No importa lo que estés vendiendo, esta estrategia debiera hacer magia

portada
Síguenos en Facebook

No hay escasez de libros de cómo vender. De hecho, probablemente hay demasiados. La dificultad con la mayoría de los libros es que tienden a enseñar cómo seguir un proceso o estructura que puede limitar tu capacidad de pensar en tu caso o adaptarte a una situación dinámica.

Un poco de venta estructurada no es malo, pero seguir los pasos que alguien diseñó para vender a un determinado tipo de comprador no va a proporcionar un ajuste perfecto para cada situación. La realidad es que hay algunos pasos básicos que puedes tomar para estar muy por delante del resto – la palabra clave es “básicos” –tienen poco que ver con el producto o servicio que estás vendiendo. De hecho, no tienen nada que ver con el producto o servicio que vendes, sino que tienen mucho que ver contigo.

Vender tiene muy poco que ver con lo que vendes y todo que ver con la forma en que vendes, no el producto, sino tú mismo. La gente compra la mayoría de los productos en un entorno de negocios porque les gusta la persona a la que le están comprando, no necesariamente porque tienen el mejor producto o la mejor propuesta de valor.

Esto no significa que puedas tener el peor producto en tu mercado y fácilmente dominarlo con tu genialidad para las ventas, aunque a veces ocurre. Tus productos deben al menos ser competitivos. Si no lo son, es necesario encontrar la manera de mejorarlos o comenzar a hacerte algunas preguntas serias – como, ¿por qué elegí vender este terrible producto?

1. Mira dentro de sus almas

1

Todos sabemos que sólo tienes una oportunidad para causar una primera impresión – así que me voy a saltar el discurso de motivación aburrido. Es la forma de sacarle ventaja a la oportunidad lo que separará tu camino del de los demás.

Tu primera interacción con la persona a la que tienes la intención de venderle empieza con la primera vista, pero no basta con hacer contacto visual: debes entrar en su alma como si fuera la persona más importante que hayas conocido. Míralos a los ojos y no mires hacia otro lado. Ellos pueden mirar hacia otro lado y eso está bien, pero no debes ni siquiera parpadear si puedes evitarlo. Debes mantener este contacto visual en todos tus tratos con ellos.

Esto puede tomar un poco de práctica pero hace un par de cosas importantes. Inspira confianza y les dice que son importantes para ti – porque no estás buscando a alguien o algo más.


2. Sonríe genuinamente

2

Esta es una de las cosas más simples, pero poco utilizada, que se puede hacer en las ventas. Tan pronto cuando veas a la persona, haz contacto visual y sonríe. No sonrías como si fuera tu cumpleaños y finalmente conseguiste la nave espacial de lego que siempre habías querido, sino como si estuvieras realmente interesado en esa persona.

Es importante señalar que no se puede fingir autenticidad, la persona siempre va a detectarlo y podrás perder la oportunidad de dar una fuerte impresión. Debes estar realmente interesado y feliz por estar con ellos.

Sonreír te hace feliz y hace que los que te rodean estén felices, lo que viene muy bien cuando estás comenzando una nueva relación de ventas. Las personas que tienen un día duro en la oficina se refugiarán en tu felicidad.


3. Cállate y escucha

3

No hay nada más valioso en un entorno de ventas, o en realidad en cualquier entorno, que escuchar. No hay nada más perjudicial que hablar. Hazles una pregunta que requiera de algo más que un sí o un no y deja que ellos hablen. Mientras que responden a tu pregunta, míralos directamente a los ojos como si te estuvieran dando instrucciones para encontrar un tesoro perdido de su abuelo. Luego hazles preguntas básicas que los mantendrán hablando: “¿En serio?” “¿Cómo es posible?” “Guau!”

Esto puede parecer ridículo, pero la realidad es que a la gente le gusta oír sus propias voces. Les da placer, y el hecho de que también estés interesado en escucharlos, no sólo hablar de ti mismo, hará que les gustes.

Las ventas no son fáciles, y ciertamente no son para los débiles de corazón. Tienes que estar mucho más preparado para obtener un “no” que para obtener un “sí”. Sin embargo, si te vendes a ti mismo adecuadamente mediante la creación de una increíble primera impresión y te tomas el tiempo para construir una verdadera relación con tu cliente potencial, podrás cerrar más ventas de lo que nunca habías imaginado.

Visto en Entrepreneur.

Síguenos en Facebook