La lección más grande que aprendí como diseñador de Apple

apple-store-5th-ave_36906
Síguenos en Facebook

Nota del Editor: Este artículo fue escrito por  Mark Kawano para Inc.

Hay muchas ideas equivocadas de cómo Apple diseña sus productos. Aquí está la verdad de cómo la compañía maneja sus fechas – y por qué deberías hacer lo mismo.

Mirándolo desde afuera, muchas personas asumen que Apple internamente no tiene fechas límite para sus productos. Si Apple estableciera una fecha de despacho, por ejemplo, todos sabríamos cuando el Apple iWatch estaría entrando en las estantería de las tiendas y habría personas esperando afuera de las tiendas de Apple, con dinero en mano.

Pero la teoría de que Apple no tenga fechas, no es simplemente incorrecto, no podría estar más lejos de la realidad.

No solamente establecen fechas límite internamente, también crean límite para los límites que tienen sus propios límites. Cada aspecto del ciclo de producción de la empresa, desde la concepción hasta la fecha de despacho, está calculado. Pero – y esto es importante – lo que hace que Apple sea diferente es que es una compañía que desea mover esas fechas. Si un producto en desarrollo no está listo para salir al mercado, la fecha límite se mueve. Si una idea no es perfecta, o no es considerada realmente mágica y encantadora internamente, se para, se revisa, y se le asigna una nueva fecha para salir.

Solo mira las entrevistas con Tim Cook, el jefe de la compañía, para que veas como esto ha funcionado con los productos recientemente diseñados en la oficina principal de Apple en Cupertino, California. Cook siempre menciona nuevos y emocionantes productos, pero nunca se acerca a una fecha actual. Siempre dice cosas como, “la creatividad está fluyendo,” o habla del “potencial de nuevas categorías de productos emocionantes” y “sorpresas en los trabajos”. Pero no da fechas – tampoco una pista de alguna.

Esperar para sacar un producto hasta que su momento “mágico” vaya en contra del concepto de “producto viable mínimo”, que se ha vuelto de moda en los negocios en los últimos años. Esto hace parte de la tendencia al emprendimiento que se volvió convencional con el libro mejor vendido de Eric Ries, “The Lean Startup: How Today’s Entrepreneurs Use Continous Innovation to Crate Radically Succesful Businesses”.

La idea es algo así: construye un producto hasta el punto que sea suficientemente bueno; sácalo rápidamente al mercado, y luego haz iteraciones en el tiempo mientras aprendes de tus clientes.

Aunque hay sabiduría en las ideas de Ries, los emprendedores deben ser muy cuidadosos en la interpretación de lo que realmente es un producto viable mínimo. Si estas sacando algo en un lugar donde hay varias personas tratando de hacer algo parecido – por ejemplo, un producto de consumo – entonces el intervalo de PVM debe ser absurdamente alto.

Apple-Recruitment-Video-Still

Lo que esto significa para tu empresa

Hay muchas razones para conocer y poner fechas. Puede que tengas relaciones públicas pendientes, o por razones financieras necesitas sacar algo a tiempo. Y para ser claro, el concepto de PVM tiene valor, especialmente si estas construyendo algo completamente diferente de todo lo que ya existe.

Pero si tienes dudas de que lo que construiste no es lo suficientemente bueno, para evaluar la viabilidad de tu idea, sigue tu instinto. Mueve la fecha límite y lleva tu producto hasta el punto en el que estés orgulloso de él. Ser el primero no quiere decir que vas a ser exitoso. Y no podrás aprender nada sobre la viabilidad del producto si no sirve.

Cuando mi equipo y yo estábamos listos para lanzar la primera versión la aplicación de iPad Storehouse, nos pasamos de la fecha límite varias veces. Y lo hicimos con un sentimiento de alivio, no un sentimiento de preocupación. Esto es porque puse en práctica lo que aprendí de mi tiempo en Apple, en lugar de aprovechar el PVM – y cuando lo lanzamos, todos en la compañía estábamos orgullosos de lo que habíamos construido.
Obviamente, hubo varias características que le faltaron y estábamos avergonzados por eso, pero pudimos aprender mucho más de tener un producto con una buena iniciativa.

Y el tiempo extra que pasamos mejorándolo, el producto dio resultado – Apple nos exhibió en el App Store, fuimos premiados con el 2014 Apple Design Award, y teníamos usuarios con el producto que lo encontraron naturalmente. Será que fuimos indecisos con el límite que nos habíamos puesto en un principio, seguro, quizás hubiésemos tenido suerte inmediatamente con el producto, pero no el crecimiento que logramos como resultado de tomarnos el tiempo para hacer algo realmente especial.

Hay compañías que han aprendido de que el PVM, y hacer las cosas rápido, no es la mejor manera de acercarse a construir o mantener un buen producto. Mira Facebook, que recientemente acabó con su famoso mantra interno: “Muévete rápido y quiebra las cosas.” Mark Zuckerberg, el director ejecutivo de Facebook, le dijo a un grupo de desarrolladores a principios de este año que él había tomado la decisión de acabar con el lema después de aprender que la velocidad no es igual a éxito. “Lo que entendimos después de un tiempo es que esto no nos estaba ayudando a movernos más rápido, porque teníamos que devolvernos a arreglar pequeñas cosas, y esto no estaba mejorando nuestra eficiencia,” dijo Zuckerberg. Al contrario, Zuckerberg dijo, Facebook se iba a frenar y para arreglarlo.

Quién sabe, tal vez el aprendió esto al ver el trabajo de Apple tan bien remunerado. Yo sé, yo lo hice.

Original

Síguenos en Facebook