Amazon. Si eres músico, puedes hacerlo por el número de descargas en iTunes. Si eres un programador, puedes medirlo por el número de personas que usan tu software. Si eres un líder, puedes hacerlo por el número de personas que entrenas y que logran alcanzar sus objetivos. Si eres un vendedor por internet, puedes medirte mediante el número de compras por visitante.

No te puedes quedar sólo admirando el triunfo de las personas, mira qué hace que sean exitosas y usa esos criterios para crear tus propios estándares y alcanzar el éxito.


7. Has seguimiento constante de tu progreso

4

Lo ideal es que cumplamos los estándares que nos vamos creando, así que haz un seguimiento al menos una vez por semana de estos estándares.

Tal vez contarás a cuántas personas ayudaste o cuantos clientes serviste, o evaluarás los pasos claves que construiste en el camino para convertirte en el mejor.


8. Crea rutinas que aseguren tu progreso

Nunca olvides que alcanzar una meta se basa en crear rutinas. Por ejemplo, si quieres escribir un libro de 200 páginas, esa es tu meta. El sistema para alcanzar esa meta puede ser escribiendo 4 páginas por día, ésa será tu rutina. Esperar y desear no hará que termines el libro, pero comprometerte lealmente asegurara el logro.

O digamos que quieres generar nuevos clientes por medio del mercadeo. Esa es la meta y tu rutina es crear nuevo contenido, nuevos videos, etc. Comprométete con la rutina y cumple con los plazos.

Créate metas, rutinas y haz un seguimiento de tu progreso. Corrige las cosas que no estén bien y mejóralas. Repite lo que sí funciona.

Pronto serás bueno, después serás excelente y algún día serás el mejor.

Original.

Síguenos en Facebook