Esto es lo que aprendí tras trabajar con millonarios autónomos

portada
Síguenos en Facebook

No son tan extravangantes como tú crees. En el siguiente artículo de Kevin Mercadante, el presentador de OutOfYourRut.com (sitio web enfocado en carreras, ideas de negocios, dinero y más), te cuenta cuáles son sus conclusiones tras trabajar con jefes con muchísimo dinero: 

Pasé años trabajando en negocios pequeños de contabilidad, entonces tuve la oportunidad de conocer a un gran número de millonarios autodidactas. Como consecuencia, tuve una visión desde adentro de sus posturas financieras y su comportamiento, tanto en los negocios como en lo personal. Es como ser un doctor y dar exámenes físicos, ves a la gente por quienes realmente son, sin contar sus magníficos guardarropas externos.

¿Cómo son los típicos millonarios autodidactas? ¿Cómo lograron sus fortunas y qué hacen con ella una vez que la consiguen? Las respuestas representan una riqueza en la dirección que esperamos tomar para seguir su camino:

1. Son audazmente independientes

Creo que esa cualidad los empuja más que cualquier otra cosa, incluyendo su búsqueda por el dinero. Si bien éste no los manda, ellos son bastante inconformistas, trabajan para construir sus negocios y evitar cualquier complicación que pudiese debilitar su independencia.


2. Son sobrevivientes

Los millonarios que conocí no tenían MBAs. Podían tener títulos universitarios, pero la mayoría salieron de la escuela de la vida. Generalmente tenían inicios modestos y llevaban esas filosofías a sus empresas. Al haber pasado por momentos más difíciles ellos saben que sobrevivir financieramente requiere:

1. Control total de sus negocios.

2. Una cuenta sólida en el banco.

3. Un estilo de vida moderado.

4. Una posición libre de deudas.


3. Son autónomos

1

Debido a que son tan independientes, no son del tipo organizacional. De hecho, dudo que muchos de ellos pudiesen sobrevivir en el mundo corporativo, mucho menos en el gobierno o la academia.


4. Tienen principios

Hablando de manera general, encuentro mucho más agradable a los millonarios legítimos que aquellos que tratan de imitarlos. Existe una sorprendente humildad alrededor de ellos, son prácticamente encantadores. No puedes jugar juegos mentales con ellos, se dan cuenta de la gente falsa a kilómetros.


5. Ellos NO son grandes apostadores

Un negocio libre de deuda es el santo grial. Un negocio independiente es uno libre de cargas y ellos están muy conscientes de eso. Saben que hacerse cargo de una deuda los pone en una posición no querida con los bancos. Entonces cualquiera provocada anteriormente fue pagada lo antes posible. Ellos no compran acciones a préstamo, no piden dinero a sus planes de retiro e hipotecas para la inversión inmobiliaria; si es que deciden tomarlo es a 10 años o menos y lo pagan lo antes posible.


6. Ahorran dinero

2

Una gran cuenta bancaria es un placer que aumenta constantemente al tener un estilo de vida conservador y se expande aún más lento que sus riquezas y sus ingresos. Cuando necesitan expandir sus negocios, lo hacen en efectivo.


7. Tienen generalmente líneas de productos básicos

En la cultura popular, los millonarios generalmente son retratados como herederos de fortunas, emprendedores de páginas web, intercambiadores de dinero sucio, magos de la bolsa, artistas, atletas y el ocasional norteamericano que encuentra petróleo en su patio trasero. Los pocos con los que me he cruzado que calzan con ese perfil pareciera que están más dispuestos a gastar dinero que en seguir construyendo.

Conocí a un tipo que tomó una riesgosa oportunidad de negocio por US$ 25 mil que luego aumentó su valor en US$ 2,5 millones en unos años. El amplió su estilo de vida, dejó su trabajo y se hizo una carrera para buscar el próximo negocio al largo plazo. Diez años después, seguía en lo mismo. Finalmente, terminó su último millón y cayó en picada. Existe una posibilidad de que se retire solamente con un seguro social.

¿Qué negocios son los que realmente construyen riquezas? Para nombrar unos pocos: hardware, cajas corrugadas, productos de construcción, suministros de comida y productos médicos.


8. Son discretos

Los verdaderos millonarios autodidactas no resaltan en una multitud, podrían hasta ser tu vecino. La vestimenta simple es un guardarropa más típico que los trajes de negocios. Los trajes Armani y los relojes de bolsillo son para la gente que trata de probar algo, en cambio, una billetera multimillonaria significa que no necesitas probarle nada a nadie.


9. No hablan de grandes cantidades de dinero

3

Muchos no discuten cuánto tienen y generalmente ellos realmente no tienen mucho en término de cosas, ya que prefieren tener el dinero en su negocio o en activos que produzcan o preserven ingresos.


10. Son pacientes

“Capital paciente” describe la filosofía de inversión de la mayoría de los millonarios. Los que empezaron recientemente son cuidadosos al expandir sus inversiones y sin caer en deuda. Existe una preferencia pronunciada para inversiones que produzcan ingresos como bonos, certificados de depósitos, títulos de Tesoro e inversiones en la cartera de créditos inmobiliarios con flujos de dinero positivos.

Generalmente evitan la especulación, aunque igual dedican una pequeña cantidad de tiempo para fondos mutuos o a las acciones-centavos. Dejan de lado el potencial dinero rápido para así evitar cualquier tipo de mercado negativo que pueda destruir su riqueza.

Para nosotros los no-millonarios, el riesgo es que nos tentemos a querer perpetuar el estereotipo en lugar de la realidad. Podemos fingir que lo hacemos al “invertir” nuestro dinero en bienes materiales y un estilo de vida en vez de bienes capitales e inversiones que lleven a ingresos. Pero eso solo alimenta nuestro ego y drenar nuestras finanzas.

Original.

Síguenos en Facebook