El mito de las empresas exitosas de una sola persona

bigstock-Two-businessman-shaking-hands-26976686
Síguenos en Facebook

Nota del Editor: Este artículo fue publicado en Entrepreneur por Gene Marks, presidente de “Marks Group”, 

Hubo un momento en que era solo yo: proveía servicios informáticos y trabajaba muchas horas, pero no estaba ganando nada de dinero.

Hoy, estoy ganando dinero. ¿Por qué? Porque superviso a 10 personas que proveen servicios informáticos por mí. Y gano dinero gracias a ellos.

¿Quieres renunciar a tu trabajo y ser una empresa independiente e individual? Tengo malas noticias para ti, y debes escucharlas ahora, antes de que sea demasiado tarde. No ganarás mucho dinero si tienes una empresa individual. Quizás, solo quizás, podrás ganarte la vida. Pero eso es todo. ¿Por qué?

Primero, veamos los números. Solo hay cierta cantidad de horas en una semana. Si eres una sola persona y cobras US$100 dólares la hora, podrías ganar hasta US$5.000 dólares en una semana de 50 horas. Eso significa US$20.000 dólares mensuales o $240.000 anuales. Muy bien. Pero esa no es la realidad.

Para empezar, de ninguna forma podrás cobrar por 50 horas a la semana. Porque si estás solo, pasarás tiempo haciendo el papeleo, tareas administrativas y, lo más importante, buscando más trabajo para cuando el trabajo actual se acabe (y siempre se acaba.) Fácilmente pasarás la mitad de tu tiempo haciendo eso.

Esto significa que harás unos $120.000 dólares anuales, lo que no es malo. Excepto que tendrás gastos, como el arriendo, transporte, reparaciones, insumos, computadores y otras cosas. Tus gastos probablemente serán unos cuantos miles de dólares mensuales, así que asumamos que después de los gastos obtendrás unos US$80.000 dólares. Luego vienen los impuestos, no solo los federales. Hay impuestos estatales, locales, de bienes raíces, de los distritos escolares, de exportaciones, importaciones, aranceles aduaneros y esos complicados que aparecen en la cuenta del cable. Así que resta un 30% de esos $80.000 dólares y te quedas con unos US$56.000 dólares.

Esos son números muy duros. ¿Todavía quieres hacer esto?

Bueno, si es así, no puedes hacerlo solo. Necesitarás a otras personas.

bigstock-Confused-businessman-standing-39405391

Y no vendedores. Tú eres un vendedor. ¿Dices que no eres un buen vendedor? Qué lástima, Porque eres el único con la credibilidad para hablar con un cliente.

Es tu empresa, tu oficio, tu especialidad, tu pericia. A fin de cuentas el consumidor no está comprando de tu empresa. En realidad te está contratando. Tú eres el producto. Así que tienes que ser el que venda. Si no te gusta vender no empieces tu propia empresa independiente.

Los dueños de empresas exitosas son, principalmente, buenos vendedores. Bill Gates es un programador en su corazón. Pero para construir Microsoft vendió Windows. No puedes solventar contratar a un vendedor. Y ningún vendedor trabajará para ti solo por comisión.

Lo que necesitarás es un socio, dos o tres. No puedes hacerlo todo. Así que debes encontrar a otros que complementen tu oficio. Eres un capacitador informático independiente, así que te asocias a unos cuantos profesionales informáticos independientes. O eres un contador especialista en impuestos, así que te asocias a un abogado estatal. Quizás construyes techos, así que te asocias con un albañil.

Todos tienen su especialidad. Quizás se pasan los trabajos como referencia. O quizás trabajan juntos como equipo. Quizás un día decides empezar una empresa juntos. Agrupan sus recursos y talentos, y unidos pueden ofrecer más.

Necesitarás personas que trabajen para ti, como aprendí hace algunos años. Esto no es fácil. Tendrás que dejar de proveer los servicios por ti mismo y depender de otros para que lo hagan.

En un principio odiarás esto. Vas a pensar que nadie puede hacer el trabajo tan bien como tú. Te costará dejar ir las cosas. Constantemente vas a querer estar “ocupado”, y para ti “ocupado” significa hacer el trabajo. Pero gradualmente aprenderás que es más importante mantener a los demás ocupados mientras buscas más trabajo.

Cuando te encuentras con una tarea eventualmente dejarás de pensar “¿cómo haré esto?” y empezarás a pensar “¿quién hará esto por mí?” Tus clientes, en un principio, se resistirán. Querrán que tú hagas el trabajo porque te prefieren. Pero se acostumbrarán. Verás la forma de hacer la transición por ellos.

A medida que nuevos clientes suban a bordo, este problema eventualmente desaparecerá. En algún momento admitirás que las personas que contrataste para proveer los servicios están de hecho haciendo un mejor trabajo que tú. Contratando a personas más inteligentes que tú es cómo ganarás dinero. Son buenos en lo que hacen, y tú serás bueno encontrando más trabajo para ellos, para que los clientes te paguen por sus servicios.

Así que adelante. Renuncia a tu empleo. Sé tu propio jefe. Puede que ganes lo suficiente para vivir. Pero si realmente quieres ser exitoso y ganar dinero de verdad, te darás cuenta de que no puedes hacerlo por ti solo.

Original

Síguenos en Facebook