Por qué deberías dejar de ser un jefe y empezar a ser un líder

portadaleader
Síguenos en Facebook

La forma en que decides enfocar tu rol, ya sea que estés a cargo de una empresa, una organización cívica o una panadería local, es un factor determinante en los niveles de logros alcanzados por el grupo de trabajo. Piensa en estas diferencias antes de tomar una decisión.

Cada empresa y grupo de trabajo tiene un jefe, pero sólo algunos tienen un líder a la cabeza.

Las diferencias son claras, y la que sea que maande en tu organización, determinará en gran medida lo que puedan lograr y cómo van a lograrlo.

Así que si estás a cargo o si aspiras a estarlo, tienes que tomar una decisión: ¿Vas a ser el jefe o vas a ser el líder?

better-leader

Por supuesto, la elección depende completamente de ti, pero a continuación te presentamos algunos puntos a considerar mientras tomas tu decisión:

1. Un jefe dirige a los demás, un líder los guía para que logren el mejor desempeño posible.

2. Un jefe infunde miedo, un líder inspira entusiasmo.

3. Un jefe culpa a los demás, un líder trabaja para ayudar a reparar el daño y entender lo que pasó para que no vuelva a ocurrir.

4. Un jefe piensa en términos de “él o ella”, un líder piensa en términos de “nosotros”.

5. Un jefe sabe cómo se hace, un líder muestra cómo se hace.

6. Un jefe depende de su propia autoridad, un líder depende, junto con todo el equipo, de la responsabilidad mutua y la confianza.

7. Un jefe usa a la gente, un líder está interesado en ayudarlos a crecer y desarrollarse.

8. Un jefe se adjudica el crédito, un líder da crédito a los demás.

9. Un jefe es un comandante, un líder está más preocupado de preguntar y escuchar.

10. El jefe dice “¡Vayan!”, el líder dice “¡Vamos!”

teamwork

Al tomar la decisión de ser un líder, hay algunas cosas a las que tienes que renunciar: al ego, a hacerlo todo a tu manera, a siempre tener razón, a que nunca desafíen tu perspectiva de las cosas y visión de mundo.

Sin, embargo, también vas a obtener un par de cosas a cambio: un ambiente de compañerismo y colaboración, un lugar de trabajo en el que la gente se alineará para trabajar, una auténtica autoridad que venga directamente de quién eres y no de lo que digas o hagas, y finalmente, la oportunidad de cambiar vidas, incluyendo la tuya.

No requiere de mucho esfuerzo darse cuenta de que ya tenemos suficientes jefes en el mundo. Lo que nos hace falta son grandes líderes.

¿Estás listo para elegir?

Visto en INC.

Síguenos en Facebook