Mejora tu productividad dominando tus pensamientos acelerados

Untitled-2
Síguenos en Facebook

Cuando sientas que tu mente está en un carrusel fuera de control, necesitas hacer algo al respecto. 

Lo que hace que los empresarios valgan su peso en oro, es su capacidad de pensar las cosas de manera rápida y determinante. ¿Pero qué pasa cuando existe un desafío mental?

Puedes descubrir que pensar demasiado las cosas puede ser agobiante. Hay algunos desafíos mentales que te permiten tener miles de pensamientos corriendo dentro de tu mente y solo filtrar los importantes. Pero también hay veces en que esos miles de pensamientos pueden crear un cortocircuito, incluso en aquellos profesionales racionales y con más experiencia. A menudo esto hace que la persona se vea agotada, desconcentrada, olvidadiza y poseedora de otras características asociadas a los despistados.

racing-thoughts_h-article

Lo que resulta más interesante es que muchas personas consideran esos momentos de distracción como características de los emprendedores, lo que puede ser costoso, ya que se cometen errores y se pierde tiempo al moverse entre proyectos esperando encontrar algo.

Sabes que estás teniendo pensamientos acelerados anormales cuando te ves incapaz de concentrarte en un solo tema durante la conversación. Saltas de un tema a otro sin terminar un pensamiento. Si es así, te verás perdido en las conversaciones cuando el resto no pueda mantener tu ritmo. Si descubres que eres incapaz de detener esos pensamientos y calmar tu mente, aquí hay algunas cosas que puedes hacer.

1. Deja de ver a tu condición como algo productivo

fast-thinking590

Reconoce que tus pensamientos son acelerados y que no es normal o saludable. Necesitas aceptar que esos pensamientos no son una medalla y tomar medidas para pensar más lentamente, tal como alguien que está hiperventilando necesita volver más lenta su respiración.

Muchos emprendedores creen que su éxito nace de su capacidad de llevar a cabo múltiples tareas en sus cabezas; sin embargo, tener pensamientos acelerados, no es lo mismo que tener una variedad de pensamientos. El tener pensamientos acelerados es tener demasiados pensamientos juntos como para poder tomar decisiones inteligentes, discutir de forma coherente, o ver que tu mente está realmente fuera de control.

Según About Healthlos pensamientos acelerados no son solo “pensar rápido”. Hay pensamientos que simplemente no se callan; pueden estar al fondo de otros pensamientos o apoderarse de la conciencia de la persona; pueden correr por la mente como si fuera un carrusel fuera de control. A veces, incluso pueden ser síntoma de desorden bipolar, el cual puede convertirse en episodios maníacos, hipomaníacos, o mezclados. Así que deja de creer que esta condición te catapulta a un nivel más alto de éxito. Intenta meditar. Eso ayuda.


2. Practica la meditación profunda para no tener un profundo desastre en tu mente

HiRes

Comienza por no prestar atención solo a tus pensamientos, sino que hazlo a todo lo que te rodea. La meditación profunda se trata de mantenerse consciente en cada momento de nuestros pensamientos, sentimientos, sensaciones corporales, y ambiente que nos rodea. Esta es una de las técnicas más útiles para reducir la velocidad de tus pensamientos.

El sitio de meditación, The Greater Good, afirma que esta práctica también incluye la aceptación, lo que significa que se debe prestar atención a nuestros pensamientos y sentimientos sin juzgarlos – sin creer, por ejemplo, que hay una forma “correcta” o “incorrecta” de pensar o sentir en algún momento determinado. Cuando practicamos una meditación profunda, nuestros pensamientos se sintonizan con lo que sentimos en ese momento, en vez de estar repasando el pasado para imaginar nuestro futuro. Cuando te detienes a pensar en el presente, tus pensamientos tienen poder.

Desafortunadamente, las mentes aceleradas piensan en el pasado, y no tienen poder sobre ello. No significa que pensar sobre lo que ha sucedido no sirva para aprender de nuestros errores, pero cuando padeces de pensamientos acelerados, puedes perderte en el pasado. Practicar meditación profunda, prestando atención a lo que te rodea, lo que te dicen, y cómo te sientes, te llevará al presente.

Visto en Inc.

Síguenos en Facebook