La gente con buena suerte hace 5 cosas

badluck
Síguenos en Facebook

“La suerte no existe”, probablemente escuchaste a alguien decirlo más de una vez.

Algunas personas creen que todo se debe a su esfuerzo y otros piensan que los malos acontecimientos que les suceden se deben a la visita del señor karma. A menudo, es normal desearle “éxito” a una persona antes de algún examen en vez de “suerte”, ya que es visto como si no confiaras en sus propias capacidades ¿Existe la suerte o se debe a otros factores? En el siguiente artículo de el escritor Kevin Daum te mostramos una serie de claves para que dejes de buscar tréboles de cuatro hojas:

“La suerte de los irlandeses” es una frase americana que viene de la época de la fiebre del oro en el 1800. Los norteamericanos imaginaron que el pueblo europeo no era lo suficientemente inteligente como para encontrar oro, asegurando que su éxito se debió a la suerte y no a sus habilidades. En realidad, los primeros inmigrantes de los Estados Unidos tenían tiempo y eran trabajadores inteligentes que podían generar su propia buena fortuna.

Muchas veces he sido testigo de personas excusando sus propias insuficiencias asociando al éxito de los demás a la suerte. Los vendedores desacreditan a sus competidores más buenos con esta excusa. Si ellos hicieran tantas llamadas o trabajaran tantas horas como sus oponentes, se darían cuenta de que sus probabilidades son bastante iguales. La verdad es que la gente aparentemente afortunada es oportunista. Ellos hacen las cosas que les permiten sacar ventaja del mundo que los rodea. Para ellos, todo se trata de las acciones que realizan para conseguir las cosas, y a continuación te dejamos 5 de ellas:

1. Actúa según tus puntos fuertes

5

Desperdicias tanto tiempo y energía tratando de hacer cosas que probablemente no las haces muy bien. El autor y columnista Lewis Schiff aprendió de su encuesta de gente increíblemente rica, que ellos empezaron a serlo por centrarse sólo en lo que mejor sabían hacer. Todo lo demás lo puedes delegar, o podrías encontrar un socio para compensar tus debilidades. De esa manera, brillarás donde sobresales y atraerás oportunidades. Las cosas buenas vienen a aquellos que emanan éxito.


2. Prepárate con anticipación

3

La gente desafortunada a menudo es de esa manera porque no están preparados para lo que venga. Las personas que han almacenado alimentos y agua en sus sótanos no tienen la suerte de encontrarse preparados cuando ocurre un desastre, ellos usaron la previsión para asegurarse de que tendrían lo necesario sólo por si acaso. Yo personalmente me burlo de esta horrible tendencia reciente de menospreciar los planes de negocio porque las cosas cambian constantemente. El punto de un plan de negocios no es seguir sin importar qué pase, sino que es establecer una estructura para la toma de decisiones inteligentes que permitan tener éxito, sin importar lo que el futuro pueda traer.


3. Comienza temprano

1

Algunas personas parecen tener más tiempo en el día. Yo mismo no necesito más de seis horas de sueño y encuentro constantemente maneras de ser más eficiente, aprovechando ese tiempo extra para iniciar mis tareas con suficiente antelación. Mis premios no dependen de la hora del día que tomo acción, pero sí importa que estoy empezando a explorar proyectos que espero completar en meses o años a partir de ahora. Muchas personas sólo quieren poner su energía en cosas que proporcionan gratificación inmediata, pero las personas más afortunadas que conozco son las que siembran semillas temprano y ahora cosechan felicidad.


4. Conéctate con la mayor cantidad de gente posible

4

La clave del éxito es el acceso a las oportunidades, el cual proviene de la influencia que tengas (ésta será más fuerte, mientras más te sigan). La única manera de tener una gran aceptación y que te persigan, es proporcionar valor a muchos individuos. Tienes que entregar el tipo de valor que hará que la gente difunda tus pensamientos a lo largo y ancho, atribuyéndote el crédito ¿Estás creando eso? Si no es así, averigua cómo puedes hacerlo.


5. Persevera

portada-2

Las oportunidades a menudo van y vienen, porque la gente no responde de manera oportuna. Siempre me sorprende cuando la gente me pregunta por algo y yo respondo sólo para nunca oír de ellos otra vez. Hace un tiempo atrás, una mujer joven me preguntó si yo contrataba a pasantes o asistentes. Yo le respondí de inmediato, diciendo que estoy siempre dispuesto a considerar la contratación de personas que aportan valor a mi trabajo. Le pregunté cómo pensaba que podía mejorar lo que yo podía hacer, pero nunca más escribió. Tal vez ahora ella considere que tiene muy mala suerte por que no le llegan oportunidades. Yo creo que perseverar es a menudo más poderoso e impresionante que el acto de empezar.

Original.

Síguenos en Facebook