La manera en que las personas exitosas se mantienen productivas y bajo control

1e750f2
Síguenos en Facebook

TalentSmart ha estudiado a más de un millón de personas y descubrió que el escalón superior de las personas con gran rendimiento está lleno de personas con mucha inteligencia emocional (90% de estos individuos, para ser exactos). El sello de la inteligencia emocional es el auto-control, una habilidad que libera una productividad masiva al mantenerte centrado y en el camino correcto.

Desafortunadamente, el auto-control es una habilidad un poco difícil de la cual depender. Es algo tan pasajero para la mayoría de las personas que cuando Martin Seligman y sus colegas de la Universidad de Pensilvania encuestaron a 2 millones de personas y les pidieron ordenar de menor a mayor sus fortalezas en 24 habilidades diferentes, el auto-control terminó en las últimas posiciones.

Y cuando tu auto-control no es de lo mejor, tampoco lo es tu productividad.

Cuando se trata de auto-control, es muy fácil centrarse en los fracasos, tanto, que de hecho los éxitos parecen perder su color ante la comparación. ¿Y por qué no deberían? Tener auto-control es un esfuerzo que nos debería ayudar a llegar a nuestras metas. No lograr controlarte es exactamente eso, un fracaso. Si estás intentando evitar comer de esa bolsa de papas fritas luego de la cena, porque quieres perder unos cuantos kilos y logras hacerlo el lunes y el martes, pero el miércoles sucumbes a la tentación, tu fracaso es más grande que tu éxito. Has dado dos pasos hacia adelante y cuatro pasos hacia atrás.

Self-Control-Dog-bone

Debido a que el auto-control es algo que todos necesitamos ayuda para cultivar, hay que ver la información y los datos para descubrir qué tipo de cosas hacen las personas con inteligencia emocional para mantenerse bajo control y produciendo. Lo que hacen, es aplicar de forma consciente estos 12 comportamientos porque saben que funcionarán. Algunos son obvios, otros pueden parecer contraproducentes, pero todos te ayudarán a minimizar esos fastidiosos fracasos y aumentar tu productividad.

1. Se perdonan a sí mismos

contrición2

Un ciclo vicioso en el cual no logramos controlarnos, seguido de sentimientos intensos de odio hacia uno mismo, es común cuando intentamos controlarnos. Estas emociones usualmente generan que caigamos en este comportamiento que queremos evitar con mayor fuerza aún. Cuando te equivoques, es de gran importancia perdonarse y seguir adelante. No ignores la forma en la que este error te hace sentir, sólo no te sumerjas en esta emoción. En vez de esto, céntrate en pensar qué harás para mejorar en el futuro.

El fracaso puede acabar con la confianza que tienes en ti mismo y puede hacer que sea difícil creer que lograrás hacerlo mejor en el futuro. La mayor parte del tiempo, el fracaso se genera a la hora de tomar riesgos e intentar hacer algo que no es sencillo. Las personas con inteligencia emocional saben que el éxito se encuentra en su habilidad de levantarse ante un fracaso y no pueden hacer esto si se quedan pegados en el pasado. Cualquier cosa que valga la pena lograr requerirá que te arriesgues, y no puedes permitir que los fracasos te impidan creer en tu habilidad para lograr el éxito. Cuando vives en el pasado, eso es lo que pasa, tu pasado se vuelve tu presente y no logras seguir caminando hacia el futuro.


2. No dicen que sí a menos que realmente quieran decirlo

Una investigación realizada en la Universidad de California en San Francisco demostró que mientras más te cueste decir que no, más posible es que experimentes estrés, cansancio e incluso depresión. Todo esto acaba con tu auto-control. Decir que No es, de hecho, un cambio mayor para muchas personas. ‘No’ es una palabra poderosa que no debieses temer usar. Cuando es hora de decir que no, las personas con inteligencia emocional evitan frases tales como ‘No creo que pueda’ o ‘No estoy seguro.’ Decir que no a nuevos compromisos honora los compromisos que ya tienes y te da la oportunidad de completarlos totalmente. Sólo recuérdate que decir que no es un acto de auto-control que aumentará está habilidad en tu futuro al evitar que los efectos negativos de comprometerse demás.


