¿Quieres emprender desde el hogar? Ojo con estos 4 puntos

DESTACAD-620x412
Síguenos en Facebook

La cultura de tu empresa es tu cultura y cada día que pase te acostumbrarás a esa libertad.

Para muchos, tener un negocio propio podría parecer un sueño, y ya hacerlo desde la casa, suena mejor imposible. La gente imagina una vida de descanso y relajo donde los ingresos llegan mágicamente del más allá. El hecho real es que este estilo de vida tiene mucho de sacrificio, trabajo duro e ingratitudes que nada tienen que envidiar a los contras de una clásica vida de oficina. Aún así nada cambia el hecho de que estás trabajando para ti y no para alguien más. Pues bien, si estás evaluando la posibilidad de entrar a este atractivo mundo de emprender desde el hogar, aquí van ciertas cosas que debes saber sobre él.

1. El tema de la soledad
Home-alone

Si eres una persona social como la mayoría de la gente, es inevitable que trabajar desde tu casa en algún momento termine por exasperarte. Es definitivamente un camino solitario. Es cierto que a ratos deberás salir sin embargo las horas dentro de tu casa pueden volverse bastante solitarias. Aprende a llevarlas trabajando con objetivos claros.


2. Te tomarán con menos seriedad

Es común que la gente vea con escepticismo el hecho de que trabajas desde tu casa. Con frecuencia pensarán que eres un vago que está inventando cualquier excusa para evitar la oficina. Subestimarán tanto tus capacidades como la factibilidad de tu proyecto. Tus cercanos quizás no sean tan escépticos, pero de todas maneras sentirán que pueden disponer de tu tiempo, que no cuentas con horarios y en el fondo, que en realidad no estás trabajando.


3. No hay nada como el tiempo libre
FREEE

Cualquier emprendedor que lleva un tiempo en el negocio podrá contarte lo escaso que es el tiempo en todo momento. Correr de un lado a otro se hace una costumbre y es necesario ser eficiente y ágil. Infinitas veces te perderás celebraciones familiares o fechas importantes. Es un sacrificio que debes estar dispuesto a realizar. Por esto, cualquier tiempo libre que se tenga para estar con tus cercanos, pensar en otra cosa o ir a otros lugares es un regalo caído del cielo.


4. Cada día será más difícil volver a la corbata

El estilo de vida del emprendedor es, en palabras breves, tu propio estilo. Tu decides cómo organizar tu tiempo, como escribir los mails, cómo diseñar el logo de tu empresa, cómo vestirte y que lenguaje utilizar. Tu sueldo se basa en proyectos y no en horas. La cultura de tu empresa es tu cultura y cada día que pase te acostumbrarás a esa libertad y autonomía que brinda trabajar para ti mismo. Por esto, en caso de que alguna vez lo necesites, volver a la oficina te será realmente difícil. Deberás adaptarte a ese mundo de formalidades y reglas, y sobre todo, a trabajar para alguien más.

Síguenos en Facebook