Directora Ejecutiva en tecnología dice: ‘Inclinarse’ no es la respuesta para disminuir la brecha de géneros

Síguenos en Facebook
sabrina parsons hi res

Sabrina Parsons, Directora Ejecutiva de Palo Alto Software

Sabrina Parsons, autora de este artículo, ha sido Directora Ejecutiva de Palo Alto Software desde el 2007.

No soy una Directora Ejecutiva típica. Suelo llevar a mis tres hijos pequeños al trabajo conmigo, e incentivo a mis empleados a hacer lo mismo. Como líder de negocios dentro del área de la tecnología, mayormente gobernada por hombres, he creado mi propia imagen acerca de como debería ser una Directora Ejecutiva.

En el libro Lean In (Inclinarse): La Oficial de Operaciones de Facebook, Sheryl Sandberg, enfatiza que a pesar de que las mujeres representan a más de la mitad de los graduados universitarios, los hombres aún ocupan la mayoría de las posiciones de liderazgo tanto en el gobierno como en los negocios. En su libro argumenta que las mujeres se contienen a lo largo de sus carreras, y les aconseja sobre cómo mantenerse a la par con sus colegas masculinos.

A pesar de que estoy 100% de acuerdo con el argumento de Sandberg de que debemos continuar luchando para disminuir la brecha de géneros en los roles de liderazgo en el mundo corporativo, tengo algunas reservas acerca de su estrategia general para lograrlo. Sandberg argumenta que las mujeres deben jugar bajo las reglas de su lugar de trabajo, y jugar duro. Cree que las mujeres deben acomodarse a la cultura de oficina, y hacer lo que sea necesario para tener éxito dentro de su trabajo — independiente de sus vidas personales.

Admiro su tenacidad, y admito que esta estrategia le ha resultado muy bien. Sin embargo, creo que hay una mejor manera de abordar la brecha de géneros y hacer que las mujeres avancen dentro de sus roles de liderazgo.

Las madres que trabajan debería apoyar un nuevo tipo de feminismo. Admiro grandemente el movimiento feminista de los 70’s y 80’, que cambió completamente el terreno para las mujeres que trabajan. Estas mujeres trabajaron arduamente para relucir lo malas que eran las condiciones de trabajo para las mujeres, y cuanta discriminación existía en los lugares de trabajo. Sin ellas, las mujeres de hoy no tendríamos los derechos que tenemos hoy.

Pero por lo que trabajaron tan arduamente esas mujeres, hoy se ha manifestado en que las mujeres actúen como hombres en la oficina. Sin ir más allá, en esta época fue cuando los trajes para mujeres se hicieron populares, los cuáles eran básicamente los trajes que los hombres usan pero modificados al tamaño de una mujer. Para mí, esto representa los cambios que debemos instituir para que las mujeres puedan avanzar en el liderazgo.

Dejemos de intentar actuar como hombres para poder adelantarnos, y concentrémonos en cómo nuestras diferencias nos dan una tremenda ventaja.

AR-308179963

Libro “Lean In”, de la Directora de Operaciones de Facebook Sheryl Sandberg

No es que las mujeres no lo intenten lo suficiente, como sugiere Sandberg, es que algunas mujeres se ven enfrentadas a circunstancias imposibles. Para que podamos avanzar, se espera que trabajemos largas horas, que demos cualquier cosa que se nos pida y que despreocupemos nuestra vida personal para lograrlo. Por ningún motivo estoy diciendo que no debamos quedarnos trabajando hasta tarde de vez en cuando, o hacer más de lo que se nos pide. De hecho, creo que las mujeres determinadas siempre hacen más de lo que se les pide, y efectivamente, las madres que trabajan saben cómo trabajar más duro que cualquiera.

Lo que debe cambiar es cómo y cuándo las mujeres trabajan. El que nos digan que nos ‘inclinemos’ de por sí no es útil. En lugar de eso, las mujeres deben trabajar juntas y exigir la flexibilidad necesaria para poder destacarnos en nuestros trabajos; debemos admitir que tenemos niños, y no esconder el hecho de que tememos que esto arruine nuestras oportunidades en nuestra carrera; ocasionalmente podemos traer a un niño para que haga su tarea en silencio una vez que termine la escuela, o si la sala cuna no está disponible.

Debemos demandar que las reglas corporativas cambien para acomodar a las mujeres—a esas que quieren tener familia, y se dan cuenta de que tenerla NO las hará trabajar menos, o lograr menos. El que las compañías que deciden nuestro horarios determinen cómo y cuándo trabajamos, y crean que una mujer embarazada es una carga, es lo que no nos está permitiendo llegar a la cima. Hasta que podamos cambiar estas actitudes, ‘inclinarse’ no será suficiente.

Cómo Directora Ejecutiva de Palo Alto Software, he convertido en una prioridad el incentivar a mis empleados a hacer lo que necesiten para surgir dentro de su trabajo mientras crían una familia. Tenemos una habitación en nuestra oficina específicamente diseñada para que los niños puedan relajarse luego de la escuela mientras que sus padres trabajan. No tenemos horas estrictas solo porque sí. Si alguien necesita dejar el trabajo temprano para llevar a su hijo al médico, o trabajar desde su casa, no los castigaremos. Pero siempre se espera que hagan todo lo que se les pide, y más.

Nuestra cultura se extiende más allá de las madres que trabajan. Los padres que necesitan trabajar desde su casa, y los empleados que deben cuidar a padres ancianos tienen las mismas libertades. Ofrecemos más flexibilidad que la compañía promedio estadounidense, y tenemos empleados más felices y productivos como resultado. Cuando se oye la voz de un niño en nuestra oficina, la reacción no es “¿quién trajo a ese niño aquí?” sino que se considera una señal de un día de trabajo normal. No somos suaves, pero si serviciales. Y nos ha funcionado a la perfección.

Realmente admiro la dedicación de Sandberg a su carrera, y creo que todas las mujeres son capaces de esto. Pero las mujeres no deberían tener miedo de que esto signifique dejar sus vidas personales para lograrlo.

Entonces, Inclínense, pero háganlo mientras le dan pecho a su bebé, o mientras su hijo duerme en el sofá de su oficina porque se siente un poco enfermo—y no se disculpen por eso. Persigan sus metas, arriésguense, vayan más allá, pero no dejen su rol de madre, esposa (o marido), y miembro de una comunidad para hacerlo. Podemos hacerlo mejor.

Síguenos en Facebook