El sistema con el que Warren Buffet mejora la productividad

portadada
Síguenos en Facebook

La gente se refiere a Warren Buffet como el Oráculo de Omaha por diversas razones. Podríamos repetir sus frases eternamente, ya que es un hombre muy culto y extremadamente rico. Aparte de todo esto, es increíblemente amigable e incluso casi el abuelo que siempre hubieses querido tener.

¿Cuál es el secreto de su éxito? Si miras lo riguroso que es a la hora de mantener su calendario lo más vacío posible, te da la impresión que es un maestro a la hora de priorizar, y un post que vimos en el blog donde Scott Dinsmore habla sobre productividad, nos dice que todos podríamos desarrollar esta habilidad.

Si bien no hemos confirmado los detalles de esta historia con Buffett, al parecer esto sería lo que habría pasado: Un día él se acercó a su piloto, llamado Steve, y bromeando le dijo que el sólo hecho de que aún trabajara para él, significaba que él (Buffett) no estaba haciendo su trabajo de manera adecuada. “Debieses estar allá afuera, persiguiendo tus metas y tus sueños”, cuentan que dijo el multimillonario.

001-2

Para ayudarlo a conseguir esto, le pidió al piloto que hiciera una lista de las 25 cosas más importantes que quería hacer a lo largo de su vida. Luego, le pidió que revisara cada uno de estos elementos y que escogiera los 5 más importantes. Después de tomarse un momento, Steve procedió a encerrar en un círculo 5 objetos de su lista, confirmándole a Buffett que realmente éstas eran sus prioridades en la vida ¿Y qué pasó con el resto?

“¿Y qué pasa con las otras 20 cosas de tu lista que dejaste fuera? ¿Cuál es tu plan para poder llevar a cabo esas cosas?”, le preguntó a Steve, quien afortunadamente creía saber perfectamente la respuesta:

“Bueno, esas 5 son mi prioridad principal, pero las otras 20 están en segundo lugar. Son igualmente importantes, así que me dedicaré a ellas de manera intermitente a medida que vaya completando las que tienen más prioridad. No son tan urgentes, pero igual quiero dedicarme a ellas”.

article-2319641-199F32E2000005DC-620_638x506

Buffett se puso serio y le dijo al piloto que se había equivocado. “Todo lo que no escogiste pasó a tu lista de ‘evitar a todo costo’. No importa lo que pase, no le prestarás atención a estas cosas hasta que hayas logrado las que te importan más”, explicó.

En el relato anterior, Buffett demuestra no sólo que comprende el valor de las compañías, sino que también el valor del tiempo.

De la misma forma, él alguna vez le aconsejó a Bill Gates mantener su agenda tan vacía como le fuera posible para poder manejar el peso de las solicitudes con las que debe lidiar una persona de su estatus. “Tienes que controlar tu tiempo y si no dices que no, no podrás hacerlo. No puedes dejar que otras personas manejen tus horas“, aconsejó el multimillonario.

Al darte cuenta cuáles son tus prioridades y trabajar para conseguir lo que quieres, puedes manejar tus tiempos. Al menos, así lo decreta el Oráculo de Omaha.

Visto en Business Insider.

Síguenos en Facebook