No te quedes en un trabajo que odias

2874862c5726f58805875a09467b1a48160748
Síguenos en Facebook

Artículo escrito por la empresaria y CEO de Solamar, Chelsea Berler.

Escucho esta frase en todas partes: vive hoy como si fuera el último día de tu vida.

Hay otro dicho: la vida es muy corta para perderla haciendo lo que no te gusta.

Lo sé, yo también me canso de escuchar estas frases. El problema con estos clichés es que, en realidad, ¡son todos verdaderos!

Una de los mejores aspectos de mi trabajo es que estoy permanentemente conociendo gente nueva y escuchando nuevas historias, aunque recientemente he notado un tema común: la gente tiene trabajos que no quieren y sienten que están atrapados en ellos.

Pasan los días marcando cruces en sus calendarios esperando el día en que se puedan retirar, enfrentando su vida laboral como una condena criminal que deben cumplir. Bueno, creo que es hora de que la gente olvide sus calendarios y listas de deseos y haga algunos cambios ahora.

Nunca es muy tarde para cambiar… o muy temprano.

freedom-to-quit

Recientemente me pidieron que fuera el exponente principal en un evento. Mientras esperaba subirme al escenario entablé una conversación con un asistente del evento de unos 30 años encargado del backstage. Me pude identificar con él y con cuán importante es su trabajo a partir de mi propia experiencia en la industria de los servicios: yo he sido ese asistente de backstage.

Comencé preguntándole si le gustaba lo que hacía. Fue entonces que me dijo que había ido a la universidad y que tenía un título como desarrollador de videojuegos. Me pregunté por qué no estaba ya encaminado en lo que parece ser una carrera apasionante. Él dijo que había pasado los últimos 10 años haciendo un trabajo que no disfrutaba porque la paga es buena. Algún día, me dijo, volvería a hacer lo que le gusta.

Después de mi charla, conocí una mujer encargada de uno de los stands quien reconoció haber quedado conmocionada después de escuchar mi ponencia. Ella deseaba haber cambiado de carrera antes en su vida, pero ahora que tenía casi 60 años estaba demasiado cerca de la jubilación como para cambiar cualquier cosa y entonces era mejor seguir… ¡por otros nueve años! Se reía de pura decepción, pero yo notaba su tristeza. Se comportaba como si ya se le hubiese acabado el tiempo y no tuviese otra oportunidad de hacer lo que en realidad le gustaba.

Yo no estuve de acuerdo y la alenté a pensar de otra manera.

Estas conversaciones me afectaron, me hicieron preguntarme cuántas otras personas piensan de este modo.

Nunca diría que la seguridad de la jubilación o de tener un salario decente no son importantes. Es descabellado pensar de otra manera. Pero, ¿por qué son estas cosas más importantes para la gente que hacer lo que a ellos les gusta? Es eso lo que no tiene sentido para mí.

¿Cómo podría el “Sr. 30 años” evitar terminar convertido en el “Sr. Muy cerca del retiro como para cambiar”? ¿Y qué hay de esa señora que ve la jubilación como la línea de llegada? ¿Cómo podría ella cambiar esa línea de llegada por una línea de largada para la carrera que a ella realmente le apasiona?


Las palabras sobran.

Captura-de-pantalla-2015-02-16-a-las-13.10.36

Aquí tienes un desafío: toma nota cada vez que te sorprendas diciendo una de estas frases: “desearía haber”, “desearía poder”, o “un día me gustaría”… ya entiendes la idea. El problema de usar estas frases es que te permiten crear una excusa para no hacer lo que te gusta ahí y entonces.

¿Algún día? Pero, ¿qué día? Expresarte de manera melancólica o deseosa sobre “algún día” es como apoyarse en la posibilidad de que el futuro abrirá un portal mágico que te permitirá tener todo lo que siempre quisiste. La cruda realidad es que no hay certeza sobre tu futuro.

Y pareciera que la vida nunca es suficientemente larga. ¿No sería grandioso si pudieras transformar alguno de tus sueños en realidad? No pretendo dar la impresión de que lo tengo todo claro. Lo que sí sé es que si quieres alcanzar una meta en tu vida, en tu carrera profesional u otro tipo de meta, debes empezar algún día.

Entonces (y si estuvieras en frente mío haría una pausa para darle dramatismo), ¿por qué no hacer de ese algún día hoy día?

Visto en Entrepreneur.

Síguenos en Facebook