Inventó un automóvil y su modelo de producción terminó por cambiar el mundo para siempre

FORD
Síguenos en Facebook

Hacer una línea de ensamblaje abarataría los costos y haría infinitamente más eficiente la producción.

De origen humilde y trabajador, el pequeño Henry fue criado en una granja al oeste de Detroit. Un pequeño pueblo donde sus padres de ascendencia inglesa y raíces irlandesas, se asentaron en busca de un nuevo destino para su numerosa familia.

En su humilde granja se enamoró de las máquinas
Henry-Ford-1919-1024x804

Fuente

En 1873, con tan sólo 10 años, Henry se enfrentó en su granja por primera vez a una máquina de vapor autopropulsada pensada para actividades agrícolas. El niño parecía hipnotizado por lo que el operador lo tomó y lo subió a la máquina. Durante todo ese verano se mantuvo al lado de la máquina, interesado en aprender a utilizarla. El operador le enseñó el apagado y el encendido y durante todo ese año aprendió a manejar el motor. Esta experiencia lo marcó de por vida y tempranamente se dio cuenta de que inevitablemente sería ingeniero.

Durante su adolescencia, su vocación solo se reafirmó. Siendo aún un niño, su padre le obsequió un reloj de pulsera y en su interés por los mecanismos y los motores, Henry lo desarmaba y armaba constantemente analizando su funcionamiento y sus piezas. Prontamente se dedicó a arreglar los relojes de sus vecinos y familiares. Para cuando cumplió 15 años, ya gozaba de buena reputación como reparador de relojes

Estando en la granja, sufrió la dolorosa pérdida de su madre y ya poco sentido le hacía permanecer allí. Prematuramente, a los 16 años decidió partir a Detroit como aprendiz de maquinista. En la ciudad pasó tres años de trabajo constante y severo aprendizaje. Trabajó en los talleres más importantes destacándose por su ímpetu y voluntad de convertirse en un experto de las máquinas.

Siendo un adolescente comienza su formación de maquinista en la ciudad

Con la experiencia volvió a Dearborn, el pueblo que lo vio nacer, y se hizo cargo del manejo de la máquina de vapor portátil Westinghouse. Su intenso trabajo con esta lo convirtió un experto, desarrollando un conocimiento específico que pronto llamó la atención de la misma empresa que producía la máquina. Westinghouse lo contrató como encargado de las máquinas de vapor donde siguió ampliando su expertiz. Así fue cimentando una exitosa carrera en el mundo ingenieril, asumiendo cargos en grandes compañías. Ya como ingeniero jefe, Ford tenía el tiempo suficiente para desarrollar sus propias ideas.

fordt4

Frank H. Nowell

Sus primeros experimentos con motores de gasolina iban en dirección a crear lo que él denominaba como cuadriciclo y ya con la idea en mente y las primeras maquetas de lo que sería, Ford decidió dejarlo todo para desarrollar este proyecto.

La invención del cuadriciclo 

En 1986 se concreta la invención de su propio vehículo autopropulsado que fue lanzado tras varias pruebas. De todas formas Ford nunca dejaba de replantearse el diseño del invento ya que sabía que había mucho por avanzar.

henry_ford_with_the_model_t

Fuente

Consciente de la importancia del invento, constituyó una empresa llamada Henry Ford Company y recibió enormes cantidades de fondos de inversionistas. El problema fue que la constante voluntad de Ford de seguir mejorando los modelos no permitía que se enfocaran en las ventas por lo que los inversionistas y los socios perdían la paciencia. Ford por su parte no se hacía problema y pasaba días completos pensando cómo hacer un modelo más rápido y eficiente.

Para probarlo llevaba a cabo carreras de autos contra otros inventores, donde siempre obtenía la victoria. El tiempo que dedicaba a re pensar los modelos estaba dando bueno resultados pero no en lo económico. Su empresa se disolvió ya que los inversionistas perdieron la paciencia y retiraron el capital.

Allí Ford se decidió a comenzar completamente solo y abrió la Ford Motor Company. Habiendo creado un modelo que finalmente lo tenía satisfecho -el Ford T- dedicó su tiempo a pensar en algo que cambiaría para siempre la historia de la humanidad.

Consciente de que ahora si debía enfocarse en la producción el brillante ingeniero desarrolló un sistema de producción completamente revolucionario. Sabía que la construcción del automóvil era lenta y costosa producto de la especificidad de sus piezas por lo que se concentró en lograr una producción masiva que pudiese satisfacer la demanda de cualquier persona que quisiera tener un vehículo. Su objetivo era democratizar el automóvil como una estrategia de mercado.

El sistema productivo que cambió para siempre la historia 

1913-ford-highland-park

Fuente

Para esto creó la cadena de montaje. La construcción del automóvil sería una línea de producción, cada trabajador estaba encargado de una etapa y se repetía el proceso una y otra vez. Esto permitió construirlos con una tremenda eficiencia y prontamente la sociedad estaba revolucionada con la disponibilidad de autos disponibles en el mercado.

Éste método de producción masiva le permitió abaratar costos y eliminar la competencia. El modelo rápidamente se replicó en todas las industrias y el crecimiento fue explosivo en todos los mercados. La sociedad comenzó a vivir cambios sociales radicales ya que para muchos este nuevo mecanismo de producción hacía del hombre una máquina, una simple parte de una industria, por lo que fue y es muy criticado hasta hoy.

Lo cierto es que fue ese modelo el que creó la producción a gran escala y que ha permitido el desarrollo del mundo como lo conocemos. Es increíble pensar que detrás de todo ese cambio social se encuentra quien fuera alguna vez un niño campesino de un pequeño pueblo de Estados Unidos, Henry Ford.

Síguenos en Facebook