Por qué necesitas inteligencia emocional para ser exitoso

emotional-intelligence-2
Síguenos en Facebook

Cuando la inteligencia emocional se dio a conocer a la gente, funcionó como razón para entender mejor un descubrimiento especifico: las personas con coeficientes intelectuales promedio superan en un 70% de las ocasiones a las personas con coeficientes intelectuales más elevados. Esta anomalía lanzó un dardo gigante a lo que la mayoría de las personas había asumido como la fuente única de éxito: el Coeficiente Intelectual. Luego de décadas de investigaciones, en la actualidad se apunta a la inteligencia emocional como el factor determinante que separa a las personas con buenos rendimientos en sus vidas del resto del grupo.

La inteligencia emocional es el “algo” que todos tenemos dentro y que es un tanto intangible. Afecta la manera en la que manejamos nuestro comportamiento, navegamos por complejidades sociales y tomamos decisiones personales que logran concretar resultados positivos. La inteligencia emocional se elabora a partir de cuatro habilidades nucleares que se separan en pares de a dos: las aptitudes personales y las aptitudes sociales.

1. Las aptitudes personales

emotional-intelligence

incluyen tu autoconsciencia y tus habilidades de autogestión, las que se enfocan más que nada en tu persona individual más que en tus interacciones con otras personas. Las aptitudes personales son las habilidades que tienes que mantenerte atento a tus emociones y manejar tu comportamiento y tus tendencias.

La autoconsciencia es tu capacidad de percibir adecuadamente tus emociones y mantenerte atento a ellas a medida que ocurren.

La autogestiónes tu capacidad de ser consciente de tus emociones para mantenerte flexible y dirigir positivamente tu comportamiento.


2. La competencia social

o-EMOTIONAL-INTELLIGENCE-facebook

se crea a partir de tu consciencia social y tus habilidades de manejo de las relaciones. La competencia social es la habilidad que tienes de entender los estados de ánimo, los comportamientos y las razones detrás del actuar de otras personas para así responder eficazmente y mejorar la calidad de tus relaciones.

La consciencia social es la habilidad que tienes de captar las emociones de otras personas y entender lo que está realmente pasando.

El manejo de las relaciones es la habilidad que tienes para usar la consciencia de tus emociones y las emociones de otras personas para manejar exitosamente las interacciones y la comunicación.


3. La inteligencia emocional, el coeficiente intelectual y la personalidad son cosas diferentes.

socialbrain

La inteligencia emocional apela a un elemento fundamental del comportamiento humano que es diferente a tu intelecto. No existe alguna conexión conocida entre el coeficiente intelectual y la inteligencia emocional. Simplemente no puedes predecir la inteligencia basándote en lo sabio que una persona puede demostrar ser. La inteligencia es tu habilidad para aprender, y se mantiene igual tanto a los 15 como a los 50 años. La inteligencia emocional, por otra parte, es una variedad flexible de habilidades que se puede adquirir y mejorar con la práctica. Aun cuando algunas personas son naturalmente más emocionalmente inteligentes que otras, un alto grado de inteligencia emocional puede ser desarrollada aun cuando no hayas nacido con ella.

La personalidad es la última pieza del puzle. Es el “estilo” estable que define a cada uno de nosotros. La personalidad es el resultado de preferencias muy arraigadas, como la inclinación a la introversión o la extroversión. Sin embargo, al igual que el coeficiente intelectual, la personalidad no puede ser usada para predecir la inteligencia emocional. Además de esto, y nuevamente al igual que el coeficiente intelectual, la personalidad se vuelve estable a lo largo de la vida y no cambia. Tanto el coeficiente intelectual como la inteligencia emocional y la personalidad cubren áreas diferentes y ayudan a explicar lo que hace que una persona se comporte de cierta manera.

¿Cuál es el impacto que tiene la inteligencia emocional en nuestro éxito profesional? La respuesta rápida es: ¡muy grande! Es una manera muy poderosa de enfocar tu energía en una dirección y tener un resultado tremendo. TalentSmart testeó la inteligencia emocional junto con otras 33 importantes habilidades dentro del ambiente laboral y descubrió que la inteligencia emocional es el indicador más relevante del rendimiento laboral explicando algo más del 58% del éxito en diferentes tipos de trabajo.

Tu inteligencia emocional es la base para alojar una serie de habilidades importantes: impacta a casi todo lo que haces y dices en tu día a día.

De todas las personas que hemos estudiado en el trabajo, hemos descubierto que el 90% de las personas que rinden mejor poseen también un alto nivel de inteligencia emocional. Por otra parte, sólo un 20% de las personas con peores rendimientos tienen un nivel alto de inteligencia emocional. Puedes rendir de maravillas sin inteligencia emocional pero las chances de que eso suceda son muy bajas.

Naturalmente, las personas con un alto grado de inteligencia emocional ganan más dinero. En promedio, USD 29.000 más por año que las personas con bajo grado de inteligencia emocional. La conexión entre la inteligencia emocional y el sueldo es tan directa que cada aumento en el grado de inteligencia emocional agrega USD 1300 al salario anual. Estos resultados funcionan para personas en todo tipo de industrias, de todos los niveles, en cada región del mundo. No hemos podido aun encontrar un trabajo en el que el rendimiento y el pago no estén relacionados a la inteligencia emocional.


4. Puedes aumentar tu inteligencia emocional.

Fotolia_8298828_M_twitter

La comunicación entre tu “cerebro” emocional y el racional es la fuente física de inteligencia emocional. El camino hacia la inteligencia emocional comienza en el cerebro, en la espina dorsal. Es aquí donde tus sentidos primarios entran en juego y deben viajar hacia el frente de tu cerebro antes de que puedas pensar racionalmente acerca de tu experiencia. Sin embargo, primero viajan a través del sistema límbico, lugar donde se generan las emociones. Por lo tanto, tenemos una reacción emocional a situaciones antes de que nuestra mente racional sea capaz de ser gatillada. La inteligencia emocional necesita de una serie de comunicaciones eficientes entre los centros racionales y emocionales del cerebro.

Plasticidad es el término que utilizan los neurólogos para describir la habilidad que posee el cerebro de cambiar. A medida que descubres y practicas nuevas habilidades de inteligencia emocional, las billones de neuronas que unen los centros emocionales y racionales de tu cerebro comienzan a sacar pequeños “bracitos” (muy parecido a los arboles) para poder alcanzar a las otras células del cerebro. Una sola célula puede generar más de 15.000 conexiones con sus vecinos. La reacción de crecimiento en cadena asegura que sea más fácil desarrollar y poner en acción un nuevo comportamiento en el futuro.

A medida que entrenas a tu cerebro mediante la practica constante de nuevos comportamientos emocionalmente inteligentes, tu cerebro logra construir los caminos necesarios para hacer que esos comportamientos se transformen en hábitos. Pasado un tiempo, comenzarás a responder a tu alrededor con inteligencia emocional sin siquiera tener que pensarlo. Y a medida que tu cerebro refuerce el uso de estos nuevos comportamientos, las conexiones que apoyaban los tipos de comportamientos más viejos y destructivos comenzarán a morir a medida que aprendas a limitar su uso.

Visto en Forbes.

Síguenos en Facebook