Esta charla te explicará por qué trabajar en una oficina es una pésima idea para tu empresa

DESTACADA
Síguenos en Facebook

¿Lo estás haciendo bien?

Daniel Pink es un escritor que ha realizado varios libros sobre negocios. Sus propuestas innovadoras son sumamente atractivas y esto se ha visto reflejado en las más de 2 millones de copias vendidas y traducciones a más de 34 idiomas alrededor del mundo.

En el siguiente video toca el tema de la motivación en la empresa y analiza los resultados del sistema tradicional de incentivos para aumentar y mejorar la producción.

Según afirma, los estudios en las ciencias sociales han arrojado resultados sorprendentes que confirman que los métodos para incentivar a los trabajadores, utilizados en el siglo XX, hoy no tienen asidero. Y es que el incentivo de castigo y recompensa hoy está completamente obsoleto y sólo logra una diferencia productiva cuando la tarea que debe realizarse es extremadamente sencilla. Sin embargo cuando la tarea requiere de una mínima destreza mental, de habilidades conceptuales, creativas o intuitivas este mecanismo no hace sino disminuir la productividad, comprobando que a veces, una mayor recompensa lleva a peores resultados.

Te invito a ver esta entretenida charla TED, donde Daniel Pink te explicará con exactitud el por qué de sus ideas.

En su divertido estilo, Pink explica las nuevas motivaciones que impulsan al ser humano. En este sentido, existe una gran diferencia entre lo que sabe la ciencia y lo que hacen las empresas. Éstas están tomando decisiones erradas y obsoletas. Lo fundamental es cambiar la motivación, de una basada en factores externos (castigo o recompensa) a instalar el incentivo al interior del individuo.

Para definir su postura aclara los 3 principios de la motivación en el siglo XXI

1. Autonomía, la capacidad de llevar nuestra propia vida.

2. Mastería, la intención de ser mejor y en un área que importe.

3. Propósito, la intención de concretar lo que hacemos.

Las personas no requieren de una oficina para realizar su trabajo, ni de estrés de horarios ni nada de eso. Mayor flexibilidad, dar autonomía a la gente y entregar espacios de libertad es el futuro. En las gerencias del futuro la gente no tendrá horarios, no tendrá que estar en la oficina, cuándo y cómo hacen su trabajo dependerá de ellos. Cuando la empresa es capaz de generar una motivación intrínseca, la productividad sube, el compromiso sube, la satisfacción del trabajador sube y la rotación baja.

Es fundamental traer las motivaciones del siglo XX al siglo XXI, escuchar a la ciencia y dar el paso a tener empleados felices y eficientes. 

Síguenos en Facebook