Los empleados que sienten amor tienen un mejor rendimiento

portadalove
Síguenos en Facebook

En general nadie se refiere a su relación con la persona del cubículo de al lado como “amor”, pero la palabra tiene una fuerte influencia en los resultados del trabajo. Mientras más de éste existe entre ellos, más comprometidos están. Por si te confundiste, aquí estamos hablando de “amor de compañero”, mucho menos intenso que el romántico. Las investigadoras Sigal Barsade y Olivia O’Neill realizaron un estudio llamado “¿Qué tiene que ver el amor con eso? La influencia de una cultura de amor de compañero en los cuidados de larga duración“, sonde encuestaron a 185 empleados, 108 pacientes y 42 familiares en dos ocasiones con 16 meses de diferencia. A continuación te dejamos el artículo que escribieron donde explican sus resultados:

Usando múltiples evaluadores y métodos, hemos explorado la influencia que la cultura emocional tiene en los resultados de los empleados, pacientes y familiares. Lo que hemos aprendido demuestra lo importante que es cuando se trata de trabajadores, bienestar de los clientes y rendimiento.

Los individuos que sentían ejercer en una cultura de amor y cuidado reportaron mayores niveles de satisfacción y trabajo en equipo. Incluso se presentaban a trabajar más a menudo. Lo anterior se relaciona directamente con los resultados del cliente, donde se presenta una mejora en el estado de ánimo del paciente, en la calidad de vida, satisfacción y menos viajes a la sala de emergencias.

Si bien se llevó a cabo en un contexto de atención a largo plazo -que muchas personas podrían considerar sesgado hacia lo “emocional”- estas conclusiones son válidas en todas las industrias. Hemos realizado un estudio de seguimiento donde examinamos a 3.201 empleados en 7 sectores diferentes, desde servicios financieros a bienes raíces, y los resultados fueron los mismos. La gente que se sentía libre para expresar el afecto, la ternura, el cuidado y la compasión por los demás, estaban más satisfechos con sus puestos de trabajo, comprometidos con la organización y eran más responsables con su desempeño.

¿Cómo se ve una cultura de amor?

yoga-business-couple

Imagina un par de compañeros que colaboran codo a codo, cada día expresando cariño y afecto hacia el resto, protegiendo los sentimientos del otro, mostrando ternura y compasión cuando las cosas no van bien. Ahora imagina un lugar de trabajo que fomenta los comportamientos de todos, donde los gerentes buscan activamente formas de crear y reforzar relaciones de trabajo estrechas entre los empleados.

Algunas organizaciones grandes y bien conocidas ya están a la cabeza en la creación de ésta cultura. Whole Foods Market tiene un conjunto de principios de gestión que comienzan con “amor” y PepsiCo tiene listas de “cuidado” como el primer principio rector en su sitio web. Zappos también se centra explícitamente en el “cuidado” como parte de sus valores: “Somos más que un equipo, somos una familia. Nos miramos el uno al otro, cuidamos el uno al otro y vamos por delante y detrás para los otros”.

Podrías pensar que todo esto sería difícil para algunas personas. Buscamos antes de empezar este estudio y encontramos amor en algunos lugares inverosímiles. Por ejemplo, conversamos con los empleados en un gran contratista de defensa aeroespacial, quienes nos contaron sobre una división adquirida recientemente que tenía una fuerte cultura de amor. Los empleados allí se saludaban rutinariamente entre sí con un beso en la mejilla. Los ejecutivos de la empresa matriz que los visitaron se alarmaron al ver ese gesto, encontrando que no sólo era inadecuado sino también una invitación a ser demandados por acoso sexual. A pesar de que inicialmente intentaron prohibir tales muestras de afecto, se decidió permitir que la cultura floreciera reconociendo que no era coherente con los valores del resto de la organización.

Happy-couple

Seguramente no todos los directivos querrán reunir a su equipo para un abrazo grupal todos los días (ni tampoco todos los empleados se sienten cómodos con eso), pero hay muchas otras maneras de construir una cultura emocional. Le sugerimos a los líderes hacer 3 cosas (al menos):

En primer lugar, ampliar tu definición de cultura. En vez de centrarte en “la cultura cognitiva” -valores como el trabajo en equipo, orientación a los resultados o la innovación– podrías pensar en cómo se puede cultivar y enriquecer la cultura emocional.

En segundo lugar, presta atención a las emociones que estás expresando a los empleados todos los días, porque tu estado de ánimo crea un plan cultural para el grupo.

En tercer lugar, considera cómo las políticas y prácticas de la empresa pueden fomentar un mayor afecto, cuidado, compasión y sensibilidad entre los trabajadores. Por ejemplo, el gerente general de Cisco, John Chambers, pidió que se le notificara en un plazo de 48 horas si un miembro cercano de la familia de un empleado fallecía. En algunas empresas, los funcionarios pueden renunciar a días de vacaciones u organizar fondos de emergencia para ayudar a sus compañeros de trabajo que están teniendo dificultades y necesitan ayuda.

Lo más importante, sin embargo, son los pequeños momentos entre los trabajadores -una cálida sonrisa, una nota amable, un oído comprensivo- que ayudan a crear y mantener el amor, productividad y la satisfacción tanto del trabajador como del cliente.

Original.

Síguenos en Facebook