Aprende mediante la práctica

portadaaaaaa
Síguenos en Facebook

A veces te das cuenta que los empresarios no sólo se mantienen en un área, sino que incursionan en muchas otras.¿Tendrán conocimiento de la industria o simplemente se arriesgarán a lo desconocido? Acerca de este tema, el exitoso empresario Richard Branson le respondió al lector de Entrepreneur, Hernan Gaytan, quien le planteó lo siguiente: 

P: Virgin tiene presencia en una variedad de industrias. Usted pasó de revistas a discos musicales, luego a líneas aéreas, y de allí a las bebidas sin alcohol, los vuelos espaciales, etc. ¿Se necesita tener un conocimiento previo de la industria en la que desea iniciar una nueva empresa? ¿Cómo es que ha puesto en marcha un negocio tras otro, logrando tener éxito una y otra vez?

Los emprendedores exitosos suelen ser insaciablemente curiosos respecto a todo y, por lo general, suelen ser buenos para aprender mediante la práctica. Su mente abierta y la convicción de creer que todo es posible, son algunos de sus mejores atributos. Hernan, si esta descripción calza con tu perfil y estás pensando en empezar un nuevo negocio ¡Ya estás en camino!

Por favor no te quedes estancado en la duda de si necesitas tener experiencia previa para lanzarte con un proyecto o no. En cambio, piensa en las modificaciones que te gustaría ver como cliente, incluso si sólo has notado pequeños detalles que necesitan ajustes. Un conjunto de ellos pueden ser claves para desarrollar una gran idea que te lleve a crear un producto o servicio realmente nuevo que genere cambios.

22833664

Esencialmente, fue así como en Virgin lanzamos nuestro primer negocio exitoso. Cuando empezamos estábamos muy preocupados y atentos, conectando empresas tal como lo hacían el resto de las compañías. Pasamos de armar una pequeña tienda de discos a poner en marcha un sello discográfico con estudios de grabación, y luego agregamos a nuestro portafolio grandes mega tiendas de música.

A pesar de que nos gustaba la industria, sabíamos poco o nada sobre cualquiera de esos negocios, pero vimos que eso no era necesariamente una desventaja. Éramos jóvenes obstinados que nos gustaba hacer las cosas a nuestra manera, paradójicamente el resultado fue que nuestras empresas prosperaron. Resultó que nuestros clientes aprobaron los cambios que nosotros estábamos haciendo, tales como invitar a los melómanos a pasar algunas horas en nuestras tiendas para hablar de música en vez de forzarlos a comprar e irse.

flightattendant1

El gran salto vino cuando decidí que era tiempo de crear una nueva aerolínea transatlántica y me enfoqué de la misma manera. No sabía nada de viajes aéreos, pero como volé muchas veces desde Inglaterra hasta Estados Unidos por los negocios de Virgin Records, estaba convencido de que las cosas se podían hacer de otra manera. Los precios eran altos y el servicio pésimo.

Cuando le mostré a mis socios la propuesta para una nueva aerolínea, creyeron que me había vuelto loco. Lo mismo pensaron nuestros asesores financieros, quienes nos abandonaron. A medida que continuábamos con el lanzamiento, tanto los expertos como nuestros rivales decían que era una mala idea, que era un mal momento para ejecutarla y que Virgin Atlantic Airways estaba destinada al fracaso.

Les demostramos que estaban equivocados. Tuvimos éxito porque no algo más del montón, sino que trabajamos con el mismo enfoque creativo y centrado en el cliente que utilizamos en nuestros negocios en la industria musical. Agregamos todo tipo de pequeños servicios extra, de los cuales el más importante fue contratar miembros de tripulación que fueran realmente amables con los pasajeros ¡Un detalle que nuestra competencia había pasado por alto! Treinta años después todavía marcamos pauta en términos de valor y excelencia por el servicio que ofrecemos.

creative-employee1

Cuando empezamos a crear empresas como Virgin Mobile en Gran Bretaña, creíamos que podíamos mejorar el servicio y el valor ofrecido a los clientes de telefonía móvil en el Reino Unido y eso hicimos. Uno de los grandes cambios fue dejar que nuestros clientes compraran una tarjeta SIM sin tener que adquirir un ​​teléfono, lo que marcaba una gran diferencia respecto a otras compañías.

Desde que creamos la marca Virgin en 1970, hemos lanzado unas 400 empresas. Si bien no todas fueron exitosas, aprendimos mucho de nuestros fracasos. El hilo conductor de nuestros éxitos es nuestro deseo de hacer algo mejor. Nuestros equipos de gente comprometida y apasionada, siempre se divierten colaborando al mismo tiempo que alteran lo que nuestra competencia cree que es lo que los clientes quieren.

Hoy en día, cuando navegamos en aguas desconocidas, tratamos de contratar a gerentes y miembros del equipo directivo que hayan trabajado en la industria y que por lo tanto sepan lo que se debe evitar. Por lo general, llegan a trabajar con nosotros desde otra compañía importante de la misma área, donde sus ideas y ambiciones fueron aplastadas por prácticas jerárquicas y mentes estrechas centradas en lo más básico. Buscamos personas que quieren lograr un cambio radical, para lograr eso les damos la libertad para ser creativos más el respaldo de nuestra marca, luego nos alejamos y los dejamos volar.

A menudo recibo comentarios sobre lo genial que es la forma en que Virgin piensa fuera de la regla. Realmente se sorprenden cuando les digo: “¡En realidad no lo hacemos! Nosotros ni siquiera llegamos a hablar de la norma“. Es un gran enfoque, y sin importar donde esté tu negocio o el tipo de industria que quieras abordar, es muy probable que también te funcione.

Original.

Síguenos en Facebook