3. No buscan la perfección

man-looking-in-the-mirror1

Las personas con inteligencia emocional no buscan la perfección porque saben que no existe. Los seres humanos, por naturaleza, somos seres que fracasamos. Cuando la perfección se transforma en tu meta, siempre te quedas sintiendo que fracasaste en algo lo que te hace querer renunciar o ver de forma reducida tus esfuerzos. Terminas usando tu tiempo lamentándote de las cosas que no lograste y de lo que debieses haber hecho diferente en vez de seguir con tu vida, feliz de lo que has logrado y de lo que lograrás en el futuro.


4. Se centran en las soluciones

Tu estado emocional se ve determinado por las cosas a las que les prestas atención. Cuando te concentras sólo en los problemas que estás enfrentando, creas y prolongas emociones negativas, algo que acaba con tu auto-control. Cuando te centras en las acciones que tomarás para mejorar como persona y para mejorar tus circunstancias, creas un sentido de eficacia personal que produce emociones positivas y mejora tu rendimiento. Las personas con inteligencia emocional no se quedan pensando en los problemas porque saben que lo más efectivo es pensar en las soluciones.


5. Evitan preguntar “¿Qué pasaría si…?”

ThinkingMan

Las preguntas del tipo “¿Qué pasaría si…?” Sólo aumentan el estrés y la preocupación, dos emociones que son perjudiciales para el auto-control. Las cosas pueden ir en millones de direcciones, y mientras más tiempo pases preocupándote sobre las posibilidades, menos tiempo pasarás haciendo algo al respecto y siendo productivo. (Ser productivo también te calma y te mantiene concentrado). Las personas productivas saben que preguntarse “¿Qué pasaría si…?” sólo los llevará a un lugar al que no quieren, ni necesitan, ir. Por supuesto que planear los posibles escenarios es necesario y una muy buena técnica de planificación. La diferencia clave aquí es reconocer la diferencia entre la preocupación y el pensamiento estratégico.


6. Se mantienen positivos

Los pensamientos positivos te ayudarán a ejercitar tu auto-control al centrar la atención de tu cerebro en lo que recibirás a cambio de tu esfuerzo. Tienes que darle a tu cerebro errante un poco de ayuda al seleccionar de forma consciente algo positivo en lo que pensar. Cualquier pensamiento positivo te ayudará a volver a centrar tu atención. Cuando las cosas salen bien y estás de buen humor, el auto-control es algo relativamente sencillo. Sin embargo, cuando las cosas no van bien y estás lleno de pensamientos negativos, controlarse es todo un desafío. En estos momentos, reflexiona sobre tu día e identifica algo positivo que haya pasado o que vaya a pasar, sin importar lo pequeño que sea. Si no puedes pensar en algo del día en el que estás, piensa en el pasado y luego mira hacia el futuro. El punto es que debes tener algo positivo en lo que puedas pensar cuando te acechen los pensamientos negativos para que no pierdas el foco.


7. Comen

man-eating-meat-77906112963

Archiva esto en la categoría de cosas contraproducentes, especialmente si tienes problemas controlando tu auto-control. Cuando tu cerebro intenta usar el auto-control ocupa gran parte de tus reservas de glucosas. Si tus niveles de azúcar en la sangre son bajos, es más probable que sucumbas ante impulsos destructivos. Las comidas con azúcar aumentan los niveles del azúcar en la sangre rápidamente y te dejan sin energía y vulnerable ante los comportamientos impulsivos luego de consumirlos. Comer algo que le entregue energía duradera a tu cuerpo, como granos integrales o carne, te dará un período mayor de auto-control. Así que, si te cuesta estar cerca de los dulces cuando tienes hambre, asegúrate de comer algo más si quieres tener una oportunidad de hacerles frente.


