La Asociación Nacional del Rifle (NRA) hizo enojar al nerd equivocado

Microsoft-CEO-Bill-Gates
Síguenos en Facebook

El artículo original fue escrito por Cliff Schecter en The Daily Beat(*). 

El billonario Michael Bloomberg ya tenía el lobby de las armas en la mira. Ahora Bill Gates donó $1 millón de dólares para el chequeo universal de antecedentes- y hay más dinero de donde vino eso.

En alguna parte en una gran torre de cristal en Virginia del norte, hay un hombre que trabaja con armas y con un nombre francés, que tuvo un mal día. Y con mucha razón.

Se reportó en agosto que Bill Gates, el co-fundador de Microsoft (y un hombre increíblemente rico), junto con su esposa, Melinda, habían donado $1 millón de dólares a la Iniciativa 594 en el estado de Washington. La iniciativa electoral, si es que es aprobada por los votantes el próximo 4 de noviembre (y que actualmente disfruta de un increíble apoyo), exigiría un chequeo universal de antecedentes para todas las compras de armas en el estado.

Gates es sólo el último de los millonarios de Washington en sumarse al esfuerzo, ya que el inversionista original de Amazon, Nick Hanauer, ya había entregado un financiamiento crucial al comienzo, y recientemente le sumó aún más a su donación llegando a $1.4 millones. Además, el co-fundador de Microsoft, Paul Allen, ha entregado $500.000 a la causa.

Pero la fama de Gates proporciona más atención y ayuda a legitimar aún más la iniciativa de una forma que nadie más podría haberlo hecho. Una vez que la fundación Gates hiciera una prioridad el combatir la malaria alrededor del mundo en el 2000, las muertes causadas por la enfermedad disminuyeron en un 20% en 11 años, salvando en el proceso, las vidas de 1 millón de niños africanos.

Gates tiene la habilidad de atraer encabezados y hacer que un asunto se vuelva viral con la constante cobertura de medios que recibe, y la habilidad financiera, si es que gana, de respaldar esfuerzos similares a lo largo del país. Su participación podría ser la respuesta a la crisis de salud pública, que ha traído como consecuencia que los niños americanos representen el 93% de aquellos asesinados en uno de los 26 países con mayores ingresos del mundo.

Mientras tanto, la ANR tiene a… Chuck Norris. Él está haciendo la campaña de “Logra el Voto”. Un actor, ya que aparece en películas, que fue visto por última vez haciendo películas de clase B, golpeando a extras vietnamitas en los 80, cuando ya estaba llegando sus 50 años. En tiempos más recientes, Norris ha pasado su tiempo advirtiéndonos de los 1,000 años de oscuridad si es que el Presidente Obama era reelecto.

chuck-norris

Chuck Norris

En resumen, por todo eso es que el hombre con el nombre francés, y director de la Asociación Nacional del Rifle, Wayne LaPierre, está probablemente en alguna parte ahogando sus penas en su Pernod. Ya que la participación de Gates en este asunto es los último que LaPierre necesitaba.

La ANR ya ha demostrado su desprecio por cualquiera que tenga las agallas y los recursos para enfrentar a su cartel político de legisladores sobornados alrededor del país. Estaba acostumbrado a tener el campo para el mismo en la década del 2000, pero luego llegó el Alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg. Después de ver a sus constituyentes y a su fuerza policial victimizados por la suave ley de armas afuera del estado, apoyada por la ANR, él decidió que era momento de hacer algo.

El activismo del anterior alcalde enfureció a LaPierre y Compañía, quien recién había realizado una campaña publicitaria de miles de millones atacando a Bloomberg. Campaña repleta de insinuaciones a Bloomberg y su supuesta burla mientras volaba entre las costas. Cosa que LaPierre claramente no hace mientras recibe su compensación de más de un millón de dólares en los suburbios de la acaudalada Virgina del Norte, en el estado de Washington.

wayne_lapierre

Wayne LaPierre

Irónicamente, fue en Virginia donde la organización de Bloomberg, Cada Pueblo por la Seguridad de Armas, tuvo sus victorias más grandes, cuando eligieron un gobernador, un teniente gobernador y un fiscal general en el 2013. Ninguno de los cuales pensó que un niño de 12 años debería ser capaz de llevar abiertamente una Uzi en la Catedral de Saint Patrick, en nombre de la tan conocida libertad. De pronto, aquellos que estaban de acuerdo con el 90% del Estados Unidos al apoyar el chequeo universal de antecedentes, tuvieron acceso a recursos financieros similares, sino es que mayores, que aquellos que juraban su lealtad al grupo fachada de un traficante de armas.

Bloomberg vale $33 billones, pero eso no es suficiente. Gates vale más del doble de esa cantidad. Quién sabe, con todo ese dinero, tal vez incluso medidas que sólo cuentan con el 56% de apoyo, como la prohibición de las armas de asalto y otras armas de alta capacidad, puedan ser aprobadas a través del voto de los ciudadanos americanos, que no han sido corrompidos. O tal vez, los legisladores del estado y los miembros del congreso, que se doblan fácilmente bajo la voluntad de estos Señores de la Guerra, puedan ser cambiados por aquellos que viven en un vecindario más cercano a los mejores intereses de la población americana.

Probablemente la ANR tratará de hacerle a Gates lo que intentó hacerle a Bloomberg hace un par de años, y busque volver la atención hacia él y no a su radicalismo de derecha, en el servicio de la avaricia. Él es un billonario que está tratando de influenciar nuestro proceso político, después de todo, no como el habitante de Mahattan, David Koch, quien junto con su hermano Charles, han contaminado nuestros procesos políticos sin fin, incluyendo el financiamiento de la ANR.

De seguro, en un mundo ideal, altas sumas de dinero no jugarían un rol crucial en nuestras elecciones, tales como esta increíblemente importante iniciativa de votación en el estado de Washington. Pero eso no es lo que la ANR quiere. Ellos sólo quieren que su dinero sea el único que decida el resultado, y no es así. Por esta razón es que Wayne LaPierre tuvo un pésimo día.

(*)Original

Síguenos en Facebook