Descubre los beneficios de una franquicia a través del testimonio de esta emprendedora

CINDI
Síguenos en Facebook

La franquicia le devolvió la pasión por su trabajo, ahora invierte su tiempo en ella y no en el desarrollo de sus jefes. 

Comenzar tu propio negocio desde cero es un acto casi heroico, que requiere mucho esfuerzo y dedicación, sin embargo, no es la única manera de emprender. Hay otras alternativas que pueden significar algo menos de esfuerzo y te darán la misma sensación de autonomía y realización. Estoy hablando de las franquicias. Una franquicia es la concesión del derecho por parte de una marca hacia una persona para que ésta pueda hacer uso de ella. Puede ser una opción interesante, pero que pocos consideran.

En este artículo te mostraremos la experiencia de una mujer que cambió su empleo de oficina por hacerse de cargo de una franquicia.

Antes de que Cindi Garabedian se hiciera cargo de una franquicia de Studio Barre, trabajaba como directora creativa de una marca de productos para la piel. Su oficina se encontraba en Beverly Hills, lo que significaba horas de tráfico todos los días y todo ese trabajo y dedicación jamás se traducía en beneficios para ella sino para sus empleadores.

CINDI

Cindi Garabedian

A medida que pasaba el tiempo, Cindi pensaba el tema con más y más frecuencia. Había escuchado de las franquicias y le gustaba la idea de entrar a un negocio exitoso teniendo el apoyo y el conocimiento que vienen con él. Comenzó a pensar dónde podía entrar y apareció la opción de entrar a Studio Barre, un centro deportivo del cual ella era cliente hace unos años.

Para ella la salud y el ejercicio siempre había sido clave, por lo que sabía que sería muy buena haciéndose cargo de uno de los locales. Además el ambiente de la compañía era muy agradable y colaborador, desde el primer hasta el último empleado, todos son tratados con respeto y cariño.
IMG_8506-e1422408501418

Cindi Garabedian

Para entrar a la franquicia tuvo que hacer una inversión de USD$150,000 de los cuales sólo USD$29,000 fueron para pagar la franquicia, el resto se invirtió en mejorar el local y contratar más personal.

A su ingreso tuvo que lidiar con los trámites estatales, los impuestos de todos los tipos, boletas y facturas y todos los aspectos legales que son parte de comenzar un negocio y tratar con un equipo de gente.

Hoy Cindi afirma estar feliz. Dice que la decisión le ha cambiado la vida. El Studio Barre se ha tomado sus pensamientos y le apasiona trabajar día a día para que crezca y mejore en la calidad de su servicio. Este trabajo le ha devuelto la pasión y la felicidad y eso se ha notado también en lo que transmite hacia su familia.
slide-5-870x481

Cindi Garabedian

El siguiente paso para Cindi es afirmarse lo suficiente con el local para poder comenzar a planear la apertura de otro Studio Barre, posiblemente dentro de dos años más.

Este testimonio nos demuestra que nunca es tarde para hacer un cambio en tu vida, sólo tienes que atreverte.

Síguenos en Facebook