Técnicas para mejorar la “lluvia de ideas”

becas_emprendedores_8692_645x
Síguenos en Facebook

Imagina que te invitan a una reunión creativa. El mediador dice que “cada idea cuenta” y te invita a proponer la mayor cantidad posible en los próximos 15 minutos. Te sientes presionado, así que eliminas las que tú crees que no obtendrán el respaldo suficiente. Minimizas tu propia lista limitada de ideas y ofreces sólo una pequeña muestra al grupo. El mediador pone las tuyas y las de tus colegas en un tablero para que todos puedan votar por la que cada uno piensa que es la mejor. Por supuesto, no todos apoyan la que resulta ganadora y mientras algunos se convencen, la mayoría no está seguro de la nueva dirección a la que va la reunión.

Ahí yace el problema. Los procesos que ya han sido pensados y probados, pueden llegar a empañar la creatividad que muchas compañías luchan por crear. Para poder promover un nivel de innovación genuino, es necesario dejar de realizar sesiones de habladuría sobre nuevos pensamientos, alejarnos de la obligación de llegar a un consenso y alimentar enfoques que forjen nuevas bases.

La resistencia al cambio e innovación real, es natural. Es guiada por fuerzas que están muy dentro de nosotros y que necesitamos ver para cambiarlas y fomentar un nuevo pensamiento. Estas son:

La necesidad por inclusión y conexión

DSC_0579

Cuando estamos en sesiones creativas con otros, la necesidad de llegar a acuerdos, sentirnos incluidos y pensar de la misma manera que los demás es algo latente. La innovación genuina requiere tener diferencias y que nuestras ideas se expandan hacia los lugares más lejanos de nuestro cerebro, los cuales son menos cómodos o conocidos.


Estar en lo correcto

El pensar en las mismas ideas repetidamente nos calma y nos lleva a estar en un estado de comodidad. Creer que conocemos las respuestas “correctas” refuerza los sentimientos de inteligencia y buen criterio. Podemos no darnos cuenta de que estamos insertos en un espiral repetitivo o que experimentamos el status quo de nuestro pensamiento, en vez de esto, nos sentimos bien de entenderlo correctamente.


Los ritmos mentales

business-in-your-palm-m

El pensar repetidamente en una idea crea “ritmos” en nuestro cerebro, reforzando lo que ya sabe a expensas de lo que es nuevo y novedoso. La estructura del cerebro sirve para unir el aprendizaje al comportamiento.

¿Qué hacemos para ser innovadores?

Para llevar nuestro nivel de innovación a algo más elevado, debemos pensar diferente. Raramente ponemos atención para aumentar nuestra capacidad de formar nuevas ideas o probar, pulir y defender nuevos conceptos. Aquí te mostramos algunos de los tips para poder hacer esto:

1. Prepara el cerebro mediante la utilización de palabras gatilladoras

Necesitamos preparar nuestros cerebros para generar y expresar ideas libremente sin reprimirlas. De esta manera, debes presentar el problema o desafío en el que estás trabajando. Encuentra palabras gatilladoras que se relacionen con tu desafío para hacer que tu mente comience a funcionar. Digiérela, ve una película y ve a caminar a un parque. Dale al cuerpo algo que hacer mientras tu mente divaga libremente. Entonces ponte a trabajar.

Si estás en un grupo, piensa en hacer una lista de dos columnas en una pizarra y pídele a tus colegas que encuentren conexiones entre las palabras que de otra manera no la tendrían. Invita a las personas a crear la mayor cantidad de ideas durante unos pocos minutos y luego dirige tu reunión creativa, pero con tu cerebro y el de tus colegas ya preparados para pensar de manera diferente.


2. Piensa en la peor idea

Elimina el miedo a cometer errores, a sentirte estúpido o a recibir un feedback negativo. Las malas ideas no existen. De hecho, algunas investigaciones han mostrado que lo que aparece después de la “peor idea” se puede convertir en un desencadenador de los mejores pensamientos, de esos en los que nadie pensó antes.


3. Deja que fluya

becas_emprendedores_8692_645x

No esperes a la inspiración o al asentamiento de las soluciones ideales, sino que genera un banco de ideas con otros. Cuando sientan que deben parar o comenzar a dar sus opiniones sobre sus ideas, sigan. No se encuadren en sus patrones frecuentes y en vez de eso abran sus mentes a un estado de “no-enjuiciamiento”, donde tus pensamientos y los de otros se puedan conectar. Si te sientes con ansiedad, falta de comodidad o perdido en un territorio desconocido, debes saber que estás yendo por el camino correcto.

Recuerda: las ideas más novedosas llegan a través de la experimentación y la exploración. Prepara a tu cerebro y alista el escenario donde puedan surgir los pensamientos más emocionantes. A lo largo del proceso aprenderás a confiar en los instintos de innovación. Los tuyos y los del resto.

Original.

Síguenos en Facebook