8. Duermen

He hablado mucho sobre esto durante los años y no puedo dejar de recalcar la importancia de dormir para incrementar tu inteligencia emocional y mantener tu foco y auto-control. Cuando duermes, lo que sucede con tu cerebro es que se recarga, revisa los recuerdos del día y ordena lo que sirva (y elimina lo que no sirve, lo que provoca que soñemos). De esta forma, despiertas alerta y con la cabeza clara. Tu auto-control, atención y memoria se ven minimizados cuando no duermes lo suficiente o cuando no tienes el tipo de sueño debido. La falta de sueño aumenta las hormonas del estrés, incluso si no hay factores de estrés presentes, y esto mata la productividad. Estar ocupado usualmente te hace sentir como si debieses sacrificar tus horas de sueño para mantenerte productivo, sin embargo, dormir menos disminuye tu productividad de tal forma durante el día que sería mejor que durmieras.

Cuando estás cansado, la habilidad de tu cerebro para absorber glucosa se ve disminuida. Eso hace que sea difícil controlar los impulsos que te alejan de la concentración. Aun más, si no duermes lo suficiente es más posible que tengas ganas de comer snacks dulces para compensar los bajos niveles de glucosa. Así, si estás intentando controlarte más a la hora de comer, dormir bien todas las noches es una de las mejores cosas que puedes hacer.


9. Ejercitan

618_348_working-out-hungry-burns-more-fat

Mover tu cuerpo por al menos 10 minutos secreta GABA, un neurotransmisor que hace que tu cerebro se sienta aliviado y te da más control para resistir los impulsos. Si tienes problemas a la hora de resistir un impulso, camina hacia la otra oficina y sigue caminando. Una vez que estés de vuelta debieses tener todo bajo control.


10. Meditan

La meditación entrena a tu cerebro para que se vuelva una máquina del auto-control. Incluso técnicas simples como estar presente, algo que involucra tan poco tiempo como 5 minutos todos los días para concentrarte en tu respiración y en tus sentidos, mejorará tu consciencia de ti mismo y tu habilidad para resistirte ante impulsos destructivos. Los monjes budistas parecen estar en calma y controlados por una razón. Inténtalo.


11. Van con la ola

Big-wave-surfing-006

El deseo y la atracción tienen la tendencia de cambiar y fluctuar como las olas. Cuando el deseo que necesites controlar sea fuerte, a veces lo único que debes hacer es esperar para volver a estar en control. Cuando sientas que necesites entregarte a la tentación, intenta esperar al menos 10 minutos antes de sucumbir. Usualmente te darás cuenta que esa ola de deseo es mucho más pequeña y tendrás el poder de pasar por encima.


12. Acaban con las palabras negativas

Un gran paso final a la hora de ejercitar tu auto-control tiene que ver con terminar con las palabras negativas. Mientras más te hundes en pensamientos negativos, más poder les das. La mayor parte de tus pensamientos negativos son sólo eso: pensamientos, no hechos. Cuando te encuentres creyendo en las cosas negativas y pesimistas que tu voz interna te diga, será hora de detenerte y escribirlas. Literalmente,  deja de hacer lo que estás haciendo y escribe lo que estás pensando. Una vez que te das un momento para detener tus pensamientos negativos, serás más racional y verás las cosas con más claridad al evaluarlas.

Incluso puedes apostar que si lo que dices tiene las palabras ‘nunca’ o ‘peor’ ni siquiera es verdad. Si una vez que escribes lo que piensas, tus frases siguen pareciendo reales, muéstraselas a un amigo o a un colega en quien confíes para ver si esta persona está de acuerdo contigo. Luego, lo más probable es que la verdad salga a flote. Cuando sientes que algo siempre pasa o nunca pasa, es sólo tu cerebro agrandando la amenaza que siente. Identificar y clasificar tus pensamientos al separarlos de los hechos te ayudará a escapar el ciclo de negatividad en el que te encuentres y alcanzar una visión más positiva.


13. Usan estas estrategias

photodune-1480910-barefoot-businessman-meditating-in-a-beautiful-park-m

Lo importante y lo que debes recordar es que tienes que darle una oportunidad a estas estrategias para que funcionen. Esto significa reconocer el momento en el que estés teniendo problemas con tu auto-control y en vez de ceder ante el impulso, date un momento para revisar estas estrategias y usarlas antes de rendirte.

Visto en Forbes.

Síguenos en Facebook