Este helado truco de 90 segundos te dará la energía que estabas buscando

DESTACADOFROXZENSHOWER
Síguenos en Facebook

¡Son 90 segundos después de la ducha!

Si te duchas todos los días, lo más probable es que para cuando estés en tu vida adulta, ya hayas pasado más tiempo duchándote que leyendo o haciendo deporte y es más probable aún, que lo estés haciendo de forma incorrecta. Si lo que buscas cuando te duchas en la mañana es despertar con energía para empezar el día, pues la ducha caliente tiene un efecto totalmente opuesto. Las duchas calientes aletargan el cuerpo y lo alistan para un estado de somnolencia.

72

La ducha fría en cambio tiene una enorme cantidad de consecuencias positivas ya que aumenta la frecuencia cardiaca, contrae los músculos y envía sangre a los órganos vitales. Aumenta tu tasa metabólica, genera una mayor tolerancia al estrés y a los resfriados y sirve incluso para quemar grasas. Si aún después de todo esto, despertar con agua fría no te convence del todo, te ofrezco un método algo menos radical y se llama “El truco de los 90 segundos” y consiste en que una vez que hayas terminado tu rutina normal en la ducha, pongas el agua lo más fría posible y cuentes hasta 30, luego cambias al agua caliente y te mantienes otros 30 segundos para dar el toque final de 30 segundos de agua fría. Esto abrirá tus capilares, aumentará el flujo sanguíneo y generará una sensación de estimulación, que te hará partir el mejor día de tu vida. 

Síguenos en Facebook