Estas 4 frases son signos seguros de que tu equipo no está en la cima de la productividad

job-stress-work-burnout
Síguenos en Facebook

Sabemos que las palabras tienen poder. Ellas pueden elevarte hacia los niveles más altos del éxito o convertirse en barreras auto-limitantes para tu visión.

El poder de las palabras puede resumirse en un antiguo proverbio que dice: “La boca habla desde la abundancia del corazón.”

Lo que hablas tiende a ser lo que realmente crees de ti mismo, de tu negocio o tu éxito. Estas creencias inevitablemente manejarán tu acción o inacción. Es importante identificar el discurso contraproducente, aquel que te limita dentro de tu lugar de trabajo.

1. “Así es como siempre lo hemos hecho”

businessman

Hay una comodidad y una familiaridad con el status quo, pero esta frase reprime la innovación y la toma de riesgos. Esto ocurre porque se cree que las prácticas pasadas son la razón del éxito actual. Aunque esto pueda ser cierto, todo emprendedor y dueño de un negocio tiene una visión hacia un futuro exitoso que depende de tomar riesgos inteligentes y de su capacidad de adaptación.


2. “Nadie me lo pidió”

candidate-29998-2013-12-04-10-56-48

Esta frase implica una carencia de ser conscientes de las circunstancias y de la percepción organizacional, provocando un alto grado de pensamiento aislado. Es importante reconocer que los mejores líderes y empleados a lo largo de una empresa tienen un estado de mente propositivo, que es crucial para el éxito colectivo del negocio.


3. “Esa no es ni mi responsabilidad ni mi trabajo”

angry-businessman-boss-jpg

Todos le hemos escuchado esta frase a alguien en algún momento de nuestra carrera. Es un asesino de la productividad porque está anclado en un pensamiento que aplasta la colaboración y la resolución de problemas en equipo.

Mientras que todos, obviamente, necesitan realizar su propio trabajo, parte de esa descripción laboral requiere que cada uno ayude al otro cuando puede.


4. “No sé cómo hacerlo”

tired_business_traveler1

Un componente clave de la Inteligencia Emocional es la conciencia propia. Es muy importante para un líder o colaborador individual conocer sus fortalezas y límites. La organización sale beneficiada cuando un individuo es capaz de identificar una brecha en las habilidades del personal. Esto es una buena cosa desde el punto de la productividad, porque ayuda a evitar cosas que de otro modo se arraigarían con el paso del tiempo.

Sin embargo, esta frase se convierte en un impedimento para la productividad cuando el individuo no está interesado ni comprometido con su desarrollo personal propio. Una carencia de curiosidad intelectual y la negativa hacia el aprendizaje, es un signo que deja al descubierto que éste individuo quizás no sea un encaje adecuado para la empresa.

Es importante notar que hay otro antiguo dicho que declara: “La persona que puede controlar su lengua está completa y puede controlar el curso de su vida.”

Quizá nunca has pronunciado las frases negativas de arriba –eso está muy bien- pero, ¿qué tal aquellos que te rodean o que trabajan para ti?

Como líder o dueño de un negocio, puedes dar un primer paso y apoyar al personal para que se “completen”, ayudándoles a tomar conciencia del poder de sus propias palabras.

Visto en Entrepreneur.

Síguenos en Facebook