4 grandes mitos de ser emprendedor

destacadadada
Síguenos en Facebook

Aunque aún son pocos los que se atreven a emprender, el emprendimiento está de moda. En todos lados se habla de fomentar esta actividad y los jóvenes sueñan con verse a los 30 años liderando una empresa de millones de dólares mientras visten pantalón y camiseta.

Con este auge, se ha construido la visión de un emprendedor afortunado a quien le llegaron ideas del cielo y todo fue calzando hasta que ¡BAM! comenzó a llover el dinero. Pues bien, de esto hay poco. El camino a través del cual un emprendedor alcanza el éxito –si es que lo alcanza- es muy difícil. Si estás pensando en emprender, debes saber que existen algunos mitos totalmente falsos sobre esta actividad. A continuación una lista con los mitos más comunes sobre el emprendimiento.

Primer mito: Dormiré a mi antojo

Seguramente pensarás que, a diferencia del estrés de los horarios fijos de oficina, como emprendedor no tendrás horario y de hecho, estás en los cierto. Como emprendedor no tienes horarios, porque trabajas todo el día. Si quieres ser emprendedor porque te duele levantarte a las 7 de la mañana, debes saber que los emprendedores exitosos se levantan cerca de las 5 de la mañana. Levantarse así de temprano es un plus ya que te regala una parte completamente nueva del día donde existe más calma para avanzar en los proyectos que serán concretados o aplicados una vez entrada la parte del día hábil.

Como decía Benjamín Franklin: “Acostarse temprano y levantarse temprano, hace que un hombre sea sabio, rico y sano.”


Segundo mito: Tendré tiempo para desarrollar proyectos paralelos
multitask

Puede que planees hacer ejercicio durante la hora de almuerzo y en la tarde ocuparte de algún pequeño negocio que tengas en mente. Estás imaginando un día lleno de tiempo para ti mismo en donde deberás encontrar cosas para hacer. Pero estás muy equivocado. Es cierto que como emprendedor no tendrás un jefe, pero estás olvidando el hecho de que, es precisamente por esto, que ahora tú, eres tu jefe. Si pierdes el tiempo haciendo otras cosas y “gozando de tu libertad” como emprendedor, sencillamente estarás dirigiéndote al desfiladero. La gente que trabaje para ti necesitará supervisión y ayuda y si un cliente te llama a las 8 de la tarde para decirte que algo anda mal deberás tomar tus cosas y correr a solucionar el problema, no hay nadie sobre ti que tome esa responsabilidad porque tu empresa eres tú.


Tercer mito: Tengo la fortuna de trabajar desde mi casa

Apostaría a que después de un tiempo sencillamente odias tu oficina, que se hace tedioso y solamente la idea de poder quedarte en casa para trabajar te hace sonreír. Pues yo te digo que nada es perfecto y que así como tu anhelas estar en pijamas trabajando desde tu cama, quien ya lleva tiempo haciéndolo, hoy solo quiere un escritorio a kilómetros de distancia de su casa donde pueda concentrarse sin pensar en la comida del perro, limpiar la cocina, acostarse un rato, ver un poco de televisión, comer un tentempié o cualquiera de esas cosas domésticas que te sacan del trabajo.

También puedes leer “¿Quieres emprender desde tu hogar? Ojo con estos 4 puntos“.


Cuarto mito: Una buena idea y seré rico
MONEY!!!

Éste es probablemente el mayor mito de emprendimiento. Ninguna empresa exitosa alcanzó el éxito de esta manera. Una buena idea puede ser un motor inicial pero no es más que eso. Solamente en la aplicación de la idea encontrarás una montaña de problemas que irán puliendo el concepto inicial. Esto demorará en mutar finalmente hasta tu producto o servicio final, el cual, por cierto, jamás dejarás de perfeccionar y analizar. Puede que en el camino sientas muchas veces que nada funciona, que la idea es un sin sentido y que es mejor que empieces a repartir tu C.V. Es ahí donde se ven los verdaderos emprendedores.

Síguenos en Facebook