Ella puede usar lo que quiera porque vive en un país libre llamado India

portadaindia
Síguenos en Facebook

La mayoría de nosotros conoce una parte de la situación actual de las mujeres en la sociedad india. Sin embargo, muy pocos pueden explicar por qué sucede. A continuación te dejamos el artículo de Chetan Bhagat con su opinión que busca aclarar las cosas:

“Las mujeres no deberían usar ropas provocativas”.

“Ropa y jeans ajustados son la causa de las violaciones”.

“Las buenas chicas indias, se cubren”.

“De todas formas, ella era de personalidad relajada”.

“La causa del problema son los teléfonos celulares en las manos de las mujeres”.

Si vives en India, es probable que hayas escuchado todas las anteriores. A pesar de la atención en aumento y el debate en torno a los crímenes contra las mujeres, este tipo de narrativa que insinúa que “fue culpa de ella” se niega a morir. No se limita simplemente a los ciudadanos. Tenemos a personas en posiciones de poder que hacen declaraciones similares. Muchos dirigentes de organizaciones religiosas piensan igual, así como también lo hacen grandes sectores de la fuerza policial. Por supuesto, los feministas gritan y gracias a la indignación de los medios de comunicación logran callar a estar personas. Sin embargo, muy en el fondo, esas creencias siguen estando ahí.

De hecho, no son sólo los hombres; muchas mujeres indias también lo creen. Algunas a veces dicen cosas como: “¿Por qué tiene que usar vestimentas tan provocativas?” o “¿Por qué tuvo que ir a ver una película tan tarde?”.

“Es mucho más fácil asumir que la víctima, de alguna forma, es diferente de las mujeres que me rodean”

Women_in_Deogarh_morning,_Orissa,_India

La pregunta importante es: ¿Por qué prevalecen estas actitudes? ¿Por qué tantos ciudadanos creen que las mujeres que no se comportan de una cierta forma están buscando problemas o que no son “chicas buenas”? ¿Cuál es el problema de fondo aquí? Y, aún más importante: ¿Cómo convencer a los demás de lo contrario? ¿De que es decisión de cada mujer lo que ella elija para vestir y que es importante que la sociedad respete eso?

El feminismo extremo y su indignación no están dando resultados. Lo anterior sucede, ya que hasta que no comprometamos a todas las partes, sin importa que tan retrógradas sean sus actitudes, nunca lograremos un avance en las actitudes hacia las mujeres.

“Es mucho más fácil gritarle a tu hija por usar un par de pantalones ajustados”

beautiful-indian-women

¿Por qué son tantas las mujeres indias que piensan así? Hay dos motivos principales: el primero es un mecanismo para sobrellevar la situación. Una violación es un evento devastador. Es terrible el pensar que todas las mujeres están en peligro. Es mucho más fácil asumir que la víctima, de alguna forma, es diferente de las mujeres que me rodean. Asimismo, es más reconfortante el creer que si mi hija o hermana se viste de cierta forma o se comporta de cierta manera, no serán susceptibles. Le da a una persona asustada, un sentido de control. Una falsa seguridad.

Sin embargo, la verdad es que la forma en que las mujeres se visten tiene muy poca correlación con las violaciones. Lo que a menudo es más importante, son las actitudes de los hombres hacia las mujeres, el tipo de sistema judicial y policial de un lugar determinado, y una comprensión de la sexualidad en la sociedad en general. Claro, las mentes retrógradas sienten que el lidiar con todo esto es demasiado complejo y lo consideran fuera de su control. Es mucho más fácil el gritarle a tu hija por usar un par de pantalones ajustados.

El segundo motivo por el cual se les pide a las mujeres que se cubran, es para negarles su poder sexual.

Existen varios tipos de poder en la sociedad. Todos sabemos sobre el poder político y económico. Otro ejemplo es el poder del lápiz, que es el que los escritores utilizan para hacer llegar sus ideas. También hay una forma primitiva de poder llamado poder muscular, con el cual uno puede herir físicamente a otra persona. En promedio, a los hombres se les asocia más con este tipo de poder que a las mujeres. Ellas, por el otro lado, tienen cierto poder sexual. Por medio de éste, una mujer puede parecerle atractiva a un hombre, quién luego necesitará su consentimiento para llevar las cosas un paso más allá. Lo anterior, equilibra un poco la balanza contra ese poder muscular que tienen los del otro sexo.

“Las mujeres tienen cierto poder sexual, y también tienen el derecho de usarlo si así lo desean”

portadaindia

Sin embargo, las sociedades dominadas por los hombres les han negado este poder a las mujeres y las han juzgado por intentar usarlo. Cuando les pedimos que se cubran, les negamos la decisión de expresar su poder. Ahí yace la desigualdad. Nunca decimos que los hombres deberían tener sus manos atadas cuando salen a las calles para controlar su poder muscular y que así no puedan acosar a las mujeres. Pero no tenemos problemas en decir que es mejor que la mujer se tape si no quiere ser acosada. Ahí lace una actitud inherente sesgada en contra de las mujeres. En negarle a las mujeres su libre albedrío, sin un castigo equivalente para los hombres. Lo que es peor, en el caso de un incidente lamentable, se deja libre a los agresores y se cuestiona a la víctima.

Es por esto que esa actitud debe cambiar. Las mujeres tienen el derecho de aspirar a verse atractivas mientras caminan por la calle. Y los hombres, sin importar lo inexplicablemente e inmensamente atraídos que se sientan hacia ellas, deben buscar su consentimiento antes de invadir su espacio personal. Por lo tanto, las mujeres tienen cierto poder sexual y también tienen el derecho de usarlo si así lo desean.

El lado retrógrado siempre hará la misma pregunta de forma automática: “Como sucede con todos los poderes ¿No pueden ellas llegar a abusar de éste? ¿Acaso no puede ella tentar, enganchar, llamar la atención de un hombre o darle señales mezcladas si le otorgamos ese libre albedrío?” La respuesta es sí. Ella puede abusar de ese poder hasta cierto punto, pero esa tiende a ser la excepción. Y si eso ocurre, no puedes actuar sin su consentimiento y decir que ella estaba evidentemente pidiendo lo que sea que le pasó. La falta de consentimiento no se justifica bajo ninguna circunstancia. Punto.

Debemos hacer que todos los hombres y mujeres entiendan estos conceptos. La indignación no ayuda. El tener una sensibilidad sobre los problemas de las mujeres surgirá del educar a nuestra población sobre poder, derechos individuales y libre albedrío. Mientras tanto, ella puede hacerlo: vestir lo que sea que quiera vestir. No porque ella sea moderna o inspirada en la moda del occidente o porque tenga valores corruptos. Sino, simplemente, porque es una ciudadana libre viviendo en un país libre llamado India. Y no te atrevas a intentar negarle eso.

Visto en HuffPost.

Síguenos en Facebook