El mundo se está quedando sin avellanas porque la gente no deja de comer Nutella

portada
Síguenos en Facebook

La sensación de meter una cuchara en un frasco de Nutella y comérsela puede ser descrita como felicidad pura. Sin embargo, la consecuencia pegajosa, el conteo de calorías y el coma inducido por el azúcar, son totalmente lo opuesto.

Ferrero, la compañía detrás de Nutella, utiliza casi un cuarto de la cosecha mundial de avellanas para producir su azucarado producto.

Y luego de que a principios de este año las inesperadas tormentas y congelamientos eliminarán el 70% de las cosechas del mundo que se encuentran en Turquía, los fanáticos del dulce desayuno debiesen esperar un aumento en su precio.

Una tonelada de avellanas se vendía en agosto a US$ 10.500, mientras que en febrero estaba a US$ 6.500 la tonelada. La industria de estas nueces está en graves aprietos y verás el aumento por ti mismo.

La avellanas son reconocidas por su dificultad para ser sembradas y cosechadas. La mayor parte del cultivo viene de un pedazo de tierra relativamente pequeño y escarpado en la costa turca.

La mayoría de los frutos secos aún se cosechan por familias en el área, lo que resulta en una tasa de producción mucho menor que la mayor parte de las cosechas comercializadas.

14918970479_524362d70e_k

Con la Nutella siendo más y más popular, los consumidores se han vuelto locos por las avellanas. Para responder a la demanda, granjeros de Oregón, Australia y Chile han lanzado sus propias granjas.

Debido a la situación de la industria, los científicos se encuentran trabajando en desarrollar un fruto seco más resistente.

Ferrero también adquirió al productor de avellanas líder de Turquía, Oltan Group, asegurándose la recepción de la mayoría de la cosecha del país, así esperan que el producto sea más barato.

Original.

Síguenos en Facebook